jueves, 30 de abril de 2009

Caso Madeleine McCann – Nuevas pistas en el aire después de la desaparición

TV 7 días – Edición impresa


Crimen sin castigo

Madeleine desapareció y los autores del delito continúan impunes. Para las autoridades portuguesas, el caso parece cerrado, aunque sin cuerpo ni castigo, el pueblo no descansa y quiere hacer justicia con sus propias manos. TV 7 Dias tomó el pulso al enfado de Luz, un pueblo “ensombrecido”, donde ya nada es como antes.

Nunca antes un niño fue tan ávidamente buscado. Madeleine McCann desapareció del apartamento 5A del Ocean Club, en Praia da Luz, Lagos, la noche del 3 de mayo de 2007, aquellos que se empeñaron en recuperarla, los días siguientes a la tragedia, apuntan ahora el dedo hacia los padres, que ya no conmueven ni convencen. Para el pueblo, Maddie está muerta y enterrada… a manos de sus progenitores. Es, este crimen sin castigo, genera un enfado que se alimenta en la tesis del ex investigador, Gonçalo Amaral.

En vísperas del segundo aniversario de la desaparición de la hija mayor de Gerry y Kate McCann, el documental Maddie – La Verdad de la Mentira, basado en el libro del ex coordinador de las búsquedas, es más leña para el fuego de la indignación que arde en Praia da Luz. El documental emitido en TVI, fue visto por más de 2,2 millones de personas. Ahora, TV 7 Días estuvo en el escenario del crimen y sintió el rechazo que Gonçalo Amaral tilda de “desagradable sensación de impunidad”.

Nuevos datos para reabrir el proceso

La policía portuguesa cerró el caso, pero ni el pueblo ni el ex investigador bajan la guardia. Después del silencio inicial, la población del Pueblo de Luz comienza a hablar del asunto sin pelos en la lengua y el ex coordinador de la búsqueda encuentra nuevas pruebas que “obligarán a que el proceso se reabra”, anuncia.

Gonçalo Amaral ofrece una idea de lo que viene de camino… “Hay cosas que tenemos que averiguar. Es importante saber cual fue el papel de David Payne (amigo del matrimonio McCann) en esta historia. Él estaba de vacaciones la familia de Maddie cuando desapareció la niña y, después del 16 de mayo (13 días después del crimen), una médica inglesa dijo a las autoridades británicas que, en una ocasión en la que ella y su marido estaban en la playa con los McCann y sus amigos, ese señor había hechos gestos obscenos, de carácter sexual, hacia la niña… Esa médica contó que a David le gustaba bañar a las niñas… Además, él formaba parte del grupo de adultos que iba a vigilar a Maddie y sus hermanos… fue una de las últimas personas en verla viva. Sería importante saber cuánto tiempo estuvo con la niña y lo que hizo, aunque la información sobre las declaraciones de esta señora no llegaron a Portugal hasta octubre, ya ni siquiera estaba abierta la investigación. Esta es una de las muchas cosas importantes que fueron ignoradas. Alguien hizo creer que no sabía nada de esto…”

TV 7 Días fue al lugar del crimen y revela otros detalles importantes sobre el escenario donde sucedió todo. Recorrimos la distancia que separa el restaurante donde cenaban los McCann y la habitación donde dormían los niños. A pesar de no se permitidos a tomar imágenes que documentaran el local, se destaca que desde la mesa donde Kate y Gerry comían y bebían con sus amigos es imposible ver la ventana del dormitorio de los niños.

Además: el restaurante Tapas Bar queda en la parte trasera del apartamento y la ventana del dormitorio, así como de la puerta de entrada, están en la parte delantera del mismo. Para llegar desde la mesa a la habitación del dormitorio sería necesario salir de la zona del patio interior del Ocean Club, descender unos peldaños, atravesar la recepción, dar la vuelta al bloque de apartamentos, entrar en un corredor… se tarda de seis a siete minutos en recorrer todo el trayecto. Acrecienta que todas las farolas de la fachada principal estaban fundidas desde hacía dos años, por lo que la oscuridad era total. Desde el lugar donde los padres de Maddie cenaban solo se ve media ventana de la sala de estar y, para llegar hasta ella, sería necesario atravesar el recinto de la piscina y, después, pasar por un muro con arbustos (cerca de 70 metros). Incluso así, quien mirase desde allí no vería ni a Maddie ni a los gemelos, Sean y Amelie, en el lado opuesto de la casa.

De cuerdo con lo que TV 7 Días pudo saber en esta visita al complejo turístico, el esquema de visitas a la habitación de los niños encierra otras curiosidades. Por ejemplo: una persona que ayudó en el caso desde los primeros minutos cuenta que se encontró con una lista con horarios y nombres de todos lo que dijeron a las autoridades había estado vigilando a los niños… “Es extraño que hubieran escrito aquello. Incluso parece una cábala de quien había estado ensayando una teoría…”, avanza esta misma fuente.

¡Al día siguiente vino y marisco!

