miércoles, 5 de noviembre de 2008

5 de Noviembre de 2008

---
Traducción de Mercedes
---

TvMais - Edición impresa

La cabeza de Gonçalo Amaral – Hernâni Carvalho para TvMais

El abogado de Leonor Cipriano propuso ayudar a los investigadores de la PJ que están acusados de tortura si le entregaban la cabeza de Gonçalo Amaral. La noticia fue confirmada por él mismo a tvmais

Por Hernâni Carvalho

Era la cabeza de Gonçalo Amaral contra la absolución de los otros inspectores –esa fue la propuesta que hizo el abogado de Leonor a uno de los abogados de los inspectores de la PJ. La información sacudió la redacción de tvmais como una bomba. “Lo confirmo”, dijo Carlos Anjos a tvmais, el presidente de ASFIC, Asociación de Funcionarios de Investigación Criminal. “Nuestros colegas” el abogado (Pragal Colaço) nos ha informado sobre esta propuesta que fue realizada por el abogado de Leonor Cipriano (Marcos Aragão). La cabeza de Gonçalo Amaral. En relación a los demás, uno podría encontrar la forma de librarlos.”

Si esto a nosotros en la redacción no pareció extraño, cualquier duda quedó despejada cuando contactamos directamente con Marcos Aragão. “Si, por supuesto que hablé con el Dr. Pragal Colaço y confirmo que le propuse ayudarle en la defensa de los otros inspectores si ellos declaraban que actuaron por indicación de Gonçalo Amaral. Se arreglaría una reducción de la sentencia para los demás”, dijo el abogado a nuestra revista. El abogado de Leonor Cipriano nos confirmó que está preparado para defender a los inspectores que están acusados de torturar a su cliente si a cambio obtenía una incriminación inequívoca contra el coordinador de la PJ Gonçalo Amaral.

Marcos Aragão dijo a tvmais que está en posesión de un email que fue escrito por Paulo Cristóvão a otro inspector de la PJ en el que afirma que Gonçalo Amaral le dio carta blanca para agredir a Leonor Cipriano. Contactamos con Paulo Cristóvão. El ex inspector de la PJ nos dijo, lacónicamente, que esa afirmación “ni siquiera merece ser comentada. Ya veremos lo que pasa en el lugar apropiado, que es un tribunal de justicia”.

En cuanto al trato, António Cabrita, el abogado de Gonçalo Amaral, nos dijo: “No conozco esas afirmaciones. El Dr. Gonçalo Amaral confía en la justicia portuguesa a la que ha servido durante 27 años. Esos tratos no tienen cabida en el sistema pena portugués. Aquí, el tribunal solo tiene en cuenta los hechos, no los tratos”.

“El inspector se sienta en el banquillo, acusado de falsificación, pero fue el jefe de los funcionarios de prisiones quienes fueron al tribunal para declarar que la directora de la prisión de Odemira (Ana Maria Calado) le ordenó cambiar un informe, a lo que se negó.” Carlos Anjos de la ASFIC/PJ encuentra esto extraño. “Todavía tengo que entender lo que hay detrás de todo esto. El Dr. Marcos Aragão está más preocupado de cuestionar la credibilidad de Gonçalo Amaral y la PJ en el caso McCann que preocupado sobre el dolor de Leonor Cipriano”, nos dijo.

La verdad es que las contradicciones y certificados es lo que más se visto en el Tribunal de Faro. Durante las sesiones del juicio a los cinco inspectores de la PJ que se enfrentan a una acusación de tortura a Leonor Cipriano, se suceden los requerimientos para solicitar certificados para cursar más demandas. Tanto de la acusación como de la defensa. Entre acusaciones y contra acusaciones, el colectivo de jueces que está liderado por Herique Pavão (tres jueces, cuatro jurados) ya se han quejado sobre el hecho de que los asuntos burocráticos están retrasando el proceso.

