lunes, 24 de noviembre de 2008

Caso Leonor Cipriano - Perito dice que las fotografías de Leonor Cipriano pueden haber sido manipuladas

---

IOL Diário

Testigo llamado al tribunal por la defensa del inspector Marques Bom

Redacción - 24 de noviembre de 2008 - 21h05

Un especialista en informática dijo en el tribunal que las fotografías tomadas a Leonor Cipriano con marcas de una supuesta agresión por parte de los inspectores de la policía judiciaria en octubre de 2004 pueden haber sido manipuladas, según informa Lusa.

El ingeniero electrónico Miguel Custódio fue llamado al Tribunal de Faro en calidad de especialista en informática por la defensa del inspector Marques Bom, uno de los cinco arguidos en el proceso de la supuesta agresión a Leonor Cipriano durante la investigación del caso Joana, la niña desaparecida de la aldea de Figueira, Portimão, en septiembre de 2004.

El testigo fue autor de un informe pericial que intentó averiguar la fecha en que habrían sido tomadas las imágenes grabadas en el CD que forma parte del proceso y en el cual constan 19 fotografías de Leonor Cipriano en las que esta presenta diversos hematomas en diferentes zonas del cuerpo.

De acuerdo con el técnico, las imágenes de la madre de Joana presentadas en el proceso “habrían sido pasadas por un filtro de software que las manipuló”. Mientras tanto, aseguró, “no es posible determinar que la manipulación fue realizada sin tener acceso a los ficheros originales”.

Miguel Custódio dijo que presume que las imágenes originales habrían sido grabadas en un disquete, adelantando que desconoce lo que habá “sucedido a los ficheros originales” y que no puede garantizar que los mismos no hubiesen sido alterados desde su soporte original.

“No fue posible saber la fecha de las fotografías”

De acuerdo a Miguel Custódio, “no ha sido posible saber la fecha de las fotografías” porque el “soporte en el que estas se encuentran no es el original”. El CD anexo al proceso fue grabado en octubre de 2008 a partir de imágenes grabadas el 9 de mayo de 2005.

En cuanto a la calidad de los ficheros, el testigo explicó al colectivo de jueces y al jurado que al haber sido tomadas en “baja resolución, las imágenes no tienen calidad suficiente para que se pueda proceder a su aumento y ver detalles de color” en cuanto a la impresión, por lo que concluye diciendo que son de “mala calidad” como “elemento de prueba”.

Caída por la esclaera

El testimonio de Miguel Custódio siguió al de José Prachedes, inspector de la PJ que constaba en la lista original de ocho arguidos en este proceso.

José Prachedes fue retirado del proceso durante un reconocimiento realizado en Évora en 2007 y en el cual Leonor Cipriano no lo identificó.

El inspector de la PJ declaró que la noche de la supuesta agresión, el 14 de octubre de 2004, se encontraba en las instalaciones de directoria de la PJ de Faro, acompañado de João Cipriano, hermano de Leonor, con quien había procedido a la realización de diligencias en el ámbito del caso Joana.

En cierto momento, contó, “estaba hablando con el señor João y oí un barullo”. Preguntado sobre qué tipo de ruido, respondió: “Parecía una cosa pesada que caía desamparada sobre piedra”. A pesar de haber percibido que “había sucedido algo, no supo hasta después de lo que se trataba”.

Solo “cerca de 30 a 60 minutos más tarde” fue cuando José Prachedes sería “informado de lo ocurrido por el inspector Leonel Marques”.

“Lo que me dijeron más tarde fue que ella (Leonor Cipriano) había ido al cuarto de baño y que a la salida se precipitó en dirección a la escalera y que el inspector Marques Bom se abalanzó hacia ella para intentar impedir la caída por la escalera”, contó al tribunal.

El inspector añadió “no tener motivos para no creer a sus compañeros” incluso porque en la fecha de los hechos, Leonor Cipriano ya había admitido al Juez de Instrucción, el 13 de octubre, su implicación en la muerte de su hija.

Traducción de Mercedes