En Praia da Luz, las opiniones hay opiniones divididas sobre lo que habría sucedido a la pequeña Maddie aquella noche, aunque la gran mayoría cree que murió y responsabilizan a los padres. Casi nadie se levanta en defensa de los McCann. Para Maria Bandeirinha, comerciante del ramo del alquiler de coches, la actitud de los padres es incriminador. “Kate pasó por delante de mi puerta riéndose a carcajadas, con una amiga, días después de que su hija hubiera desaparecido. ¿Qué madre que no sabe donde está su hijo tiene ganas de reír? Mirando atrás, ni siquiera sé cómo consiguió convencer al pueblo que le habían robado a su hija… Basta compararla con la madre de Rui Pedro. Yo no digo nada más, también soy madre y ni por un minuto puedo imaginar la vida, si perdiera a mi hija.” Maria Bandeirinha cuenta que tuvo fotografías de la niña en la ventana, aunque lo retiró todo, cuando dejó de creer en la inocencia de los McCann. “Los demás comerciantes hicieron lo mismo. Estoy cada vez más de acuerdo con Gonçalo Amaral. Él sabe la verdad y, si dice que la niña está muerta, es porque lo está. Kate y Gerry también lo saben. Ya nadie cree que está payasada.”

De una fuente próxima al Ocean Club llegan nuevos relatos sobre el día siguiente a la desaparición de Maddie. “Después de aquella tragedia, todo lo que ellos necesitaban no les fue cobrado. El personal del hotel se desdobló para intentar ofrecerles algún confort, en medio del supuesto dolor” Y continúa: “Cuando llegué a donde estaban al día siguiente, ¡no me lo podía creer! Habían pedido comida y bebida… ¡incluso habían pedido vino tinto y marisco! ¿Quién tiene tanta hambre cuando pierde un hijo? ¿Quién se acuerda de salir a correr todas las mañanas como hacía Kate, o de jugar al tenis con los amigos como Gerry? Incluso la familia que vino no se olvidó el bañador…” TV 7 Días intentó confirmar estos relatos con los responsables del Ocean Club, aunque la impera la ley del silencio en el pueblo.

Juicio público

Para Gonçalo Amaral no habrá descanso mientras este caso no tenga solución. Si hay un crimen… hay culpables. La insatisfacción del ex investigador y también el enfado de la población de Luz. La única diferencia es que el pueblo ya hizo su juicio… La mayoría de los que viven aquí quieren ver a Kate y Gerry pagar por la muerte de su hija. “Es natural que las personas estén enfadadas. Todo el mundo quiere un fin para esta historia. Esa es, de hecho, la única razón que llevó a tanta gente a ver el documental basando en mi libro. La impunidad nunca gustó al pueblo”, reconoce Gonçalo.

Paul, que es propietario de uno de los restaurantes que bordean la bahía de Praia da Luz, es de los pocos que aun cree en la posibilidad de que Maddie esté viva. “Esta historia está mal contada, conducida e investigada. Creo, que los McCann son culpables, aunque no de la muerte de su hija. Son culpables del rapto de la niña, porque dieron a los delincuentes la posibilidad de hacerlo… No se dejan solo a los niños en casa. Creo, que ella está viva, que fue robada y vendida.”

Además, casi todos piensan de manera diferente. La misma persona que ayudó a los McCann, hace dos años, concluía ahora: “Creo que son culpables. Estaba con ellos y vi todo el teatro que hacían… Estaban siempre con buena cara y solo estaban cabizbajos cuando llegaban los periodistas. Al principio, las gente creyó en ellos, sufrió por su pérdida y fue solidaria aunque, en la actualidad, si pudieran, harían justicia con sus propias manos. Aun ahora, cuando vino Gerry aquí, fue abucheado en la calle y si la gente pudiera hubiese terminado con él.” Maria Bandeirinha añade: “Algunas veces, sería bueno poder aplicar la justicia popular. Es más rápido y fácil. Ya nadie cree una palabra de lo que dicen. Solo tienen apoyo en la iglesia, aunque los padres también saben muy bien lo que pasó aquella noche.

El documental de los McCann

El documental de Gonçalo Amaral aun está en el orden del día, aunque ya hay una respuesta en la calle. A principios de abril, el padre de Maddie volvió al apartamento 5A del Ocean Club con las cámaras de Channel 4, para grabar una reconstrucción detallada de su versión de lo que pasó la noche del 3 de mayo de 2007… “No estuvo hospedado en el Ocean Club, no sé donde durmió y no podía poner los pies en la calle, porque la gente quería darle una zurra…

Después, mandó distribuir unas cartas ridículas, que al día siguiente estaban rotas”, cuenta otra residente de Luz, que nos habló de un ejemplar de la misiva. En cuanto al documental, “debe ser un montón de mentiras”. Gonçalo Amaral está de acuerdo: “Quisiera saber algo sobre el documental. Solo son mentiras.

Ese programa será emitido en Reino Unido, el 7 de mayo, y los canales portugueses luchan para adquirirlo. “En este momento, tal como están las negociaciones, TVI está intentando conseguirlo”, nos dijo una fuente. Mientras tanto, el portavoz del matrimonio británico, Clarence Mitchell, dice a TV 7 Días: “Se está cerrando el trato y creemos que será SIC quien retransmitirá el documental grabado por Gerry. El no está nada contento del hecho de que TVI hubiera emitido el documental de Gonçalo Amaral, que tiene muchas mentiras y errores y, por esto, no está interesado que el documental grabado en Portugal sea emitido en TVI”, asegura el ex asesor del primer ministro británico Gordon Brown.

Es cierto que, a punto de cumplirse el segundo aniversario de la desaparición de Maddie, las aguas se agitan con dos documentales explosivos, el regreso de Gerry al lugar del crimen y las noticias de la debilidad física y emocional de Kate. El fin de este caso parece aun muy distante.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí