jueves, 19 de marzo de 2009

Caso Madeleine McCann - Un caso que necesita tener respuesta

.

El desafío a los McCann de un millón de dólores

La primera vez que tuve conocimiento del caso de Madeleine McCann, fue en septiembre de 2007. Vi un informe en CNN indicando que los padres eran sospechosos de matar a su hija. No fue una sorpresa, porque en la mayoría de los casos en que un niño muy pequeño desaparece los padres o tutores están involucrados. No puedo decir que me tuviera mucho interés en este caso hasta hace muy poco. En mi empresa (Real Estate) tengo uno o dos contactos en Inglaterra. La semana pasada uno de estos contactos me envió una copia de una carta y un libro “Que le sucedió realmente a Madeleine McCann” que muestra que el Sr. y la Sra. McCann nunca fueron acusados de ningún delito, ni siquiera de abandono de los niños, a pesar de las pruebas contundentes. Muchos creen que esta situación fue el resultado directo de la interferencia de los medios de comunicación británicos y la maquinaria política.

No sé usted, pero a í no me gusta cuando los adultos hacen daño a los niños. Peor aún, no me gusta cuando le hacen daño a los niños y, a continuación, mienten sobre ello. Mucho peor aún, cuando le hacen daño a los niños y, a continuación, mienten sobre ello y, después, son protegidos por los políticos. Me han contado lo suficiente sobre de los padres de Madeleine McCann para decidir pasar algún tiempo haciendo mi propia investigación. Lo que encontré fue sorprendente.

Estas personas han sido protegidas por un grupo de políticos británicos entre ellos el Primer Ministro Gordon Brown y aquellos cercanos a él, incluyendo un spin doctor, el Ministro de Asuntos Exteriores, un portavoz del gobierno y el ex Primer Ministro Tony Blair. Esto sería como enviar a Barack Obama, Hilary Clinton, Robert Gibbs y George Bush, y vamos a añadir a Bill Clinton para ser justos, para ayudar a los padres de Jon Benet Ramsey para proporcionar una buena campaña de RP, para manipular la cobertura de los medios en su propio beneficio y para interferir en la investigación policial.

No sólo eso, sino que los políticos de los dos partidos de la oposición británica y los miembros británicos del Parlamento Europeo también aportaron su apoyo público a los padres de Madeleine McCann, incluso cuando eran sospechosos oficiales. Los McCann fueron reclutados como embajadores de la protección de la infancia por los miembros británicos del Parlamento Europeo. Apareció en escena Gordon Brown, hablando directamente con el Primer Ministro portugués. El jefe de la policía portuguesa a cargo de la investigación fue burlado y amenazado por los británicos, y después quejándose de la interferencia fue despedido. No es de extrañar que los portugueses (en virtud de los ataques de toda la fuerza de la maquinaria política británica y de su prensa sensacionalista decidida a retratar a los portugueses como incompetentes y de paso arruinar su turismo) levantaran las manos y dijeran: "¿nos damos por vencidos?”

Cuando ves eso y miras a los McCann, tiene que preguntarse: ¿qué diablos está pasando? ¿Cómo puede alguien creer esta pareja ni por un segundo? Todo apunta a que son culpables. La lista sigue y sigue, desde la madre que se niega a responder las preguntas de la policía, diciéndole a los medios de comunicación que se sometería a una prueba del detector de mentiras y luego negándose, alegando que las persianas habían sido forzadas cuando claramente no era así, sujetando una gran camiseta con la imagen de su hija sobre ella mientras mostraban una sonrisa de oreja a oreja, jugando al tenis y corriendo, mientras otros buscaban a su hija, diciendo lo bien que dormían solo unos cuantos días después de la desaparición de Madeleine, convirtiendo defecto en el ojo de su hija en un logotipo para ganar dinero y la utilizando ese dinero para pagar su hipoteca, negándose a participar en la reconstrucción de la policía (su spin doctor dijo que sólo harían una reconstrucción si se trataba de un programa de televisión), sonriendo y riendo cuando desconocen que las cámaras de televisión aun estaban grabando después de lanzar falsos llamamientos emocionales.

