sábado, 6 de septiembre de 2008

Caso Madeleine McCann - El video de los perros que incriminó a los McCann

Correio da Manha – Edición impresa

Investigación: CM revela las imágines del trabajo de los perros

Los perros corrieron hacia el coche de los McCann

De entre los diez coches que había en el garaje, los animales señalaron el Mégane de los McCann

Diez coches aparcados en un parking subterráneo. “Eddie y Keela”, perros que han sido entrenados para detectar olor a cadáver y sangre humana, respectivamente, son soltados en este garaje, en momentos diferentes (por separado), corren hacia el Renault Mégane gris, donde se paran y dan a su adiestrador la señal: es el coche que fue alquilado por los padres de Madeleine McCann, tres semanas después de su desaparición, y donde Gonçalo Amaral cree que el cuerpo de la niña fue transportado.



La actuación de los perros británicos, imágenes que se hacen públicas por primera vez por CM, fue decisiva para la policía judicial y para la investigación, que se había orientado hacia la teoría del secuestro hasta ese momento. “Keela” y “Eddie”, que son utilizados con éxito frecuentemente en el Reino Unido, coincidieron en los objetos señalados así como en las localizaciones que están relacionadas con los McCann: dentro del apartamento de donde desapareció Madeleine (en el dormitorio de la pareja, en la sala de estar y cerca de la ventana lateral), en el patio, dentro del vehículo que fue utilizado por la familia McCann (alquilados tres semanas después de la desaparición de la pequeña niña), sobre dos prendas de ropa que pertenecen a Kate, y en el peluche de Maddie.

En el caso del coche que fue alquilado por los McCann el 27 de mayo de 2007, ambos “Keela” y “Eddie” corren hacían el vehículo tan pronto como los soltaron dentro de aparcamiento donde se encontraban otros nueve vehículos, y ambos coincidieron al señalar la llave del coche y el interior del maletero. El vídeo de la investigación revela que los perros dieron la señal de distintos modos, pero coincidieron en los lugares. Ambos se pararon en el punto, pero mientras “Eddie” ladra cuando detecta olor a cadáver, “Keela” permanece completamente quieta cuando encuentra un rastro de sangre.

En lo que respecta a los otros vehículos inspeccionados, que incluyen todos los que habían sido utilizados por Robert Murat, la primera persona que fue nombrada arguido, y el coche que pertenece a un amigo de Kate y Gerry, nada fue detectado por ninguno de los dos perros, según el informe final.

El uso de los perros británicos fue defendida por las autoridades inglesas, ya que ellos están habituados a utilizar este tipo de inspección técnica en el Reino Unido, y los resultados de su trabajo condujo a la Policía Judicial a constituir a los padres de Maddie como arguidos, con motivo de confrontarlos con los elementos que podrían resultarles incriminatorios.

Perros defendidos por los ingleses – Mark Harrison, el policía inglés que fue designado para ayudar a la PJ en la búsqueda de Maddie, escribió un informe en el cual defendió el uso de los perros que estaban entrenados para detectar olor a cadáver y sangre.

Animales decisivos para la policía – La actuación de los perros británicos que están especialmente entrenados para detectar olor a cadáver y sangre humana fue decisiva para que Kate y Gerry fueran nombrados arguidos.

El cuerpo pudo haber estado en el interior de coche – Gonçalo Amaral, ex coordinador del caso, cree que el cuerpo de Maddie fue transportado en el interior de coche que fue alquilado por los McCann tres semanas después de la desaparición, y señalado por los perros.

“Ellos nunca fallan”

“Eddie” y “Keela”, perros pisteros springer spaniel que fueron utilizados en la investigación sobre la desaparición de Maddie, no han dado ni un solo “falso positivo”.

Esta aseveración llega del experto inglés Martin Grime, quien en su informe garantiza que el comportamiento de los perros que están entrenados para detectar olor a cadáver “cambió inmediatamente después de que se abriera la puerta principal del apartamento” de donde desapareció Madeleine McCann.

“Entró en el apartamento con un interés muy superior a lo normal”, reza el documento, explicando que el perro señaló el dormitorio de la pareja, la sala de estar, detrás del sofá y cerca de la ventana lateral. Las mismas señales fueron dadas por el perro que está entrenado para detectar rastro de sangre. Los animales señalaron las mismas localizaciones y objetos que están relacionados con los McCann, incluyendo el coche que fue alquilado por los padres de Madeleine, un Renault Mégane que fue alquilado tres semanas después de la desaparición de la pequeña niña. Entre diez vehículos que fueron situados dentro del aparcamiento, tanto “Eddie” que está entrenado para detectar olor a cadáver, como “Keela”, que está entrenada para señalar restos de sangre humana, cambiaron su comportamiento junto al coche que fue utilizado por los McCann en mayo de 2007.

Interpretación de un crimen

Novelas sobre crímenes, manuales que son utilizados exclusivamente por la policía y otros relacionados con la búsqueda de niños desaparecidos eran la lectura nocturna de la pareja. “La Interpretación de un Crimen” es uno de los libros que fue filmado durante la búsqueda que llevó a cabo la PJ en el interior de la casa de los McCann.

Fuente: Correio da Manhã 06.09.2008, edición impresa

Traducción de Mercedes