viernes, 23 de enero de 2009

El madeirense que representa a la madre de Joana, objeto de suspensión, responsabiliza a colega

---

Jornal de Madeira

Abogados del caso Leonor “se pegan”

El abogado de Leonor Cipriano, el madeirense Aragão Correia, acusó, ayer, al abogado de Gonçalo Amaral, António Cabrita, de estar intentando “perjudicarlo” y de ser el responsable de su suspensión preventiva.

Aragão Correia admitió que la notificación de su suspensión preventiva en su actividad como abogado partió del Consejo Deontológico de Madeira, pero subrayó que esto ocurrió por la “insistencia” de António Cabrita (Inciso: No hay nada como se pagado con “moneda propia”… Parece que es más fácil dar golpes que encajarlos)

La notificación tuvo lugar en una sala del Tribunal de Faro, antes del inicio de la sesión de ayer, porque Marcos Aragão Correia, antes de residir en Madeira, aun no había facilitado su residencia de Portimão, donde dice que esta viviendo. “La suspensión llegó de Madeira por la insistencia y por una queja presentada por el Dr. Cabrita, solo eso”, dice Aragão Correia.

La queja de António Cabrita estaría relacionada, según Aragão Correia, con las “amenazas” de este de que iba a procesarlo disciplinariamente por las declaraciones realizadas a su cliente.

António Cabrita negó haber presentado ninguna queja contra Aragão en el Colegio de Abogados como defensor de Leonor Cipriano.

“Respeto a los colegas y nunca he presentado, ni iniciado ningún proceso disciplinario contra el Dr. Marcos Aragão”, dijo a los periodistas.

El intercambio de acusaciones se produjo al margen del juicio del caso por la supuesta agresión a Leonor Cipriano por inspectores de la PJ, retomado ayer, incluso después de la suspensión de Marcos Aragão continuó con dos audiciones más.

Antes, el abogado había acudido al Tribunal para solicitar participar en la sesión a pesar de la suspensión, pero el juez, después de pedirle varias veces a Aragão que abandonase la sala dijo: “el doctor va a salir por las buenas o por las malas de esta sala de audiencias”. Ante la orden, que Aragão calificó de “expulsión”, el abogado salió de la sala y se dirigió a realizar un requerimiento para solicitar la anulación de la sesión del juicio y para pedir la destitución del juez Henrique Pavão del caso por tener “actitudes parciales”.

En cuanto a los testimonios oídos ayer, la directora del Establecimiento Penitenciario de Odemira, Ana María Calado, negó “haber dado orden” o “sugerido” a un subordinado que alterase un informe sobre la supuesta agresión a la madre de Joana, mientras que Rosa María da Silva, especialista en Medicina Legal, dijo que las lesiones que Leonor Cipriano presentaba en las fotografías habrían sido hechas en dos momentos distintos, pudiendo ser el resultado de una caído o una agresión.

Traducción de Mercedes

Para publicar comentarios: Aquí