domingo, 28 de diciembre de 2008

Caso Madeleine McCann - Duerme bien pequeña Maddie (Continuación)

---

AGORAVOX

Un hombre al que derribar.

Me permito volver hacia ustedes con la continuación de mi artículo del 6 de noviembre titulado "Duerme bien pequeña Maddie". Como prometí, vengo a completarlo tras mi lectura del libro de Gonçalo Amaral, "La verdad de la mentira" (traducción de "A verdade da mentira"), el policía encargado del asunto Maddie McCann que fue descartado después de supuestas declaraciones irrespetuosas hacia sus colegas ingleses.

En última instancia, con esta lectura no he aprendido mucho que no haya sido ya dicho en la prensa. Amaral relata la investigación en sus más mínimos detalles y ahora comprendo por qué, a pesar de las amenazas proferidas por la familia McCann, todavía no hay una denuncia contra el autor sobre este tema. ¿Por qué denunciar unos hechos ya transcritos que todo el mundo conoce?

Solo he anotado dos puntos que no han sido verdaderamente revelados y que me ha parecido que tienen su importancia:

En primer lugar, en cualquier desaparición de niño , es normal llevar a cabo una investigación paralela sobre los padres. A sabiendas de que, estadísticamente hablando, en Inglaterra, desde 1960, han sido inventariadas 1528 desapariciones de niños menores de 5 años y que, tras la investigación, en el 82% de los casos los propios padres estaban implicados, es un proceder perfectamente legítimo. Apenas dos días después de la desaparición de Maddie, la Policía judicial portuguesa había ya pensado poner los móviles de los McCann bajo escucha, esta acción implica automáticamente la existencia de sospechas hacia ellos. Habida cuenta de la cobertura mediática del caso y de la intervención del embajador británico, los investigadores portugueses simplemente no se atrevieron, por miedo a cometer un crimen de lesa majestad. Esto demuestra que desde el principio, la investigación fue distorsionada por intervenciones que no había motivo para que tuvieran lugar.

Luego, muchos reprochan a Amaral el haber acusado injustamente a los McCann y haberlos convertido en sospechosos, sin embargo, no fue el primero. A los pocos días de la desaparición de Maddie, dos policías ingleses llegaron como refuerzo así como dos oficiales de enlace a la familia encargados de las relaciones directas con los McCann. Estos últimos eran especialistas en materia de rapto y secuestro. Sin embargo sólo se quedaron diez días antes de reemprender el camino de vuelta al Reino Unido. Dense cuenta! Ja! Imagínense ustedes que tuvieron la desvergüenza de preguntar a Kate McCann por el paradero de su hija. Sospechar a la propia madre de la niña y, además, por parte de compatriotas, es inaceptable!. Una vez más, las relaciones funcionaron al máximo y los inoportunos fueron apartados. Así que, que no vengan a decirme que la reacción de la policía judicial portuguesa fue improcedente cuando los propios británicos fueron los primeros en pensar en la culpabilidad de los McCann.

Terminaré esta revisión de los detalles volviendo a la familia Smith, esos irlandeses que se cruzaron con un hombre a las 22 horas, momento del descubrimiento de la desaparición, que iba hacia a la playa con una niña rubia de alrededor de 4 años que parecía dormir en sus brazos. Fueron precisos. Para ellos, se trataba de Gerry McCann. Luego, si este testimonio hubiera sido validado, era la prueba explicita de la implicación de los McCann, salvo que... Todo estaba listo para que la familia Smith viniera a Portugal para testimoniar, pero mientras tanto, Amaral fue destituido y este factor de gran talla cayó en el olvido. Parecería ser igualmente que los Smith habrían sido "convencidos " de que se hicieran olvidar.

En cualquier caso, dos de las principales páginas web de habla francesa, SOS Maddie y Kidnapping.be especializadas en el secuestro han tomado partido claramente, y ello recientemente.

Y Gonçalo Amaral, en medio de todo esto? Su libro no está sujeto a ningún procedimiento de justicia. No es necesario, otras maniobras más discretas, provocadas subrepticiamente por el clan McCann, están en marcha. Se despiertan fantasmas del pasado para derribar al ex policía. También sobre este tema, SOS Maddie toma posición. Parecería ser que los anónimos y las pruebas fabricadas son habituales en este nuevo caso, al igual que en el de Maddie. La Magistratura portuguesa está empezando a sentirse incómoda.

Por mi parte, me quedo con las conclusiones del libro:

1) La menor Madeleine McCann murió en el apartamento 5A del Ocean Club de Vila da Luz, en la noche del 3 de mayo de 2007.
2) Hubo simulación de secuestro.
3) Kate y Gerry McCann son sospechosos de estar involucrados en la desaparición del cadáver de su hija.
4) La muerte puede ser el resultado de un trágico accidente.
5) Existen indicios de negligencia en el cuidado y seguridad de los niños.

Traducción de Mila

Para hacer comentarios: Aquí