lunes, 2 de junio de 2008

2 de Junio de 2008

SOS Madeleine

Los McCann tienen el trio ganador y en orden

Una encuesta realizada en el Reino Unido entre un millar de empresarios en el marco de una cumbre internacional (Leaders in London International Leadership Summit) revela que las tres personalidades más influyentes en el país (después de Su Majestad la Reina) son Tony Blair, Gordon Brown y el millonario Richard Branson.

Un trio ganador que encontramos, en ese orden tras los padres de Madeleine, la pequeña británica que desapareció en una de las más pacíficas aldeas de la parte sur de Portugal.

Los resultados de esta encuesta tienen el mérito de ayudar a entender cómo - y, posiblemente, por qué - una pareja aparentemente inofensiva, sigue burlándose de la justicia de dos Estados soberanos y democráticos, llegando hasta el punto de negarse a ayudar a los investigadores, portugueses y británicos, para esclarecer la suerte de Madeleine, su propia hija.

Desde la desaparición de Madeleine, en mayo de 2007, sus padres, Gerry y Kate McCann, han recibido apoyo fuera de normas de los dos hombres más influyentes al otro lado de la Mancha : el ex Primer Ministro Tony Blair y su colega de partido, Gordon Brown, el actual ocupante del 10 de Downing Street. Es el apoyo de los dos primeros lo que podría haber motivado las ayudas financieras del tercero.

Encontramos Tony Blair y Gordon Brown al origen de las instrucciones dadas al Embajador John Buck y al cónsul Bill Henderson, - los dos más altos cargos de la diplomacia británica en Portugal en el momento de la desaparición de Madeleine - ordenando ayudar a Gerry y Kate McCann.

El Embajador John Buck, que hizo el viaje de Lisboa al Algarve, tras haber alertado al Ministerio de Asuntos Exteriores portugués y al Director de la Policía Judicial sobre la desaparición, incluso antes de que la GNR o el Departamento de Investigación Criminal (CID) de la PJ Portimão, fueran llamados sobre el terreno por una llamada pasada desde el Ocean Club a 22: 45.

Un acto de desaparición

Extrañamente, John Buck dejo su puesto en Portugal, poniendo fin a su carrera dentro de la diplomacia británica, el 10 de septiembre de 2007, el día siguiente a la fuga de Kate y Gerry McCann al Reino Unido después de haber sido designados como arguidos ( sospechosos).

Antes de él otros dos diplomáticos británicos ya habían abandonado sus puestos, el cónsul Bill Henderson y Sheree Dodd, enviada por el Ministerio de Relaciones Exteriores por petición específica de Blair. Será sustituida por Clarence Mitchell después de unas discrepancias sobre los McCann, su comportamiento y la falta de cooperación con los investigadores portugueses y la policía británica.

Bill Henderson creo la sorpresa y anunció su dimisión, jubilándose a finales de agosto, pocos días antes del comienzo de los interrogatorios que llevaron a la pareja McCann a su condición de arguidos.

Después de su partida, Celia Edwards se convertirá en cónsul británico para el Algarve. Ella es la que acompaña a Kate y Gerry McCann durante los interrogatorios en la policía judicial en septiembre de 2007.

John Buck fue sustituido por Alexander Wykeham Ellis, el embajador que se presentó en Portimão el mismo día del regreso de los inspectores de la PJ después de un viaje a Enderby. Casado con una portuguesa, con un profundo conocimiento de Portugal donde ejerció funciones entre 1992 y 1996, llegó a Bruselas donde trabajó con el Presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso.

En varias ocasiones, Tony Blair ha utilizado sus prerrogativas y sus contactos para que los McCann fueran recibidos por las autoridades de los países seleccionados para poner en marcha el Fondo de Madeleine, incluido el Vaticano donde encontraron al Papa Benedicto XVI y se alojaron en la residencia Oficial del embajador británico, Francis Campbell, un privilegio que sólo es accesible a los invitados de marca.

Fue Blair en persona quien en junio del año pasado , en una entrevista telefónica con la pareja, dijo mantener y fortalecer su ayuda diciendo a los McCann que no debían dudar en llamarlo para todo lo que pudiera ser útil. Un apoyo que se mantiene todavía, a pesar de la situación de los padres de Madeleine ante la investigación oficial en la desaparición de su hija.

Con la llegada de Gordon Brown, el apoyo del gobierno británico es cada vez más intenso pero también más visible, y el nuevo primer ministro no duda en admitir que habló personalmente por teléfono con Gerry McCann acerca de la investigación, como lo hizo a finales de mayo.

El mismo día, casi de manera oficial las autoridades británicas hacen presión sobre la PJ para que revele públicamente más información sobre el caso.

Fue él quien en varias ocasiones tomo la iniciativa de llamar la atención de los periodistas sobre el caso McCann, destacando estos contactos ante las autoridades portuguesas. Eso es lo que hace el 9 de junio de 2007, con ocasión de la visita del Primer Ministro portugués José Sócrates en Londres en el marco de la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Delante del 10 de Downing Street, Gordon Brown , ante los medios de comunicación británicos, hizo hincapié en que el caso McCann se debatió con José Sócrates diciendo que habia pedido un máximo de cooperación para ayudar a Kate y Gerry McCann.

En septiembre, hasta depues del momento de su designación como arguidos, la pareja McCann hizo un llamamiento a Gordon Brown y David Miliband, el Ministro de Relaciones Exteriores, pidiéndoles que intervenieran porque se dijeron víctimas de una "injusticia". Por cierto, el Ministerio de Relaciones Exteriores es descrito, el 10 de septiembre como "en llamas" en sus esfuerzos por ayudar a los McCann.

En Lisboa, en octubre de 2007, aunque Kate McCann y Gerry son todavía arguidos en la investigación de la desaparición de su hija Madeleine, Gordon Brown sorprende de nuevo a los periodistas durante una conferencia de prensa anunciando que va a abordar otra vez la situación de los MCann y el estado de la investigación llevada a cabo por la Policía Judicial en colaboración con la policía británica.

Al mismo tiempo, en el Reino Unido, un agente de policía se refirió a las dificultades encontradas con el Home Office por la parte británica de la investigación .

Un sabio consejo

A pesar de una opinión pública cada vez más en contra de los McCann, lo que obliga incluso a algunos medios de comunicación a no aceptar comentarios sobre el caso , en diciembre, durante la firma del Tratado de Lisboa, son una vez más David Miliband y Gordon Brown los que aprovechan esta oportunidad para abordar el tema con varios miembros del Gobierno portugués, entre ellos José Sócrates, esta vez lejos de los medios de comunicación y en el mayor secreto.

También del gabinete de Gordon Brown llego la sugerencia de reducir la presencia mediatica de la pareja y de la campaña Find Madeleine, como confirma una fuente cercana a la familia McCann.

Los asesores de Gordon Brown están inquietos ante la posibilidad de que las próximas etapas de la investigación de la desaparición de Madeleine, que sigue una nueva línea de investigación, pueda producir resultados que podrían dañar la imagen del Primer Ministro, debido a su relación con Gerry McCann. Esto fue revelado por Gazeta Digital y SOS Madeleine el 26 de agosto de 2007.

El generoso apoyo financiero de Richard Branson, que complementa el trio ganador, se vuelve tanto más comprensible cuando se conocen sus relaciones con Tony Blair.

Por otra parte, el ex líder del Partido Laborista y ex primer ministro, un devoto defensor de Kate y Gerry McCann, tuvo la oportunidad de discutir el tema durante su reciente reunión con Richard Branson en su isla privada, donde estuvieron acompañados por Elon Musk (Paypal), Larry Page (Google) y Jimmy Wales (Wikipedia), entre otros…

Una vez más, gracias a los excelentes contactos de sus amigos, la pareja recibe una ayuda financiera de Stephen Winyard, Brian Kennedy y JK Rowling, también ella entre las mujeres más influyentes del Reino Unido.

A las puertas del cielo

Otro interesante y revelador episodio tuvo lugar el 12 de septiembre, cuando Justine McGuinness y David Hughes, asesor de prensa de los McCann, acompañado por el poderoso Angus McBride, mantiene reuniones con los directores de redacción de la mayoría de los periódicos británicos.

Durante sus reuniones, se explicó a los directores de redacción que el hecho de que la policía portuguesa no ha podido encontrar el cuerpo de Madeleine haría imposible cualquier condena por un tribunal, aun cuando los McCann fueran acusados formalmente y juzgados.

Les McCann lanzan al mismo tiempo, un enorme reto a la policía portuguésa: "Encuentren el cuerpo de Madeleine y demuestren que la hemos matado", como el Daily Mail escribió en su edición del día.

Traducción de Mila


0 comentarios :

Publicar un comentario

.
Política de comentarios
Nos gusta escuchar lo que tienes que decir y agradecemos vuestros comentarios. Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que consideremos como spam así como cualquier contribución que resulte ofensiva o inapropiada para el discurso civilizado. Tampoco toleraremos ataques personales, bien sea contra las autoras u otros participantes de este blog. Gracias por participar!