miércoles, 1 de abril de 2009

Caso Madeleine McCann - WENDY MURPHY: Pequeñas niñas muertas + drogas = sospecha de pornografía infantil

The Patriot Ledger

QUINCY — Cuando mueren niños –y los padres son sospechosos potenciales- frecuentemente hablamos sobre abuso y negligencia.

Pero cuando se encuentran sedativos en el cuerpo de la criatura o en el escenario del crimen, necesitamos hablar sobre otra cosa, también.

Pornografía infantil.

El FBI ha aprendido mucho sobre el uso de drogas sedantes en la pornografía infantil. Benzodiazepinas como Valium y Klonopin –y alternativas más baratas como el cloroformo- se utilizan habitualmente para mantener a los niños calmados. Muchas de estas drogas causan amnesia a corto plazo de tal forma que la víctima tiene pocos o ningún recuerdo de los hechos ocurridos mientras estaba drogado.

Asusta pensar que CUALQUIERA pudiera hacer algo así a una criatura, pero quédese con esto: Según el Fiscal General estadounidense, la pornografía infantil es una industria multimillonaria y las personas que más probablemente la estén llevando a cabo son los padres de las víctimas.

“Esta “industria” enfermiza no solo destruye almas inocentes –es un “negocio” que amenaza a la vida porque la acumulación de sedantes en el cuerpo del niño puede causar convulsiones letales.

Si vamos a proteger a los niños de esta lacra, tenemos que hablar más abiertamente sobre ello, especialmente durante casos de alto perfil cuando millones de personas están mirando.

Tome las siguientes historias, por ejemplo, aunque debo enfatizar que no hemos sabido nada por parte de las fuerzas de seguridad de si hay alguna correlación entre las muertes de estas pequeñas niñas y la pornografía infantil.

JonBenet Ramsey era una preciosa niña de 6 años teñida de rubio cuando fue entrada muerta en el sótano de su casa. El día que su cuerpo fue encontrado, sus padres contrataron un abogado criminalista y se negaron a participar en un interrogatorio policial por separado. Se emitieron tres órdenes de registro para buscar pornografía infantil, y mientras la policía dijo que nada fue encontrado en la casa, realmente no conocemos los detalles de si se encontró algo en algún otro lugar –o el motivo de que estuvieran buscando pornografía infantil- porque se están reteniendo partes del sumario del caso al público. Lo que SÍ sabemos es que se encontró piña sin digerir en el estómago de la niña y sabemos que se encontró un cuenco con piña en la mesa de la cocina que fue confiscado como prueba, presumiblemente analizada en busca de drogas. Pero no conocemos los resultados porque, nuevamente, el sumario está siendo ocultado. También sabemos que la niña tenía heridas vaginales “crónicas” incluido un himen “erosionado”, lo que muchos expertos dicen es prueba de abusos sexuales anteriores. Cuando los padres accedieron a ser interrogados por la policía, se les preguntó largo y tendido sobre sedantes en la casa, tal como Xanax y Klonopin.

Caylee Anthony era una dulce pequeña niña de dos años cuando “desapareció” de su casa en Florida. Su cuerpo fue encontrado posteriormente y su madre está acusada de su asesinato, en parte porque no denunció la desaparición de Caylee hasta un mes después y entonces mintió sobre las circunstancias de su desaparición. Se encontraron pruebas de descomposición humana en el maletero de su coche –junto a pelo de Caylee y trazas de cloroformo. Las fuerzas de seguridad dijeron que se habían borrado recientemente fotografías de Caylee del ordenador personal de su madre.

Maddie McCann era niña adorable de 4 años que “desapareció” de una habitación de hotel en Portugal mientras estaba de vacaciones con sus padres británicos. El pelo de niña y descomposición humana fueron supuestamente encontrados en el maletero del coche alquilado por sus padres. Las primeras informaciones indicaban que Maddie había sido sedada por sus padres para mantenerla dormida en la habitación del hotel mientras ellos socializaban en un lugar cercano. Los padres contrataron abogados criminalistas y, después de que la madre de Maddie fuese nombrada sospechosa, se negó a contestar las preguntas planteadas por la policía.

No sé si estos casos están relacionados con la pornografía infantil. Pero estoy segura de tres cosas. 1. Sedar a las víctimas es habitual. 2. La pornografía infantil de más valor la representan pequeñas y adorables criaturas. 3. En los tres casos existe la implicación de sedantes y pequeñas y adorables criaturas.

Según el gobierno federal, la demanda de pornografía infantil se ha disparado por la aparición de Internet y continuará subiendo a no ser que hagamos un trabajo mejor reconociendo y hablando sobre este problema cuando lo vemos.

No será fácil –en parte porque estas cosas suceden en secreto, pero también porque nos resistimos a pensar sobre cosas que no sientan bien –y vamos a enfrentarnos a ello- no nos hace sentir bien creer que los padres venden a sus hijos para sexo y pornografía.

¿PERO QUÉ ES MÁS IMPORTANTE? ¿LOS NIÑOS – O LA COMODIDAD DE NUESTRA NEGACIÓN?

Wendy Murphy es una de las principales abogadas en la defensa de los derechos de las víctimas, una analista reconocida a nivel nacional. Es profesora adjunta en la New England Law de Boston.

Traducción de Mercedes
.