viernes, 26 de diciembre de 2008

Caso Madeleine McCann - Madres en el centro de atención durante 08

---

Liverpool Echo

Dec 26 2008 by Susan Lee, Liverpool Echo

Las madres han pasado duros momentos durante el pasado año. Algunas han acaparado los titulares más atroces; otras han redefinido la palabra “dignificar”.

Pero una cosa es segura – la maternidad y el papel que juegan las madres en la sociedad está bajo escrutinio como nunca antes.

Por ejemplo la madre de Baby P. ¿Ha sido alguna vez una mujer sin nombre y sin cara más injuriada?

No sabemos quién es ni nada sobre ella. Pero sabemos cómo es su hijo y sabemos que ella participó en su terrible abuso, y que un niño rubio de ojos azules fue dañado por la persona que tenía que haber luchado para protegerle.

Y ahí tenemos a Karen Matthews, la madre de Shannon, cómplice del secuestro y encarcelamiento de su propia hija para ganar dinero.

Nos han dicho que la vida de Shannon no comenzó hasta el momento en que fue entregada al cuidado ajeno lejos de su caótica madre que tiene siete hijos de cinco –o quizás seis ya que ha perdido la cuenta- padres.

Su pastosa e hinchada cara tristemente convertida en la imagen del 2008

Y recuerden a Joanne Hill que ahogó a su preciosa hija porque se sintía incapaz de lidiar con la discapacidad de la ñiña.

¿Qué clase de padre destruye a la persona a la más debería querer en este mundo porque no es perfecta?

Si acabases de aterrizar de otro planeta podrías ser perdonado por pensar que madres era una palabra diabólica.

Pero por cada acto monstruoso perpetrado por una madre, hay otro que brilla como un rayo de esperanza.

Otra imagen del pasado año es la de Melanie Jones, madre de Rhys, cuyo control y dignidad frente a la vorágine de ira y dolor fue impresionante.

Mira también a Monica Nickell, madre de Rachel víctima de asesinato, que pacientemente y sin alboroto esperó 16 años para ver al hombre que asesinó a su hijo llevado ante la justicia. Mantuvo la esperanza y triunfó.

Y finalmente Kate McCann, que todavía está buscando a su pequeña Madeleine, determinada a no rendirse nunca o ceder.

Estas, me gusta pensar, son las verdaderas caras de la maternidad de hoy; compasiva serena y sobre todo llena de amor.

Traducción de Mercedes

Comentario de Mercedes: Mi querida Susan Lee, creo que usted olvida que la maternal Kate McCann dejaba a sus hijos tirados en una guardería a primera hora de la mañana cada día de las vacaciones y que solamente pasaba con ellos el ratito del “sandwich” del mediodía y el baño de la noche, para después dejar tirada a su hija de 3 años al cuidado de sus hermanos gemelos de dos, para irse de cena con los colegas.

Después de “perder” a su hija, la maternal Kate McCann, salvo el nombre, no le dijo ni una sola verdad a la policía portuguesa.

¿Es que esta sociedad se ha vuelto loca? ¿Es que usted se cree que somos todos imbéciles? ¿Cómo se atreve a citar a Kate McCann como EJEMPLO de dignificación de la maternidad?

Pídale que vuelva a Portugal con sus amigos para realizar la reconstrucción de los hechos y que le cuenten la verdad a la policía de una vez por todas.

Mientras tanto no nos deshonre a las miles de madres que SI nos dedicamos a defender con uñas y dientes y bienestar de nuestros hijos. Es un verdadero insulto.

Para publicar comentarios: Aquí