sábado, 22 de septiembre de 2007

Caso Madeleine McCann – “Los McCann están mintiendo”

Express

Artículo eliminado de la Web del periódico


22 septiembre 2010

By David Pilditch and Martin Evans in Praia da Luz

La policía portuguesa cree que Gerry y Kate McCann están utilizando a sus amigos para ocultar su papel en la muerte de Madeleine. El Daily Express puede revelar que sus siete amigos de vacaciones podrían ser ahora constituidos sospechosos al creer la policía que están ocultando la verdad sobre la muerte de Madeleine.

El dramático paso llega al haberse hecho público que el anterior sospechoso principal, Robert Murat, ha sido informado que no se enfrentará a ningún cargo por la desaparición de la niña de cuatro años. Descartándolo de la investigación tras cuatro meses dejará a Kate y Gerry McCann como únicos sospechosos.


Anoche, fuentes policiales dijeron que la decisión podría tener un impacto devastador sobre la defensa de los McCann. En un sorprendente giro, el emigrante británico Murat podría ser utilizado como testigo de cargo clave contra los McCann. La casi totalidad del caso policial contra Murat estaba fundamentado en pruebas provenientes de los amigos de la pareja.

Los investigadores creen que los McCann “se inventaron la historia” de que Madeleine había sido secuestrada para eliminarlos de las sospechas, utilizando a los miembros de su grupo para proveerles de una coartada. También creen que el grupo intentó centrar el foco de la investigación sobre Murat.

Ayer se hizo público que la policía está interrogando a nuevos testigos que arrojan dudas sobre las pruebas presentadas por los miembros del grupo de vacaciones. Los McCann y sus amigos contaron cómo se turnaron para controlar a sus hijos cada 30 minutos mientras cenaban en el restaurante Tapas el 3 de mayo, la noche que Madeleine desapareció.

Pero un periódico portugués ha informado que algunos empleados del restaurante han insistido que solo el Dr. Russell O’Brien, de 36 años, y el consultor médico Matthew Oldfield, de 37, abandonaron la mesa aquella noche. También se ha presentado otro testigo para refutar el testimonio de la tercera amiga Jane Tanner, de 36 años, quien dijo a la policía que había visto a un hombre transportando a una criatura alejándose apresuradamente del Ocean Club sobre las 21h15 del 3 de mayo.

Ayer se hizo público en Portugal que un nuevo testigo, un irlandés no identificado, dijo a la policía que él estaba en el mismo lugar que la Sra. Tanner a la misma hora y que no vio a nadie. Es el segundo testigo independiente que cuestiona su historia y fuentes policiales han dicho que han visto las pruebas de la Sra. Tanner como “no fiables” debido a las inconsistencias.

Los oficiales están preocupados de que aparentemente cambió su versión del avistamiento. En un principio afirmó que había visto al sospechoso apresurándose hacia el supermercado Baptista en Praia da Luz. Dijo a la policía que la criatura iba envuelta en una manta.

Un segundo testigo independiente informó haber visto a un hombre similar con una criatura envuelta en una manta cerca de la iglesia del pueblo caminando hacia la playa. La ruta que tomó coincide con el presunto rastro a muerte descubierto por los perros pisteros británicos que detectaron el olor de un cadáver.

Pero la Sra. Tanner ha contado ahora a los detectives que el hombre se dirigía en una dirección diferente – hacia la casa de Murat. La policía considera su versión como de las varias dadas por los McCann y sus amigos para convencerlos que Madeleine había sido secuestrada.

Los oficiales creen que la ex anestesista Kate, de 39 años, mató a su hija dándole accidentalmente una sobredosis de pastillas para dormir. Están trabajando en la teoría de que el cardiólogo Gerry, también de 39 años, ayudó a conciliar el cuerpo de Madeleine.

La policía está a la espera de los resultados toxicológicos llevados a cabo sobre los fluidos corporales que tienen un 88 por ciento de coincidencia con el ADN de Madeleine y que fueron encontrados en el maletero del coche que la pareja alquiló 25 días después de su desaparición.

El Dr. O’Brien, junto con Rachael, la mujer del Sr. Oldfield de 36 años y otra amiga la Dra. Fiona Payne de 34 años, dijeron que habían visto a Murat cerca del apartamento de los McCann la noche del 3 de mayo, lo que aparentemente echa por tierra la coartada de Murat.

Los detectives interrogaron a los McCann en la comisaría de policía de Portimão hace 17 días en relación a las discrepancias. La pareja fue después informada separadamente que serían constituidos como sospechosos o arguidos.

Anoche se informó que otro miembro del grupo de vacaciones de los McCann había entrado en el misterio. Este movimiento llega después de haber sido revelado que la policía en Portugal estaba centrando su investigación en las “siete horas perdidas” el día en que Madeleine desapareció.

Ahora el marido de la Dra. Payne –el investigador médico David de 41 años- ha afirmado que vio cómo Madeleine se iba a la cama cuando visitó el apartamento de los McCann a las 19h00. Antes de su nuevo testimonio, fuentes policiales admitieron que no podían confirmar el paradero de Kate y Madeleine después de las 17h30 de ese día. (Inciso: el artículo pone 1.29pm)

Se dice que no hay ningún registro de los movimientos de Kate hasta que se sentó a cenar con Gerry y sus amigos sobre las 20h40.

Pero los McCann creen que el testimonio del Sr. Payne será crucial para probar su inocencia. Esto dejaría solo una hora y media en la que se supone que mataron a su hija y dispusieron de su cuerpo. (Inciso: Los McCann, como siempre, convierten los cuentos de hadas contados por sus amigos en hechos).

Pero anoche una fuente en Portugal dijo que la policía estaba revisando las coartadas ofrecidas por los amigos de los McCann con sospechas. Están convencidos que algunos o todas ellos podrían haber sabido qué le ocurrió a Madeleine y pudieron haber ayudado a encubrir la muerte.

La fuente dijo que la policía no había descartado la posibilidad de constituirlos a todos en sospechosos – y podrían enfrentarse a ser acusados como cómplices.

La fuente dijo: “Hace tiempo que se está considerando que algunas personas pueden haber estado involucrados en este desafortunado caso.”

Ayer en Portugal se hizo público que los detectives han confiscado un manual de la policía británica que estaba en posesión de los McCann. Los oficiales creen que el libro podría ser utilizado como una prueba clave para fundamentar un caso contra ellos.

Una fuente de la policía portuguesa dijo: “Ciertamente no es el tipo de lectura que esperarías que una pareja se llevara a unas vacaciones de descanso en familia.”

Traducción de Mercedes