miércoles, 22 de octubre de 2008

Caso Madeleine McCann - El complejo de donde desapareció Maddie impide filmar en su interior

24 Horas

No entran en el Ocean Club

La productora que está filmando la adaptación del libro de Gonçalo Amaral tuvo que grabar las escenas en el exterior

Texto ● Luís Ferreira

No, no es no. El Ocean Club, complejo turístico de donde desapareció Maddie, no autorizó que la productora que está rodando una película sobre la desaparición de la niña inglesa efectuase la grabación en sus instalaciones.

La productora Valentim de Carvalho, de Manuel Fonseca, quería filmar dentro del apartamento donde los McCann estaban alojados, en el Tapas Bar, donde el matrimonio cenaba con sus amigos la noche de la desaparición, y en el campo de tenis donde Gerry dice haber jugado un partido mientras Kate cuidaba a los niños. Pero la administración del Ocean Club rechazó la toma de cualquier tipo de imagen en lugares considerados privados, impidiendo así el trabajo de la productora, que está adaptando el libro de Gonçalo Amaral Maddie: “La Verdad de la Mentira”.

“Estamos hartos. No hay duda de que la mediatización de este caso solo nos ha perjudicado”, dijo ayer a 24 horas una empleada del Ocean Club, diciendo que “en ese momento, período de vacaciones escolares en Inglaterra, era normal que hubiera más reservas” en el complejo hotelero. La misma fuente adelanta que no sucede lo mismo con otros apartamentos. O sea, la pérdida es exclusivamente en ese complejo turístico.




Filmarán a la puerta del resort

Aun así, el grueso de las grabaciones de ayer eran en los alrededores del apartamento de donde desapareció la niña y donde está fijado un letrero que dice: “Se vende”. Gonçalo Amaral, narrador del documental, fue filmado por dos cámaras desde la terraza que se encuentra junta a la ventana de la puerta trasera hasta la entrada principal. Un recorrido que fue realizado varias tomas, siempre con aclaraciones relativas a un conjunto de hechos que fueron dados como probados por la investigación de la Policía Judiciaria.

“Nadie pasó por esta ventana”, fueron algunas de las palabras pronunciadas por el antiguo inspector que, aparentemente, habló improvisadamente, aunque conducido por las preguntas de un periodista que lo acompañaba, pero nunca llegó a ser filmado. A petición de la producción, siempre estuvieron presentes en el lugar dos elementos de la GNR, con el objetivo de garantizar el orden público. Entre tanto, la calle que une la casa de Robert Murat al Ocean Club, y que después desciende hasta el Supermercado Baptista, no tenía el movimiento de otros tiempos.

Esta vez, detrás de las cámaras no había más de 15 personas, entre ellas Gonçalo Amaral, que se mostró sereno y convencido con el papel que le fue atribuido. El ex inspector, actualmente prejubilado, siguió con los vaqueros que traía a su llegada, pero se cambió la camisa por una camiseta color marrón. Esto fue porque el día era caluroso, tuvo frecuentemente a su lado a una persona de la producción para limpiarle el sudor y corregir el polvo antibrillo. Entre los días 23 y 27 deberán ser cortadas algunas calles del pueblo, concretamente en la zona de la Junta de Freguesia.■


Murat fue invitado

Robert Murat fue invitado por la productora para formar parte del reparto de la película, pero la petición aun debe ser formalizada a través del abogado del ex arguido del caso Maddie. Según una fuente próxima a Robert Murat, que en este momento se encuentra en Portugal, lo más probable es que la respuesta sea negativa, ya que “Robert no está interesado en revivir momentos que le fueron tan difíciles”.