Lo que se sabe cierto es que el 13 de octubre (2004), Leonor confesó haber asesinado a su hija Joana. Y se sabe que lo hizo en presencia de su abogado, Célia Costa, que confirma que ella no vio a nadie torturando a Leonor. El proceso que fue abierto por el Ministerio Público (MP) sobre la supuesta agresión a Leonor Cipriano data del 15 de octubre. Pero el MP no consiguió determinar quien cometió la agresión. Los inspectores de la PJ están acusados de haber creado las condiciones para que pudiera perpetrarse la acción. Durante aquellos días, Leonor Cipriano fue detenida preventivamente en la prisión de Odemira y la PJ estaba buscando a su hija Joana o lo que quedaba de ella. Dos días después de su confesión de haber asesinado a su hija, en presencia de su abogado, Leonor Cipriano regresó a la prisión de Odemira con hematomas en la cara. En ese momento, ella declaró que se había caído y que los guardias habían hecho un informe. Ahora, dice que fue golpeada con puñetazos y patadas y con un tubo de cartón.

¿Por qué despidió Leonor a Grade?

“No lo sé”. El ex abogado de Leonor Cipriano nos dijo que él se enteró de despido por “un periodista que me preguntó si me habían apartado del caso. Yo no sabía nada sobre esto, lo negué. Fue más tarde cuando leí un e-mail de mi colega Marcos Aragão. Así fue como me enteré de que había sido despedido de la defensa de la Sra. Leonor porque ella firmó un documento que revocaba mi poder de abogado y contrataba uno nuevo. Sé a través de mi colega que ella declaró que no estaba contenta con mis servicios porque yo no atacaba al Dr. Gonçalo Amaral directamente y que ella se sentía mejor si era defendida por mi colega”.

Las contradicciones de Leonor

Leonor unas veces recuerda y otras se olvida. Al principio, dijo que había visto a quien la agredió, pero después lo negó. Primero, dijo que tenía una bolsa de plástico azul en la cabeza pero pronto declaró que era “verde o azul”. Durante la investigación, dijo que había sido “agredida más de una vez” pero ahora, durante el juicio, declaró que ocurrió una sola vez. Dijo que sabía la hora (sobre las 20h00) porque había mirado el reloj que había en la habitación donde la torturaron. Durante el juicio, describió la habitación sin dicho reloj. Hubo varias contradicciones de Leonor, pero una de sus frases quedó grabada en la memoria de todos. “No recuerdo haber confesado”, le dijo al tribunal.

Fuente: Tvmais 05:11:2008. Edición impresa

Con nuestro agradecimiento a Joana Morais y Astro



El País

El fiscal pide 16 años para el padre de una de las niñas de Alcàsser

Fernando García descalificó en Canal 9 al fiscal, los forenses y los tres magistrados del tribunal que llevó el caso

EFE - Valencia - 04/11/2008

Fernando García, padre de Miriam García, una de las tres niñas de Alcàsser asesinadas en 1992, se enfrenta a una pena de 16 años de prisión por descalificar al fiscal, los forenses y los tres magistrados del tribunal en un programa de Canal 9 emitido mientras duró la vista oral contra el autor del crimen. En concreto, el Ministerio Fiscal le acusa de ocho delitos continuados de calumnias y nueve delitos continuados de injurias graves.

El juicio por calumnias e injurias se celebrará el próximo día 17, y en él también comparecerán como acusados el abogado Juan Ignacio Blanco, para el que también se piden 16 años de prisión; la presentadora del programa emitido por la televisión pública valenciana, Amalia Garrigós; y el director del mismo, Ferrán Pérez, para quienes el fiscal solicita sendas penas de 4 años de prisión. Para Garrigós y Pérez el fiscal también pide 64.800 euros de multa e inhabilitación para ejercer su profesión durante el tiempo de prisión al considerarlos cooperadores necesarios.

El juicio de Alcàsser

Durante la celebración del juicio contra Miguel Ricart por el triple crimen de Alcàsser en la Sección Segunda de la Audiencia de Valencia, entre mayo y julio de 1997, Canal 9 emitió "todas las tardes" un programa titulado El juicio de Alcàsser. Según relata la calificación del Ministerio Público, el espacio incluía una tertulia entre la presentadora y los invitados en la que se comentaba la sesión del juicio celebrada por la mañana.

En estas tertulias "se estuvieron profiriendo expresiones del todo maliciosas con respeto a las actuaciones del fiscal del caso, Enrique Beltrán, que entonces era fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana". Estas expresiones también se dirigieron contra los peritos médicos y la Guardia Civil como institución, "no salvándose" de las mismas "ni los miembros del tribunal" de la Sección Segunda.

Cuando se efectuaban estas manifestaciones, la presentadora del programa no hizo nada para evitar que se produjera, "sino muy al contrario, hacía preguntas y realizaba comentarios a las afirmaciones que los demás acusados vertían para poder seguir haciéndolas".

Entre otras acusaciones, Fernando García dijo sobre el fiscal jefe que estaba "implicado" en una investigación que se había hecho mal "adrede"; que colaboraba con el tribunal en una "confabulación para esconder cosas", que debía haber hecho lo necesario para buscar la verdad y había hecho "lo contrario", o que "además de estar mayor es un atrevido".

También dijo que el tribunal había condenado a Ricart "desde el principio", y el juicio era "un circo" basado en un sumario "hecho de errores", y también acusó a los forenses de haber "hecho cosas delictivas" y de ser unos "ineptos".

Por su parte, Juan Ignacio Blanco, dijo, entre otras cosas, que la actuación de la Guardia Civil había sido "aberrante", que el fiscal decía "estupideces" y tropezaba "dos veces en la misma piedra" como un "animal".


Con nuestro agradecimiento a "Reme"

Comentario de Mercedes: 16 años. La misma condena que le fue impuesta a Leonor Cipriano por ayudar en el asesinato de su hija y posterior ocultación del cadáver.


Observatorio do Algarve

Abogado con e-mail bajo el sombrero

04-11-2008 23:44:00

Aragão Correia, abogado de Leonor Cipriano, dice estar en posesión de un e-mail que incrimina a Gonçalo Amaral, acusándolo de estar detrás de la agresión a Leonor Cipriano.

“Tengo información de que el Sr. Paulo Cristóvão habría enviado un e-mail a un amigo mío de la Judiciaria en el que confesaba que hubo tortura, no por su parte sino por parte del Sr. Gonçalo Amaral. Nosotros podemos llegar al punto de tener que presentar este e-mail en el tribunal”, afirma el causídico.

El abogado dice que el supuesto e-mail fue enviado hace cerca de 3 años, por uno de los inspectores (ahora ex inspector), Paulo Pereira Cristóvão, a un amigo común que trabaja en la Judiciaria.

En el documento, que Aragão no está dispuesto a revelar aun, Pereira Cristóvão habría confirmado que cuatro días antes de la confesión de Leonor se produjo la agresión aunque el responsable habría sido el equipo de Portimão liderado por Gonçalo Amaral. Este tendría no solo conocimiento de los hechos sino el responsable de haber emitido la orden “de que utilizaran todos los métodos posibles para arrancar una confesión a Leonor”, afirma el abogado de Leonor Cipriano.

En la secuencia del supuesto “triunfo”, Aragão Correia llegó incluso a proponer un acuerdo (algo que la ley procesal penal no permite) a la defensa de los inspectores: si estos confiesan, declarando que Gonçalo Amaral fue quien dio la orden de agredir a Leonor Cipriano y que eventualmente habría participado en ella, el asistente de Leonor Cipriano pediría la suspensión de la pena para los arguidos (aunque que la acusación está a cargo del Ministerio Público y la pena será decidida por el Tribunal que está compuesto por tres jueces y cuatro jurados).

Preguntado sobre el acuerdo, Pragal Colaço, abogado de los inspectores prefirió no hacer comentarios, invocando supuestas represalias por parte del Colegio de Abogados: “No quiero más procesos disciplinarios. Fui notificado por el Colegio de Abogados por un asunto en que hice declaraciones hace cuatro años y también ahora. No quiero problemas porque sé que el Colegio de Abogados pasa la vida persiguiéndome y no quiero más molestias”.

