martes, 10 de febrero de 2009

La Policía desarticula una red mundial de pedofilia

---

El Mundo

MADRID.- La Policía ha desarticulado 62 comunidades de Internet de distintas partes del mundo -foros o portales utilizados para el intercambio de opiniones o fotografías- en las que pedófilos se enviaban imágenes y vídeos de bebés violados.

Las investigaciones, que se han desarrollado durante casi un año, han llevado a la detención de seis personas en España, acusadas de distribución de pornografía infantil, un delito que está penado con hasta ocho años de prisión.

Según informó la Dirección General de la Policía, la investigación ha sido llevada a cabo por la Brigada de Investigación Tecnológica, cuyos agentes han detectado 2.870 conexiones de usuarios de Internet, localizados en 40 países, entre ellos España.

En los registros practicados han sido intervenidos, además, 37 discos duros, cuatro ordenadores portátiles y 507 CD y DVD's.

Las informaciones obtenidas a partir de las investigaciones desarrolladas por la Policía están permitiendo practicar detenciones en toda Hispanoamérica, Rusia, EEUU, Suiza, Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, Filipinas, Francia, Holanda, Hungría, Islandia, Israel, Italia, Noruega, Papúa, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumanía, Sudáfrica, Suecia, Turquía, Japón y Taiwán.

Cuando los agentes tuvieron conocimiento de estos grupos on-line, procedieron, en colaboración con Microsoft, al cierre de estas comunidades e intentaron localizar a los usuarios que forman parte de las mismas.

Torturas

En la operación ha sido fundamental, según la Policía, la colaboración ciudadana aportada a través de las líneas de denuncia facilitadas por la Policía, además de ONG de protección a la infancia.

Entre las 62 comunidades eliminadas, se encontraba una denominada Shoony Forever, otras dos llamadas Los nios y Xalapa, en las que se publicaban imágenes de abusos sexuales a niños y niñas de ocho a 14 años. En todas ellas habrían participado españoles.

Lomaspajita345 es la comunidad, según la Policía, en la que se intercambiaban imágenes pornográficas de niños más pequeños, niños y niñas menores de seis años e incluso bebés. Las imágenes reflejaban torturas, prácticas sádicas y eran especialmente degradantes.

Para hacer comentarios: Aquí