miércoles, 25 de febrero de 2009

Caso Marta del Castilla - Aunque no aparezca el cuerpo de Marta se podrá ir a juicio y condenar a los sospechosos

---

ABC Sevilla

Gonzalo Amaral - Ex inspector de Policía Judicial y coordinador del caso Madeleine

POR BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL. ALGARVE

El ex inspector de la Policía Judicial de Portugal Gonzalo Amaral coordinó durante cinco meses el caso de desaparición de Madeleine McCann. Fue apartado de la investigación cuando su equipo recogía indicios que apuntaban a la implicación de los padres en la ocultación del cadáver. Pidió la jubilación anticipada para poder publicar un libro sobre el caso, Su experiencia en la desaparición de menores y la relación de proximidad que tiene con España (vive en el Sur de Portugal), le llevan a seguir de cerca casos como el de Marta o como el que fue en su día el de Mari Luz. Cree que la Policía española está trabajando muy bien y considera esencial haber realizado la reconstitución del caso. E insiste en recordar, aunque en general se cree lo contrario, que los sospechosos del caso pueden ser condenados aunque el cuerpo de la joven sevillana nunca aparezca.

ABC - ¿Ha seguido el caso de Marta?

Gonçalo Amaral - Casi no se ha sido seguido por la Prensa portuguesa, pero al estar en el Sur de Portugal consigo ver los canales españoles. Estuve en Madrid poco después de la desaparición y pude seguir bastante lo ocurrido. El hecho de ser una adolescente, aunque menor, lo diferencia a otros de desaparición de niños. Pero el trabajo policial es idéntico al de otros hasta que se coloca la hipótesis sobre el sospechoso. Ahora el problema es la aparición del cuerpo. Hay un mito en las sociedades de que sin el cuerpo de un homicidio o desaparición nadie puede resultar culpado. Pero ocurre muy al contrario de lo que la gente piensa, sí se puede culpar. Lo que los policías españoles están haciendo es lo que nosotros hicimos con el caso Maddie y lo que se hace en otros países: recoger el mayor número de indicios y tener la investigación cerrada en términos de pruebas, sean testimoniales, confesiones o materiales. De tal forma que incluso sin que haya cuerpo puedan tener indicios suficientes para llevarlos a los Tribunales y condenarlos. Realizaron una reconstitución de los hechos, algo crucial para este tipo de investigaciones. Es lo que intentamos hacer con los McCann y no conseguimos.

¿Cree que podrán encontrar el cuerpo de Marta?

Es muy complicado, sobre todo por todas las lluvias que hubo entonces. En el caso de Mari Luz tuvieron mucha suerte.

¿Es normal descubrir a las personas que cometen los crímenes por la contradicción de sus declaraciones?

Los policías partimos casi de cero, lo único que tenemos es la desaparición. La gran dificultad al comenzar es saber si la persona desaparece por su libre voluntad, en este caso al tener 17 años podía ser muy probable, o si es por intervención de terceros. Incluso en el caso de Madeleine, también podía haber sido la propia niña la que salió sola de la casa y después se perdía. Después de conocer la relación del grupo familiar y de amigos con los últimos pasos realizados por la persona desaparecida, se va a escuchar a esas personas como testimonios y al final de ese día seguro que encontraron contradicciones. Debieron por tanto sacar sus conclusiones y apuntar en cierto sentido. Los pequeños pormenores son muy importantes. Por lo que la Policía ha dicho de los indicios que tiene y por la reconstitución de los hechos, no tengo duda de que están calculando todo por si el cuerpo no aparece. Y no tengo dudas que se irá a juicio y que le condenarán. Es difícil investigar sin cuerpo, hay que producir casi las pruebas. Hace falta ir un poco más atrás para encajar las piezas. La reconstitución tiene otro efecto importante. Es la reacción de las personas cuando se la pone en contacto con una contradicción. Cuando hablas puedes concentrarte mejor en mentir, pero al estar en movimiento puede fallar la mentira. Puede llevar a la confesión y por tanto ellos escaparon.

Considera por tanto esencial la reconstrucción de los hechos.

La reconstrucción no es considerada una declaración del sospechoso. Las declaraciones que realizan durante la instrucción del sumario, después, cuando llega el juicio, si las personas callan no tienen tanto valor. Pero es posible ir a buscar datos porque no son declaraciones, son actos realizados ante un juez o el ministerio público. Tienen mucho valor y normalmente son grabadas y fotografiadas. Es algo que se debe hacer lo antes posible, no dejar para muy tarde. En el caso de Madeleine quisimos hacerlo pero hubo muchas objeciones al respecto, porque existía mucha prensa detrás de nosotros y se pensó hacer después, algo que nunca pasó.

En la desaparición de Mari Luz el cuerpo acabó siendo de igual forma lanzado al agua. ¿cree que ocurrió lo mismo con Madeleine?

Es especular. Nosotros fuimos apartados de la investigación en una fase en la que estábamos intentando entender las circunstancias en las que se había dado la desaparición. Y existía un entendimiento en cuanto a la muerte tanto por la Policía lusa como por la inglesa. Era necesario trabajar bien una serie de datos, como el hecho de que el coche alquilado 23 días después de la muerte tenía restos de sangre, necesitábamos saber si tuvieron acceso a otras casas, o a un arcón frigorífico donde pudieron conservar el cuerpo. Como cortaron la investigación nos quedamos sin saber lo que ocurrió con el cuerpo. Aunque todavía hay forma de llegar a la verdad, y pasa por los padres.

Cuando desapareció Mari Luz hubo quien relacionó los dos casos, ¿le ocurrió lo mismo?

No, nunca. Ya estaba fuera de la investigación del caso Madeleine, aunque como estaba trabajando en Faro colaboramos con la Policía española. Trabajaron muy bien. Incluso si no hubiesen encontrado el cuerpo hubiesen detenido al asesino. Y fue el primer sospechoso apuntado por el tío de Mari Luz. Seguí el caso pero no lo relacioné a pesar de que el matrimonio McCann y algunas personas quisieron realizar un cartel en conjunto, lo cual fue rechazado por la familia de Mari Luz. Los casos eran diferentes, Mari Luz estaba en la calle y Madeleine en casa. Además el contexto en sí fue diferente.

En estos casos se habla mucho de lo que debe hacerse desde el Gobierno. ¿Piensa que se siguen los pasos correctos?

Es muy complicado saber lo que se debe hacer y hasta qué punto responsabilizar a los Gobiernos. Existe la alerta amarilla a la que los McCann se quisieron conectar, pero depende de la UE. Vivimos en un espacio sin fronteras y nadie que rapta un menor viaja con él manteniendo la misma imagen. Esa alerta puede presionar al raptor (si existe) y eso le puede llevar a matar a la víctima. Recuerdo una vez en Marbella en un seminario que hablé con colegas españoles para intentar entender cómo funcionaba el sistema de justicia, en términos de tribunales. En España hay una confusión que nadie entiende. Creo que por esa pirámide que no se consigue construir, no se llegó a realizar aquella divulgación de mandato de captura del autor de la muerte de Mari Luz que nadie sabía. Casi ni la propia policía tenía conocimiento de que aquello existía en un tribunal. Tiene que ver con la «desorganización» del sistema español. Portugal es más pequeño, por lo que su tamaño ayuda a poder estar más organizados en términos de tribunales.

¿Está obsesionado con el caso Madeleine?

No, no lo estoy. Mi preocupación es conocer la verdad. Pero tengo otras cosas en las que pensar. Me siento frustrado de no haber conseguido continuar la investigación y haber llegado más lejos.

Para hacer comentarios: Aquí