El abogado de Gonçalo Amaral no escatimó críticas ante la actitud de Aragão Correia: “La defensa niega conocer un acuerdo de asesinato procesal de Amaral a costa de la absolución de otros arguidos y niega cualquier juicio paralelo e investigaciones particulares”, afirmó en un comunicado.

Mário Lino

Gracias a Joana Morais y a Astro por mantenernos siempre al tanto de todo lo que se va publicando.



The Sun

04/11/2008 22:16:51

El foro de debate sobre la Desaparecida Madeleine cierra

Estimado posteadores,

Por favor sed conscientes de que los usuarios ya no podrán dejar posts en la entrada “La Desaparecida Madeleine” después de las 15h00 del viernes, 7 de noviembre de 2008. A esta hora, la entrada será cerrada y quedará como “solo lectura” siendo retirada el viernes, 14 de noviembre de 2008.

Desde su desaparición en mayo de 2007, la comunidad MY Sun ha debatido y mostrado su apoyo en número record. Durante este tiempo, muchos de vosotros habéis desarrollado amistades virtuales así como la comunidad en si misma. El gran número de posts demuestra cuánto ha afectado esta historia a los lectores.

Tristemente, la investigación sobre la desaparición de Madeleine todavía está sin resolver.

Aunque apreciamos que todavía existe interés y preocupación, el debate puede llegar a ser algunas veces muy acalorado y sentimos que es el momento de retirar el foro de debate.

Estamos seguros que la comunidad My Sun se unirá a los demás en The Sun en su deseo de que Madeleine consiga un retorno seguro.

DanielJ

Comentario de Mercedes: Continúan cerrando bocas. Ya ningún periódico publica el nombre, clara estrategia para que el tema "se olvide". Menos mal que todavía quedan en el mundo personas con conciencia cívica que lucharán para que algún día se sepa la verdad sobre lo que la pasó a Madeleine McCann.

Kate, Gerry, no os preocupéis, nosotros nos quedaremos para que vuestro mensaje no se pierda. Somos conscientes de que vosotros nunca vais a dejar que esto caiga en el olvido, lo habéis dicho miles de veces, así que desde Hasta que se sepa la Verdad os comunicamos que nosotros nos quedamos para ayudaros a que consigáis vuestro objetivo.


Diario de Noticias

Los hematomas “no se debieron a una caída por una escalera”

JOSÉ MANUEL OLIVEIRA

Caso Joana: Juicio contra los inspectores de la PJ

Los hematomas expuestos en varias partes del cuerpo de Leonor Cipriano eran “simétricos” y, por esto, “no se debieron a una caída por las escaleras”, dijo ayer la medica del Penal de Odemira, Irene Posalaky, contradiciendo los argumentos utilizados por la investigación. Las declaraciones fueron realizadas durante la tercera sesión del juicio contra cinco inspectores de la Policía Judiciaria (PJ), acusados de agredir a la detenida.

Las lesiones verificadas en el tórax y la cara de la detenida, que cumple 16 años de prisión por la confesión de la muerte y ocultación del cadáver de su hija Joana, en 2004, en la aldea de Figueira, cerca de Portimão, fueron provocados por un “objeto con superficie planta”, aclaró. Las lesiones registradas en las rodillas resultaron, según la especialista, por “un objeto cortante, contundente”. Bajo la perspectiva de Irene Posalaky, “da la impresión” que Leonor estuvo de “rodillas encima de alguna cosa”. A la salida del Tribunal, Rodrigo Santiago, que participa en este juicio como asistente en representación del Colegio de Abogados, no esconde su ironía: “es una fatalidad nacional. Nosotros, los portugueses, somos débiles en los ojos y la cabeza. Ya en tiempos de la PIDE era así. Todo el mundo se cae por las esclaras. Nuestras escaleras están llenas de pieles de plátano”.

Otra de las testigos, Natália Silva, que fotografió a Leonor Cipriano en la prisión de Odemira, dijo que solamente había hecho “un disquete” con esas fotos, garantizando que había hematomas “más visibles en la zona abdominal lateral y en la cara”. A la altura de las rodillas, “no eran apreciables al ojo humano” y, en las fotos obtenidas, “no se veía nada”. Por este motivo, la directora de la prisión mandó borrar esas imágenes por no considerarlas significativas.