Todas estas cosas tienen que ver con su comportamiento, pero después también está la evidencia forense, olor a sangre y muerte encontrados por los perros, en su coche y en su apartamento. Todos los marcadores de ADN apuntan a Madeleine. ¿Por qué olían a cadáver las llaves del coche de la Sra. McCann?¿Por qué olía a cadáver el peluche de Madeleine? ¿Por qué lavó Kate McCann el juguete? ¿Por qué fue limpiado clínicamente el apartamento? ¿Por qué se reorganizó el mobiliario? ¿Por qué no hay pruebas forenses para apoyar la historia del secuestro? La historia del secuestro en si misma tiene más agujeros en una esponja de baño. Un niño ha desaparecido y todo apunta a los padres. ¿Por qué han atraído tanta adulación y la protección de los políticos en Gran Bretaña y los medios de comunicación británicos? ¿Qué es tan especial sobre de ellos?

Imagine un escenario en el que un niño ha sido secuestrado por un maníaco que andaba suelto. Si estuviera robando niñas de sus camas, podría apostar que no lo está haciendo solo para darles un helado. Probablemente sea un pedófilo y ese niño sufrirá del modo más horrendo y doloroso antes de ser asesinado o dejado para morir, aunque Gerald McCann sigue diciéndonos que no hay ninguna razón para pensar de Madeleine ha sido dañada. Tal vez el monstruo que había estado observando, espiando cada uno de sus movimientos, observando cómo los negligentes McCann dejaban a sus hijos solos cada noche para ir al bar con sus amigos. Entonces la bestia ataca y “whoosh” ha desaparecido un niño y no queremos pensar en las cosas obscenas que podría hacer con ella.

Ese es el escenario se supone que tenemos que creer. Ahora ¿qué pasa con los otros niños? ¿Qué haría cualquier otro padre en esa situación con sus otros hijos? Serían mucho más protectores. No querrían perder de vista a sus otros hijos. Pero no el Sr. y la Sra. McCann. Les faltó tiempo para volver a llevar a los gemelos otra vez a la guardería, donde la bestia podría atacar de nuevo en cualquier momento, mientras ellos continuaban con sus actividades vacacionales, incluido el jogging, tenis y viajar alrededor de Europa. “Whoosh” y podría desaparecer otro niño.

¡Venga ya! Si cualquier padre pensase realmente que su hijo había sido secuestrado después de haber sido dejado solo, estarían llenos de remordimientos, culpa y miedo. La paranoia sobre la seguridad de los demás niños lo consumiría. Tendrían miedo de dejar solos a los otros niños de nuevo. Lo último que harían sería dejar a sus gemelos de dos años a la intemperie para que la diabólica criatura azotase de nuevo. Sería como ver a tu hijo siendo devorado por un cocodrilo, porque lo dejaste vagar demasiado lejos del grupo turístico en los pantanos de Luisiana y, a continuación, tirararas a los otros niños delante de sus mandíbulas como si fueran trozos de carne cruda. Ningún padre lo haría, a menos que, por supuesto, no creyeran realmente que un secuestrador de niños anduviera suelto, en cuyo caso toda la historia sobre un secuestro solo sería una sarta de mentiras.

Déjenme hablarles sobre otra historia McCann que es una sarta de mentiras. Una mujer llamada Gail Cooper estaba de vacaciones en Portugal antes de que los McCann llegaran y vio a un hombre. ¡Wow! ¡Alguien vio a un hombre! Sólo los McCann y su equipo mediático podría convertir esto en una noticia importante. Incluso escenificaron un falsa llamamiento policial con una impresión de artista de un hombre para la obediente prensa sensacionalista británica., con su spin doctor haciendo el papel de portavoz de la policía. No había nada que sugiera que el hombre era un secuestrador de niños. Nada. La policía nunca sospechó de él. La policía nunca lo buscó. La policía nunca tuvo ninguna prueba contra él. Sabían que era una táctica de despiste. No había nada que indicase que el hombre tuviera algo que ver con este caso. Nada.

Entonces, ¿por qué Gerry McCann afirma en su página web que el hombre es el "posible secuestrador de Madeleine?" No es probable. Para ser probable tendrían que existir pruebas. Por lo tanto, es una mentira. Y si es una mentira, ¿por qué es una mentira? Sólo puede haber una razón. Gerry McCann quiere hacernos creer que un hombre inocente se llevó a su hija. No puede estar interesado en que nosotros encontremos la verdad. No puede estar interesado en encontrar a Madeleine. Esto me lleva a mi desafío de un millón de dólares.

Tom Franks

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí