jueves, 24 de julio de 2008

Caso Madeleine McCann - “La Verdad de la Mentira” – Los oficiales de policía británicos (*)

Gazeta Digital

24 de julio de 2008

El primero oficial de policía británico en llegar a al cuartel general de la PJ en Portimão, el sábado 5 de mayo, fue Glen Power, oficial de enlace de la policía británica, adscrito a la Embajada Británica en Lisboa. Amaral lo conocía muy bien desde hacía mucho tiempo, habían trabajado juntos en muchos casos de alto perfil, relacionados con el crimen organizado. Glen le dijo a Amaral que estaba “demasiado ocupado”, por lo que no podía quedarse allí, la policía de Leicestershire enviaría un equipo.

Dos días después, comenzaron a llegar oficiales de policía británicos. Bob Small, Director del DIC de Leicester llegó con un compañero. Amaral puso a uno de sus inspectores “cerca” de Bob Small, porque tal como escribió, “en Portugal, aun son los perros quienes mueven la cola”. Después de eso, llegaron otros dos oficiales de policía –oficiales de enlace familiar, para ofrecerles apoyo psicológico a la familia y para trabajar como “enlace entre la familia y la PJ.

Pero siguieron llegando más y más oficiales británicos. La PJ le habilitó una sala, junto a su propia “sala de crisis” y los británicos la denominaron “Operación Portugal”. Expertos en comunicaciones, equipos especiales de vigilancia, profilers, especialista en análisis de información, había “todo tipo de oficiales de policía británicos especializados.” Tenían acceso a toda la información relacionada con la investigación, participaron en todas las reuniones e intervinieron en el proceso de decisión, mientras se llevaba a cabo la investigación.

El 14 de mayo, los McCann “despidieron” a dos oficiales de enlace de familia, después de que Kate se viera “sorprendida y frustrada” porque le preguntaron dónde estaba su hija. Estuvieron en PdL durante menos de una semana. La policía británica no dijo nada a la PJ, oficialmente, en relación a este incidente, pero Amaral lo conocía y uno de los investigadores de la PJ, que hablaba un fluido inglés, fue asignado para ser el “enlace” con los padres.

Llegó una gran cantidad de información de la policía de Leicestershire. El 15 de mayo, el Inspector Ricardo Paiva va a Leicester. Pero la mayor parte de esa información eran “cientos de informes diarios” llegados de todo el mundo, incluso muchos mensajes de videntes.

El 12 de junio, el ayudante del jefe de policía de la comisaría de Leicestershire Chris Eyre y el director del DIC Bob Small fueron a Faro, para mantener una reunión con Amaral, Luís Neves (director del departamento de Crimen Organizado de la PJ, también asignado a la investigación) y Guilhermo Encarnaçao, el director regional de la PJ para el Algarve. La idea era evaluar el nivel de cooperación entre las dos fuerzas policiales.

“Teníamos el presentimiento que la teoría del secuestro era “la políticamente correcta”, incluso aunque las otras líneas de investigación aun estaban sobre la mesa”, escribió Amaral, sobre los resultados de ese encuentro. Al ir pasando el tiempo, nos dimos cuenta de que no todo el mundo en la policía de Leicestershire sabía cómo se estaba desarrollando la investigación”.

(*) Resumen de las páginas 94 a 98

Publicada por Paulo Reis

Traducción de Mercedes