miércoles, 8 de octubre de 2008

8 de Octubre de 2008

---
Traducción de Mercedes
---



Quien lo dijo fue Miguel Esteves Cardoso. Los blogs están muy por delante de la prensa. Hasta en la ética. Es lo mejor que ha sucedido en Portugal. Y algunas otras cosas, escuchen:


Boomp3.com

Paulo Querido

Con nuestro agradecmiento a de.puta.madre



Artículo de Opinión

08 Outubro 2008 - 09h00

El Estado de las Cosas

El bloguero anónimo

“Esta gente rastrera que escribe sin identificarse solo tiene arte para cuestionar personas y no ideas y principios”

En este mundo global, nadie cuestiona las virtualidades y las ventajas de los blogs, como herramienta multifuncional que promueve una nueva forma de comunicación, una forma de expresión completamente libre. De hecho, cuando el blog es usado correctamente constituye un importante instrumento de debate público, de debate pertinente y serio, prestando un buen servicio al ejercicio de la Democracia.

Pero el blog que permite que la gran mayoría de los blogueros se refugie en el anonimato no es serio, ni presta un servicio relevante a la sociedad. Sé que el anonimato fue una conquista para huir de la opinión masiva, para poder estar en desacuerdo sin ser identificado, evitando ser colocado al margen del grupo. Pero también sé que esta característica específica de los blogs, asentados en el anonimato, han servido para proteger a gente cobarde y mezquina, que se refugia en esta forma de comunicación para venganzas personales, para ofender el honor y el buen nombre de las personas que dan la cara y no tienen miedo de poner su firma en todo lo que hacen. Esta gente rastrera que se esconde por detrás del biombo del anonimato solo tiene arte e ingenio para cuestionar a personas no ideas y principios. La espiral del silencio de la que nos habla la socióloga Noelle Neumann y la frontera que distingue la cualidad y la honestidad intelectual entre los blogs.

El bloguero anónimo es, infelizmente, también juez. También este, que es el rostro visible de la Justicia, de una Justicia que se quiere a cara descubierta y transparente, se refugia en esta forma despreciable de comunicar, torpedeando lo que lee, calumniando, sin ningún respeto y tolerancia. Tal vez el Consejo Superior de la Magistratura debiera estar atento a algunos blogs que siguen las cuestiones judiciales y que en nada dignifican el Poder Judicial.

Las ofensas anónimas están en las antípodas de la crítica constructiva, proporcional y adecuada. Es bueno que el juez anónimo sepa que el blog no escapa a las reglas del ordenamiento jurídico portugués ni a los límites del ejercicio de la libertad, de manifestación y de pensamiento. Y es bueno también que el titular del blog sepa que es responsable, civil y criminalmente, de los comentarios injuriosos. Para cada derecho creado hay límites.

Quien se esconde en la cueva del silencio y de la penumbra, para tener un momento de gloria cuando escribe sin identificarse, demuestra una personalidad débil y no tiene el más mínimo respeto o de amor por los derechos de la persona.

Rui Rangel, Juiz Desembargador