viernes, 30 de enero de 2009

Caso Marta del Castillo - Mi hija no se ha ido voluntariamente

---

El Mundo

La Policía investiga otro ordenador de la familia de Marta del Castillo
'Puede que sí bajara voluntariamente, pero no se fue voluntariamente
Agencias | Sevilla Actualizado viernes 30/01/2009 19:57 horas

Se cumple una semana de la desaparición de Marta. El pasado sábado por la noche, una vecina la vio en el portal de su casa. Después, nada. No se han vuelto a tener noticias de la chica sevillana, de 17 años, y su familia ya ha descartado que se fuese voluntariamente —una de las hipótesis que barajaban inicialmente—. "Alguien la llamó y por eso bajó", ha explicado este viernes Antonio del Castillo, el padre de Marta.

Cuando llegó a casa aquel aciago sábado, Antonio se encontró con el router de Internet encendido, y eso que él lo había dejado apagado. Cree que Marta debió de llegar a casa aquella noche, conectarse a la Red y después bajar a esperar a alguien conocido al portal. "Si la niña estaba abajo en actitud de espera es porque alguien la llamaría al móvil o al porterillo", dijo Del Castillo en la rueda de prensa que ha dado este viernes ante su casa sevillana, en una barriada junto a la estación de tren de Santa Justa.

Ni siquiera el hecho de que la chica llevase encima su DNI, el móvil y las llaves le hace pensar que se fugara. "Lo lleva siempre", explicó el padre. "Puede que sí bajara voluntariamente, pero no se fue voluntariamente. Pongo mis dos brazos", insistió el padre. "Mi hija era muy confiada", explicó Antonio. Incluso proporcionaba a sus amigos sus claves del messenger.

Las calles de Sevilla se han inundado de carteles, los jugadores de los equipos sevillanos han paseado la imagen de Marta en los partidos y sus amigos se movilizan en las redes sociales pero no ha habido noticias de Marta.

Por ahora, explicó Antonio, no saben nada de la investigación policial. Tras su desaparición, la Policía requisó el diario de Marta y su ordenador portátil. Ahora, se han llevado también el ordenador que había en casa de sus abuelos —que viven en el mismo bloque— y que la chica también utilizaba. También ha recogido muestras de ADN de toda la familia.
En busca de un rastro

"Esta chica no tenía ningún motivo para desaparecer por su propia voluntad", ha coincidido Ernesto Cabrera, un especialista en casos de desapariciones, que se ha acercado a Sevilla para ayudar a la familia. Cabrera ha realizado dos batidas con un pastor alemán, Sultán, por la zona donde vive Marta y, según dice, el perro se ha dirigido en ambas ocasiones al mismo lugar, siguiendo un rastro.

"Es un lugar cercano a la casa, una acera en la misma barriada", ha dicho Cabrera, que ha asegurado que tras realizar una tercera batida se pondrán en contacto con la policía.

Lo primero que ha hecho es "descartar sitios". "A la Policía le ofreceré las pistas que encuentre", indicó el cuidador del can. Antonio tuvo que abandonar la rueda de prensa por la emoción.

Para hacer comentarios: Aquí