La defensa intenta explorar algunas contradicciones de los testigos, concretamente en cuanto a las fechas. Además de esto, la defensa cuestiona el hecho de existir información presentada previamente por un funcionario de prisiones relativa al hecho de que Leonor le había dicho, desde un principio, que se cayó por las escaleras de las instalaciones de la PJ, en Faro. Entre tanto, esta información acabó por no aparecer en el informe, que solamente relataba el tema de la agresión.



24 Horas

LAS LESIONES DE LA MADRE DE JOANA NO SE CORRESPONDEN CON LA TESIS DE LOS INSPECTORES DE LA PJ

La médica desmiente la caída de LEONOR

“Lo que vi fue hecho con un objeto plano, sin cantos”, declaró la médica en el tribunal, refiriéndose a las heridas de Leonor Cipriano

Texto ● Miguel Ferreira

Irene Posalacky, la medica que vio a Leonor Cipriano en la prisión de Odemira, contradijo ayer en el tribunal la tesis sustentada por la defensa de los inspectores de la Policía Judiciaria, según la cual la madre de Joana había sufrido una caída por las escaleras.

Esta es la explicación que los inspectores dan para los hematomas exhibidos por Leonor Cipriano cuando los acusó de haberla agredido con el propósito de que confesara el asesinato de su hija. Pero la médica contradice esa teoría: “Lo que vi fue hecho con un objeto plano, sin cantos”. Según la clínica, cuando el 18 de octubre de 2004 observó a la Leonor, esta presentaba lesiones en varias partes del cuerpo. Tenía “los ojos morados e hinchados”, “el ojo izquierdo cerrado”, “cortes en ambas rodillas, superficiales pero simétricos.

Presentaba también lesiones en la espalda, en el pecho y en los brazos. Aunque sea psiquiatra y medico general, Irene Posalacky defendió ayer en el Tribunal de Faro que las lesiones –simétricas- en las rodillas contradicen la hipótesis de que fueron realizadas en una caída por las escaleras. Es entonces cuando António Cabrita, abogado encargado de la defensa del ex inspector Gonçalo Amaral, pregunta a la testigo si “ese objeto plano” al que ella se refería podía ser una pared. Recibiendo una respuesta afirmativa.

La media fue el tercer testigo en declarar en Faro, pero hubo otros dos antes, una funcionaria de prisiones y la funcionaria que fotografío a Leonor, y otro después, la asistente social que solamente asistió a la sesión fotográfica e hizo de puente entre lo que estaba pasando y la directora del establecimiento, Ana Maria Calado, en aquel momento estaba de vacaciones.

Según las palabras de la antigua funcionaria de prisiones de la cárcel de Odemira, Ana Paula Teixieira, que fue oída por videoconferencia, Leonor habría llegado a la prisión con las lesiones, explicando en presencia de los inspectores que las había sufrido al caer por unas escaleras.

Además, la asistente social Adélia Palma explicó en la sesión de ayer que la propia Leonor Cipriano le dijo que había sido agredida durante el interrogatorio al que fue sometida en la PJ y que habían sido los inspectores quienes le habían indicado que dijera que se había caído.

Al margen de esta tercera sesión, Aragão Correia, mandatario de Leonor, admitió un interés especial en la condena del antiguo coordinador Gonçalo Amaral y dio a 24horas tres motivos para este interés: “Amaral fue el responsable de que Leonor hubiera sido condenada por la muerte de su hija, de la tortura de la que esta fue objeto dentro de la PJ y de la finalización de la investigación del caso Joana”. El casuístico defiende que la niña puede estar viva y sufriendo, sin que nadie la busque. ■

“Yo me río cuando quiero”

Al inicio de la tercera sesión que quedó marcada por un incidente, de los varios que han existido, entre los abogados de la defensa y la acusación.

