miércoles, 10 de septiembre de 2008

10 de septiembre de 2008

---

La Vanguardia

El ex jefe de la investigación acusa a los padres de Maddie de ocultar su cadáver y simular el rapto

Amaral presenta su libro "Maddie. La verdad de la mentira" y sostiene que la niña murió por un "trágico accidente" el mismo día de su desaparición

10/09/2008 | Actualizada a las 14:12h


Madrid. (EFE).- El inspector portugués cesado cuando dirigía la investigación de la desaparición en el Algarve de la niña británica Madeleine McCann, Gonçalo Amaral, ha sostenido que el matrimonio McCann simuló el secuestro de la niña y ocultó su cadáver.

En una rueda de prensa en la que ha presentado su libro "Maddie. La verdad de la mentira", Amaral ha explicado que la conclusión de la investigación que coordinó durante los cinco meses siguientes a la desaparición de la niña, el 3 de mayo de 2007, es que Madeleine murió a causa de un "trágico accidente" ese mismo día.

"La niña está muerta, dónde está enterrada no lo sé", ha dicho el ex inspector jefe luso, que ha destacado el testimonio de una familia irlandesa que la noche de la desaparición se cruzó con un hombre que portaba a una niña en brazos y al que más tarde, al ver su imagen en televisión, identificó como Gerry McCann.

El ex policía ha criticado el archivo del "caso Maddie" el pasado mes de julio, cuando Kate y Gerry McCann fueron exculpados de su condición de sospechosos por la Fiscalía de Portugal, pero ha advertido de que el hallazgo de "nuevos elementos de prueba" podría motivar la reapertura de la investigación.

"Existen muchos indicios de su muerte", ha aseverado Amaral, que ha destacado que los perros de la Policía detectaron olor a cadáver y a sangre humana "con un perfil genético coincidente con el de Madeleine" detrás de un sofá del apartamento que los padres habían alquilado en la localidad portuguesa de Praia da Luz.

Asimismo, Amaral ha subrayado que el matrimonio McCann reconoció haber suministrado a sus hijos un fármaco, que ellos dijeron que era paracetamol, pero que fue identificado como un sedante en el transcurso de las investigaciones.

La noche de la desaparición de su hija, Kate McCann "puso la mano delante de la nariz de sus otros hijos, aún dormidos, para ver si respiraban", ha relatado el ex policía, que ha considerado que "no es normal que una madre actúe así después de perder una hija".

Amaral ha descrito a los McCann como "unos padres que han sentido dolor y angustia" y ha opinado que es "muy difícil" que el matrimonio -que siempre ha sostenido la hipótesis del secuestro- "dé marcha atrás", para añadir: "Se han destinado millones para buscar a una niña viva, ¿cómo vas a decir que está muerta?".

El ex inspector de la Policía Judiciaria (policía portuguesa de investigación) ha afirmado que no teme una demanda judicial por parte de los McCann y, de hecho, ha considerado que "una demanda sería una interesante forma de reabrir el sumario".

Además, Amaral ha apuntado a las presiones políticas y diplomáticas que -a su juicio- motivaron su cese al mando de la investigación en octubre de 2007 y ha sentenciado que "el Gobierno británico intervino de alguna forma".

El ex policía ha asegurado que con su libro, que ha reconocido como "polémico", pretende restablecer su "buen nombre" y contribuir al descubrimiento de la verdad de los hechos.

La fotografía fue tomada por "Reme" durante la rueda de prensa de Barcelona.


---


Gracias Xklamation




Antena 3 - Espejo Público

Nuevas imágenes exclusivas del registro
Los McCann guardaban numerosos medicamentos que provocan somnolencia

Espejo Público
Madrid, 10.09.2008 | 11:03 h.

Ante la reiterada negativa de la policía británica de remitirles diferentes informes del matrimonio, la policía lusa trazó un perfil a través de la segunda vivienda de los McCann, en Praia da Luz.

Así, los agentes, acompañados por dos psicólogos policiales, llevan a cabo un minucioso registro en el dormitorio principal.

En un caso de rapto, siempre se investiga el entorno familiar. La policía se sorprende al ver el dormitorio. Kate parece estar de luto. En su mesilla hay muchas fotografías de Maddy rodeadas de rosarios y la Biblia, que tiene únicamente señalada, con una estampa, un fragmento del Antiguo Testamento en el que se lee: "Como ofendiste gravemente al señor con la acción que realizaste, morirá ciertamente el hijo que te nació".

Al otro lado de la cama, en la mesilla de Gerry destaca entre otros libros el título "La interpretación del delito". En el estudio donde Gerry escribe su blog y trabaja en la campaña para encontrar a su hija, otra sorpresa: manuales del CEOP, libros de acceso restringido a entidades policiales y gubernamentales.

Ante ese descubrimiento, el propio Mark Harrison, el policía británico desplazado desde Reino Unido para coordinar el caso, no da crédito. Se pregunta cómo el matrimonio ha tenido acceso a esos manuales, que están exclusivamente reservados a policías.

Los agentes lusos confirman así sus sospechas respecto a los contactos con los que cuentan los McCann, que para ellos se traduce en una gran presión política que a su juicio, limita la investigación.

Asimismo, hallan numerosos medicamentos, que examinan en busca de esos sedantes que temen los McCann suministraran a sus hijos la noche del 3 de mayo. También graban los efectos secundarios que causan los fármacos que encuentran, y comprueban que la mayoría de ellos provocan somnolencia. Examinan además cajones, armarios, así como la habitación de los gemelos que ya no duermen en cunas sino en camas.

El informe final del registro, a diferencia de las imágenes sí incluídas en el sumario, expone que independientemente de los curiosos y morbosos hallazgos, el único hecho que se puede determinar, como tal, es el comportamiento bastante diferenciado del matrimonio a la hora de hacer frente a la desaparición de Madeleine.





Antena 3 - Espejo Público

Madrid, 09.09.2008 | 11:37 h.

Imágenes inéditas del caso Madeleine
Los perros policía olían 'la muerte' en los puntos claves de la investigación

Se trata de los registros en distintos escenarios realizados por perros entrenados para detectar restos de sangre humana y olor a cadáver. Son dos Springel Spaniel traídos a Portugal desde Reino Unido, con un curriculum de más de 200 éxitos en casos de investigación forense.

Ladridos que significan olor a cadáver junto al sofá del apartamento 5A y en el peluche con el que Maddie dormía. Lo marca, Eddie, uno de los dos Springel Spaniel traídos a Portugal desde Reino Unido, con un curriculum de más de 200 éxitos en casos de investigación forense.

"Eddie ladra únicamente cuando encuentra algo, olor a cadáver, no ladra por ningún otro motivo", asegura el veterano entrenador Martín Green. Es lo que se denomina una inspección cinotécnica, que jugando, al gato y al ratón con los periodistas, se produce al amparo de la noche.