viernes, 3 de abril de 2009

Las autoridades de Moldavia investigan una posible red de venta de personas

24 Horas

Cogida traficando con un niño hacia Portugal

Texto – Duarte Levy

Una mujer fue detenida, el miércoles, en Moldavia, cuando intentaba traficar con un niño hacia Portugal, según anunciaron ayer las autoridades de aquel País del Este. Este caso sería apenas la “punta del iceberg” que podría llevar a una red bien organizada de tráfico de menores hacia los países de la Unión Europea, donde los niños son entregados a organizaciones que se dedican al robo y la mendicidad, según pudo saber 24horas a través de una fuente del Ministerio del Interior.

Según ha divulgado la policía, Valentina Marka, de nacionalidad moldava, fue detenida en el aeropuerto de Borispol de Kiev cuando intentaba embarcar, con documentación falsa, en el vuelvo con destino a Lisboa, acompañada por un niño de 13 años.

“Ella alegó que lo llevaba junto a sus padres”, dijo a 24horas el corresponsal en Kiev del periódico ruso “Komsomolskaia Pravda”, añadiendo además que la mujer moldava mantuvo al niño en un apartamento alquilado hasta el momento del embarque hacia Portugal.

La mujer, según fuentes del Ministerio del Interior de Moldavia, ya era conocida por las autoridades como “correo” en el tráfico de menores hacia países de la Unión Europea, un trabajo que le habría costado esta vez cerca de cuatro mil euros – una suma compensada rápidamente con el trabajo de los niños en los países de destino.

Después de la detención de Valentina Marka, provisionalmente por un período de 30 días, la policía moldava detuvo además a otras cuatro personas relacionadas con el tráfico de menores, entre ellas, Igor Bozo, el director de una empresa donde fueron encontrados pasaportes falsos, ordenadores portátiles, fotografías y armas.

Destino y punto de encuentro para el tráfico

Ya en 2007, un Informe Sobre Tráfico de Personas, elaborado en los Estados Unidos, señalaba a nuestro país como “uno de los países de destino y encuentro de mujeres, hombres y niños traficados desde Brasil, Ucrania, Moldavia, Rusia, Rumania y, a menor escala, de algunos africanos”, hechos que eran entre tanto desmentidos por el SEF.

Si bien no existen datos concretos en relación al número de niños llegados de otros países que acaban trabajando como mendigos en las calles portuguesas, diversas asociaciones no se cansan de alertar a las autoridades de la situación, apuntando el ejemplo de otros países europeos donde han sido desmanteladas algunas redes que se dedican a estudiar la mendicidad y el robo.

El sistema es conocido: haga sol o llueva, los niños cumplen un ritual diario recorriendo lugares públicos pidiendo limosna, en cafés y semáforos y quien no lleva dinero no come.

Contactado por 24horas en Kiev, un portavoz del ministerio aseguró que esas redes están ligadas muchas veces a otros tipos de tráfico y delitos y que el recorrido de los niños “solo acaba de empezar” y que los países de la Unión Europea son, en este momento, el destino final de los niños “no tienen otro futuro.”

Además esta semana un bebé de nacionalidad rumana fue recuperado por las autoridades españolas en Nava del Rey después de haber sido vendido por 2.000 euros a un matrimonio que lo quería utilizar para mendigar, un caso que no es único y que ya sucedió también en Portugal (ver caja).

Caja

Tres detenidos sospechosos de compra de bebés

La policía española detuvo ayer a tres personas en la localidad de Nava del Rey, próximo a Valladolid, por su presunta implicación en la compra-venta de un bebé, que se encuentra en buen estado de salud y de edad no precisad, quedará bajo la responsabilidad de los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

La madre biológica de la criatura, una de las detenidas, está actualmente en el Hospital Clínico de Valladolid porque se encuentra embarazada nuevamente. Las autoridades adelantaron que el matrimonio que realizó la compra también ha sido detenido y tenía intención de dedicar al bebé a la mendicidad. Todos los detenidos son de nacionalidad rumana, habiendo comenzado las investigaciones por las denuncias de los vecinos, oriundos del mismo país.

La Asociación de niños desaparecidos quiere ser IPSS

La petición llega a Cavaco y a Sócrates

Al no ver reconocido el estatuto de Institución de Solidaridad Social, la APCD no puede recibir contribuciones privadas.

Texto de Duarte Levy

La Asociación portuguesa de Niños Desaparecidos espera desde hace 16 meses que le sea concedido el estatuto de Institución Privada de Solidaridad Social (IPSS). El presidente de la APCD entrega hoy al Presidente de la República, y al Primer Ministro, una petición de audiencia para denunciar una situación, que considera “ridícula”.

“Queremos preguntar al gobierno, que tutela la Seguridad Social, hasta qué punto se toma realmente en serio esta problemática de los niños portugueses desaparecidos así como el sufrimiento de sus padres,” dice Paulo Pereira Cristóvão, añadiendo que “se le expondrá al Presidente de la República esta situación ridícula porque él, como el mandatario de más alto rango de la nación, y persona que siempre ha demostrado mucha preocupación con esta temática, debería ser informado de lo que está pasando.”

El reconocimiento del estatuto de IPSS permitiría al organismo, que no se beneficia del apoyo estatal, recibir contribuciones privadas, posibilitando a estos la obtención de beneficios fiscales al amparo de la Ley del Mecenazgo. La APCD vive de una campaña nacional de venta de bienes y de las cuotas de los asociados.

Quieren poder recibir donaciones de particulares

Según Cristóvão, la Seguridad Social, sin explicar las razones que justifican el retraso del proceso, alega que “los objetivos de la Asociación no destacan suficientemente la parte social de su acción.”

“No estoy totalmente de acuerdo,” responde el presidente de la APCD, afirmando que “el apoyo a jóvenes y familias referido en la Ley que regula las IPSS se encuentra plasmado y demostrado en la acción de la APCD.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí