domingo, 13 de julio de 2008

Caso Madeleine McCann - Verdades y Mentiras del "caso Madeleine"

---

EL PAÍS

REPORTAJE: ¿CASO CERRADO?

El comisario apartado de la investigación sigue acusando a los padres de la niña desaparecida

FRANCESC RELEA

El comisario Gonçalo Amaral, de 48 años, fue durante cinco meses el jefe del equipo de investigadores de la Policía Judicial (PJ) portuguesa tras el rastro de Madeleine McCann, la niña británica de tres años que desapareció la noche del 3 de mayo de 2007 en Praia da Luz. El caso Madeleine tuvo una repercusión mediática sin precedentes, que de nada ha servido para descubrir qué pasó con la pequeña. Amaral asegura que, durante el tiempo que estuvo al frente de la investigación, nunca dudó de que "el proceso acabaría siendo archivado". Los hechos están a punto de darle la razón: la Policía Judicial ha entregado sus conclusiones a la fiscalía y sugiere dar carpetazo al caso ante la falta de pruebas concluyentes. Después de 14 meses.

En la primera entrevista que concede a la prensa extranjera, Gonçalo Amaral revela a EL PAÍS que cree saber más de lo que dice el expediente de 13 volúmenes, y defiende a capa y espada su línea de investigación, que le lleva a la conclusión de que Madeleine está muerta, y sus padres, Kate y Gerry McCann, son los principales sospechosos. Hipótesis que choca frontalmente con la del secuestro, sostenida por la familia, la policía británica y parte de la prensa del Reino Unido. Lo cierto es que ninguna de las dos teorías ha pasado del terreno especulativo, que Amaral fue apartado del caso el 2 de octubre y que una hermosa niña de ojos azules sigue desaparecida.

"Me retiraron no del caso, sino del puesto que dirigía la investigación. Los agentes que estuvieron más cerca de una solución también fueron apartados",

relata el policía mientras tomamos un café en una terraza de Portimão, una ciudad de la costa del Algarve en la que fue jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía Judicial. "Nadie me dio una explicación".

La versión oficial señala que Amaral fue separado del caso porque hizo unas declaraciones a una periodista sobre la policía británica que comprometían la investigación. El acusado no confirma ni desmiente el detalle, pero sí tiene interés en contar que el caso podría haber dado un vuelco si no hubiera sido apartado de él. En octubre, poco antes de recibir la noticia de que tenía que olvidarse de Maddie, convenció "a un testigo muy, muy importante" para que viajara a Portugal a declarar. "Había visto determinadas cosas" que, según el comisario, eran fundamentales para la investigación.

Pese a la insistencia, Amaral no da más detalles de la identidad del supuesto testigo clave -no portugués- ni de lo que iba a contar. Sonríe, se encoge de hombros y dice que no puede adelantar información que ya está en su libro La verdad de la mentira, en la calle a finales de mes. Es su respuesta a las críticas de que ha sido objeto, sobre todo desde los tabloides británicos, y también a quienes decidieron apartarle del caso más importante que tuvo en sus manos. Amaral se queja amargamente de no haber tenido las espaldas cubiertas en un asunto tan delicado. Usa varias veces la palabra "retaguardia" para referirse a la falta de apoyo de sus jefes. Y anuncia revelaciones importantes que serán publicadas después de entregar la placa del cuerpo al que perteneció 26 años.

"Salí de la policía para defenderme y tener plena libertad de respuesta a quienes me apartaron del caso. Estaba convencido de que la investigación tenía que ir más lejos porque está por resolver dónde está el cuerpo de la niña. Las cosas no pueden terminar así. Las investigaciones criminales no pueden ser políticamente correctas, tienen que avanzar".

Amaral decidió escribir "para contar la historia de la investigación, basada en testimonios, pruebas documentales, pruebas finales y pruebas científicas". Considera que "el libro es un relato de los hechos del proceso y no emite juicios de valor. Son hechos, que pueden ser valorados de una u otra forma, pero hechos".

¿Qué revela el libro? "Cosas sujetas a la investigación, por lo que no son de dominio público. Cuando se levante el secreto del sumario [en las próximas semanas] saldrán a la luz muchos más detalles". Como era de esperar, el libro defiende la tesis de que Madeleine está muerta, y señala a los padres como principales sospechosos de la ocultación del cadáver y simulación de rapto. Acusaciones graves que Amaral no ha podido probar. El comisario responde que la policía portuguesa y la británica tienen indicios más que suficientes. ¿Indicios o pruebas? "Hay más que indicios", asegura. La respuesta es un juego de palabras: "Como decía Sócrates, el filósofo: un indicio es un indicio, dos indicios son dos indicios, tres indicios son una prueba. Estamos ya en los tres indicios". Y agrega: "La principal prueba en Portugal es la final. En este caso, sería el hallazgo del cadáver".

Temeroso ante el periodista, incómodo frente a la cámara, Gonçalo Amaral reivindica su trabajo al frente de un equipo "en el que había inspectores, inspectores-jefe, un coordinador y directores de la policía, con el respaldo del Ministerio Público y de la policía británica". No debe de ser fácil para un sabueso cuando pasan los meses y la investigación no consigue presentar una prueba sólida, al tiempo que se acumulan las pistas

falsas y las llamadas anónimas que aseguran haber visto a Madeleine en sitios tan distintos y distantes como Suiza y Río de Janeiro.

A pesar de que los resultados brillan por su ausencia, Amaral rechaza la palabra fracaso. Hay que creer en la justicia y en la Policía Judicial, insiste. "Que no se haya encontrado el cadáver no es ningún fracaso. Muchos no se encuentran. Cuando cae un autocar de un puente, puede haber cuerpos que nunca aparecen porque se los lleva el río". Está convencido de no haber fracasado porque su equipo llegó "a algunas conclusiones". Pero no está en condiciones de responder sobre quién mató a Madeleine, ni cómo, ni por qué. "Estábamos trabajando para dar respuesta a estas preguntas cuando fuimos apartados del caso".

No hay duda de que tiene una espina clavada que se llama Madeleine. Afirma que es el único caso no resuelto de todos los que ha investigado en 26 años. "Aunque acabe archivándose, nunca podrá declararse resuelto. Esta investigación

no terminará". Es probable que cuando La verdad de la mentira esté en las librerías, el caso haya sido cerrado por falta de pruebas. Pero nadie descarta, ni la policía ni el fiscal Magalhaes e Menezes, que se reabra si sale a la luz un nuevo indicio. ¿Estará en el libro de Gonçalo Amaral? "Mi objetivo principal es explicar lo que pasó en este caso, el trabajo de todo un equipo de profesionales, y contribuir a encontrar la verdad. Aquí se habla de todo, y quien menos sale en los papeles es la pequeña Maddie". -

Comentario de Mercedes: Quizás aquí debamos recordar lo que dijo el Sr. García Marcos en el programa "Caso Abierto" sobre la "prueba indicial".


0 comentarios :

Publicar un comentario

.
Política de comentarios
Nos gusta escuchar lo que tienes que decir y agradecemos vuestros comentarios. Nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que consideremos como spam así como cualquier contribución que resulte ofensiva o inapropiada para el discurso civilizado. Tampoco toleraremos ataques personales, bien sea contra las autoras u otros participantes de este blog. Gracias por participar!