martes, 7 de abril de 2009

Caso Madeleine McCann - Clarence Mitchell disfruta con los desempleados de Praia da Luz

Gazeta Digital


La excrecencia rosa que repta tras los McCann ha decidido divertirse con los trabajadores portugueses del Ocean Club, despedidos debido a la difícil situación económica de la empresa, en el marco del supuesto rapto de Madeleine McCann. Con su estilo petulante y racista, el portavoz regiamente pagado para proteger al matrimonio de padres negligentes ridiculizó a los trabajadores que se quedaron sin empleo, afirmando que “una o dos de esas personas (personal del Ocean Club) apuntaron a los McCann con el dedo (por la pérdida de sus respectivos empleos), y que habían dicho que pensaban en procesarlos. Sin querer menospreciarlos, tengo serias dudas de que tengan éxito”, como dice esta noticia. Ya había visto bosta de muchos colores. Rosa, es la primera vez. Pero la verdad es que, sea cual sea el color de la bosta, huele igual.

Publicado por Paulo Reis

Traducción de Mercedes