Esta vez, Pragal Colaço reaccionó mal al intercambio de sonrisas entre Rodrigo Santiago y Aragão Correia, mientras dictaba un requerimiento. “Así no puedo continuar”, dijo, claramente enervado, el abogado de los inspectores de la PJ, se dirigió directamente a los representantes de Leonor, a lo que uno de ellos, Rodrigo Santiago, respondió: “Yo me río cuando quiero”, desvalorizando el estado emotivo del colega.

La escena se repitió, a pesar de la intervención del juez – presidente, que fue “obligado a cambiar de tono”: “No podemos dejar de lado la ventaja que tenemos de distanciarnos técnicamente de la pasiones y emociones. Hay que usar eso o no hacemos nada aquí”. Herique Pavão dejó claro que “un diálogo como aquel no era compatible con una sesión de juicio” y avisó que esto no debía repetirse.



Correio da Manhã

Caso Joana: El abogado de Leonor llama “caprino” al defensor de Amaral

Ex director de la PJ exonera a Amaral

El ex director nacional de la Policía Judiciaria (PJ), el juez-consejero Santos Cabral, retira cualquier responsabilidad a Gonçalo Amaral en la marcha del caso Joana, exonerándolo de haber omitido la denuncia de las supuestas agresiones a Leonor Cipriano.

En una declaración enviada por escrito al Tribunal de Faro, a la que ha tenido acceso CM, el director de la PJ en 2004 –momento de los hechos que recaen sobre los cinco inspectores de la PJ acusados de tortura, falsificación de documento, omisión de denuncia y falso testimonio- deja claro que “la conducta operacional de la comisaría era responsabilidad del director de Faro”, Guilermino Encarnaçao.

Siguiendo un plano jerárquico, “este era quien respondía por la marcha de la correspondiente investigación”, declara por escrito el ex responsable máximo de la Judiciaria y actual juez – consejero del Tribunal Supremo.

António Cabrita, abogado de Gonçalo Amaral, considera esta declaración importante porque, si hay culpa por no existir una denuncia, esta “también es del director de la PJ de Faro y de toda la jerarquía”. Aragão Correia, abogado de Leonor, continúa apuntando el dedo hacia Amaral. “Nosotros solo queremos obtener una condena”, admitió a CM.

Ayer, el día quedó marcado por las declaraciones de dos funcionarias y de la médico de la prisión de Odemira, que fueron “vigiladas por un tercer funcionario”, que estuvo todo el día en la sala de audiencias. Según Pragal Colaço, defensor de cuatro arguidos, las testigos fueron “controladas porque tienen que obedecer jerárquicamente a lo que les han dicho que digan”, lanzando sospechas sobre la directora de la prisión.

La médica Irene Posalaky, que vio a Leonor tres días después, aseguró que “la reclusa no se quejó de las rodillas”, pero 11 días después decidió pedir una radiografía.

La funcionaria que hizo las fotografías a la reclusa afirmó que las imágenes fueron recogidas “durante la tarde y con luz de día”, contrariando a Leonor, que había afirmado que eso sucedió “por la noche, en una sala sin luz”. El juicio continuar el día 18.

PORMENORES

ACUSACIONES GRAVES

António Cabrita, abogado de Amaral, consideró que el defensor de Leonor tuvo una “actitud demente” al intentar llegar a un acuerdo para “conspirar contra” su cliente, como ya adelantó CM ayer. Aragão Correia respondió diciendo que no responde a “caprinos”.

Un CD O MÁS

En el proceso constan dos grupos de fotografía grabadas en más de un disquete y en un CD. Natália Silva, la funcionaria que captó las imágenes, asegura que solamente hizo “fotografías una vez” y grabó “un disquete” que entregó a la directora de la prisión.

FOTOGRAFÍAS BORRADAS

La funcionaria de la prisión admitió aun que borró las fotografía tomadas a las rodillas de Leonor “porque no eran visibles las marcas”.

EL JURADO TIENE DUDAS

Dos de los jurados (el juicio es realizado con jurado) tuvieron dudas después de las declaraciones de las funcionarias de la prisión e hicieron preguntas.

Rui Pando Gomes