jueves, 22 de enero de 2009

Abogado de Leonor Cipriano suspendido de funciones, objeto de un proceso disciplinario por parte del Colegio de Abogados

---

Jornal de Noticias

Faro, 22 enero (Lusa) – El abogado de Leonor Cipriano, Marcos Aragão Correia, fue suspendido hoy preventivamente, a petición del Consejo de Deontología de la sección de Madeira del Colegio de Abogados, dijo a Lusa una fuente de la sección del Algarve de esa asociación profesional.

Marcos Aragão Correia debía participar hoy en el Tribunal de Faro en la continuación del juicio por la supuesta tortura por parte de miembros de la Policía Judiciaria a su defendida, pero se ausentó del tribunal cerca de las 10h20. Preguntado por los periodistas, Marcos Aragão Correia apenas dijo que volvería en 15 minutos.

El abogado de Leonor Cipriano fue notificado hoy por la mañana por un miembro del Consejo del Distrito del Algarve del Colegio de Abogados, Hélder de Sousa, que se excusó de especificar el contenido del proceso disciplinario iniciado a Marcos Aragão Correia.

La notificación tuvo lugar en una sala del tribunal de Faro, antes del inicio de la sesión de hoy del juicio.

Durante la sesión de hoy está prevista la audición de Ana María Calado, director del Establecimiento penitenciario de Odemira, donde Leonor Cipriano se encuentra cumpliendo condena de 16 años a los que fue sentenciada por el asesinato de su hija Joana.

El último día de la sesión del juicio, el 16 de enero, el abogado de Leonor Cipriano, Marcos Aragão Correia, leyó un comunicado de prensa donde informaba que la madre de Joana había revelado nuevos hechos en relación a la desaparición de su hija, documentados y firmados recientemente en la prisión de Odemira, donde encuentra detenida.

Según el abogado, el tío de la niña Joana, João Cipriano, habría convencido a su hermana, Leonor Cipriano, para que entregase a su hija a los cuidados de personas ajenas a la familia, en contrapartida de una ayuda monetaria.

El ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral, confrontado con los nuevos hechos, calificó el día de la última sesión del juicio de “mentiras” las declaraciones que modifican la declaración inicial de Leonor Cipriano.

El proceso sobre la supuesta agresión a Leonor Cipriano por parte de inspectores de la PJ está relacionado con el denominado “caso Joana”, que se remonta al 12 de septiembre de 2004, día en el que la niña, de ocho años, desapareció del pueblo de Figueira, Portimão, Algarve.
Las acusaciones del Ministerio Público contra cinco inspectores y ex inspectores de la Judiciaria surgieron en el marco de los interrogatorios en la PJ de Faro en 2004, momento en que Leonor habría aparecido con lesiones en la cara y cuerpo en la Prisión de Odemira, donde se encontraba en prisión preventiva.

Tres inspectores están acusados por un delito de tortura, un por un delito de falso testimonio y omisión de denuncia y un quito por un delito de falsificación de documento público.

La madre de Joana, Leonor Cipriano, y su tío, João Cipriano (ambos hermanos), están condenados por el Tribunal Supremo a 16 años de prisión cada uno, por los crímenes de homicidio y ocultación del cadáver de la niña.

CCM/ANB

Lusa/Fim

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí