sábado, 21 de marzo de 2009

Caso Madeleine McCann - El laboratorio “pertenece” al Gobierno

.

TVI24.pt

El envío, a un laboratorio inglés, de los vestigios recogidos en el apartamento y en el coche no sorprende a Tony Bennett

Por: Patrícia Pires

“Si las autoridades portuguesas no tienen medios, no veo mal que se pida ayuda. Incluso porque fueron los perros enviados de Inglaterra los que detectaron el olor a cadáver y sangre”. Aunque, reconoce que hubiese sido mejor enviar el material a un laboratorio en Holanda, conocido por ser especialista en ADN “low copy”.

Además recuerda que el laboratorio inglés –Forensic Science Service (FSS)- es “propiedad” del ejecutivo británico y que “hay quien sugiere que los resultados fueron influenciados por presiones”.

Nueva ley

Bennett también promovió una petición, entregada al gobierno británico, para que sea creada la Ley Madeleine: “Todos los padres que dejasen a sus hijos, menores de 12 años, solos –sin motivo plausible y razonable- pueden ser acusados de la comisión de un delito grave”.

La mayor lección que se extrae del caso Maddie es que “los niños nunca deben ser dejados solos” y de ahí su propuesta, afirma a tvi24.pt. Ante la ley, el gobierno está obligado a responder a las peticiones con más de 200 firmas y la suya sobrepasaba las 700. Aun a la espera de respuesta deja un llamamiento: “En el Reino Unido muchos niños son dejados solos. Es necesario detener este problema creciente”.

Uno de los temas abordaos en el libro de este abogado está relacionado con la relación del Gobierno británico en el caso. Aun en mayo de 2007, como Ministro de Economía, Gordon Brown, que asumió el liderazgo del ejecutivo después de la salida de Tony Blair, habló varias veces con los McCann y pidió a la policía portuguesa que divulgase la descripción del raptor realizada por una de las amigas del matrimonio.

“La función del Ministro de Economía es ayudar al desarrollo de la economía en el país. ¿Por qué mostró un interés personal en este caso?”, pregunta. Esto sin olvidar que el “ejecutivo inglés envió a Clarence Mitchell al Algarve, para ayudar a los McCann con los medios de comunicación. Mitchell lideraba la Unidad de Monitorización de los Medios, unidad que monitorizaba y controlaba todo lo que era publicado en los medios”.

Las dudas persisten. “Si solo estábamos ante el rapto de una niña de tres años, ¿por qué fue enviada la persona que lideraba la maquinaria de propaganda del Gobierno? Y, ahora, ¿por qué Gordon Brown, cuando ya era primer ministro, hizo una visita especial a la policía de Leicestershire, tres días después de que los McCann fueron nombrados arguidos?

Tony Bennett no teme que Gerry y Kate presenten una demanda criminal contra él, aunque admite la posibilidad. Incluso así, recuerda que envió “a los abogados del matrimonio una copia del libro”, afirmando que “alteraría los hechos que ellos pudieran probar eran erróneos”. Hasta el momento no se han puesto en contacto con él.

La Fundación Madeleine

A finales de 2007, Tony Bennett creó una Web llamada “The Madeleine Foundation” un enlace externo que, en última instancia, intenta buscar la verdad de lo que le sucedió a la niña. En la página Web apela a la ayuda y donativos del público en general, aunque resalta a los lectores que no tiene nada que ver con la página Web de los McCann. Preguntado por tvi24.pt sobr cuánto dinero reunió y cómo lo gastó, la respuesta es dada sin miedo.

“Recibí 350 euros de subscritores de la Web; 1.418 euros en donativos y 4.442 euros de la venta del libro”. En todo, ya he reunido 6.212 euros. “Hasta el momento gasté 244 euros en la creación y mantenimiento de la Web en Internet; 1959 euros en correo y encargos; 3.255 en la impresión de los libros y 191 euros en la impresión de un folleto sobre Clarence Mitchell”. El gasto total es de 5.650 euros. “Me quedan 557 euros que deben ser utilizados en una nueva edición del cuadernillo.”

Del libro de Gonçalo Amaral, confiesa haber leído un pequeño resumen disponible en Internet, aunque dice compartir con el ex investigador la misma teoría: “Madeleine habría muerto en el apartamento”.

Traducción de Mercedes