miércoles, 11 de marzo de 2009

Caso Madeleine McCann - McCann muerde la mano que ayudó a pagar su hipoteca

---

¡On Global Trends

A Gerry McCann, cabeza de las Empresas Madeleine McCann, se le permitió hablar ayer por sí mismo en vez de a través de un muy bien pagado portavoz familiar. Dirigiéndose a los diputados del comité de Cultura, Medios de comunicación y Deporte, volvió su muy publicitada ira sobre unos medios de comunicación que de hecho se han desvivido para proteger y canonizar a los McCann como paragón de responsabilidad parental.

Los complacientes medios británicos han esparcido sobre McCann y su ahora extrañamente solitaria esposa, el veneno que habían dirigido a otros padres que tomaron una decisión consciente de dejar a sus hijos sin atención mientras ellos salían a beber – y quienes en algunos casos, han sido encarcelados por hacerlo después de ocurrir una tragedia predecible.

No obstante, eso no detuvo a McCann cargado de pretensiones de superioridad moral e hipocresía, afirmando que la cobertura mediática dañó e hirió al resto de su familia.

Desde el mismo momento en que se denunció la desaparición de Madeleine, el Team McCann entró en acción. Se hicieron llamadas, se pidieron favores y McCann creó un grotesco circo mediático desatado. Se publicaron y distribuyeron escabrosos titulares sobre Robert Murat – de hecho en una etapa McCann llevó el titular de un periódico que apuntó con el dedo a Murat, a la página principal de su blog. Como siempre, hay unas reglas para los McCann y otras muy distintas para la, tal como dijo McCann en el pasado, “gente corriente”.

Fue la saturación de la cobertura mediática y la glorificación de los McCann lo que ayudó a recaudar casi 2 millones de libras para el dudoso y controvertido Fondo Find Madeleine, durante los primeros diez meses después de que la pequeña Madeleine desapareciera sin dejar rastro. Los McCann, junto con su familia y amigos quienes administran su fondo, se deleitaron con la cobertura mediática y aprovecharon todas las oportunidades para mantener la historia viva entre el público. Además de utilizar el fondo para pagar la hipoteca de su casa de lujo, se gastaron 23.573 libras en la gestión de la campaña que se cree incluye el salario de la portavoz temporal de los McCann, Justine McGuinness y los gastos de la agencia de RP.

Más de veinte meses después de la desaparición de Madeleine, los McCann todavía tienen un portavoz para los medios – el hombre que habla en su nombre incluso cuando la hija a la que ellos traicionaron es blanco de trucos pornográficos expuestos públicamente y bromas enfermizas. El porqué necesitan los padres de una niña desaparecida, un portavoz y una maquinaria mediática bien engrasada para hablar en su nombre, todavía no ha sido explicado satisfactoriamente. La mayor parte de los padres en esa situación son capaces de expresar sus sentimientos bastante adecuadamente sin la ayuda de extraños.

Dirigiéndose al comité, McCann sacó el slogan tan bien conocido por aquellos que osan hablar contra los padres negligentes. Dijo que muchos tenían “demasiado tiempo entre manos”, añadiendo: “Siento pena por esas personas que tienen la necesidad de hacer eso (escribir comentarios abusivos y sin fundamento) y claramente falta algo en esas vidas.”

¿Cuántas veces han aparecido esas palabras en las bandejas de entrada de respetables blogueros y en los foros de los periódicos? Bueno Gerry, a tí si que te falta algo en tu vida – una hija. Está “desaparecida” por tu deliberada negligencia y la de tu mujer. Este es el motivo por el que personas como yo no vamos a jugar el Juego McCann Oficial.

Es interesante ver que los medios extranjeros también han publicado artículos mordaces sobre los McCann. En Portugal, España, Philadelphia. Aunque los McCann solo han demandado a grupos mediáticos británicos, quizás, siendo conocedores de que estarían más abiertos a un acuerdo sin luchar, que sus homólogos en el extranjero – algunos de los cuales agradecerían encontrarse en un tribunal con los McCann y su costoso ejército de abogados, portavoces y directores perspicaces.

McCann no menciona que como resultado de la cobertura mediática de inspiración McCann, las vidas y privacidad de personas inocentes incluidos los niños, fueron objeto de un intenso y despectivo escrutinio de los tabloides.

Una familia marroquí inocente fue vilificada y denigrada por su pobreza, después de uno de los muchos “avistamientos” de Madeleine. No fueron las únicas víctimas de la histeria mediática de promoción McCann. Muchos niños y familias inocentes fueron acosadas y vieron datos de sus vidas publicados a la vista de todos. Mientras todo esto pasaba, los McCann se sentaron en la Mansión Rothley y ni dijeron ni hicieron nada para pararlo.

McCann se quejó de que Madeleine se había convertido en una “mercancía”. Aunque fueron los McCann en persona quienes fueron responsables de convertir a Madeleine en una empresa comercial completa con pulseras chabacanas, camisetas e imágenes que podías descargarte al móvil – todo vendido tanto dentro de la página gestionada por un amigo de la familia, a quien se le pagaron 30.000 libras del fondo por hacerlo, como fuera de ella. Callum, el amigo de Philomena McCann (los cerebros detrás de la masiva campaña vía email), incluso aprovechó la oportunidad de dirigirse a otras familias de niños desaparecidos, para ofrecer sus servicios.

Pero quizás había otras razones detrás de la aparición de ayer ante un comité parlamentario. McCann dijo que con “el panorama mediático cambiante” de hoy día la autoregulación era algo que los medios de comunicación necesitaban mejorar. “Yo no estoy personalmente seguro de si la autoregulación se está manteniendo al día con la tecnología y es algo que necesitarán tratar durante los próximos meses y años.”

No hay nada que pudiera gustarle más al Sistema Británico que ser capaces de controlar a los medios de comunicación – especialmente a los nuevos medios.

No sería la primera vez en este triste caso que Madeleine fuese utilizada como un instrumento para otras agendas.

Escrito y Publicado por Mike Hitchen

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí