sábado, 25 de abril de 2009

Libertad y derechos del niño

Correio da Manhã

Materia de Facto

En tiempos de claveles y odas a la libertad, no nos podemos olvidar de lo mucho que aún está por hacer, concretamente en la protección de los niños. Las leyes penales no protegen a los niños, ellos son dejados durmiendo solos, mientras sus padres se emborrachan con los amigos, cayendo desde ventanas y balcones como fruta madura, o deshidratándose dentro de coche sin que la sanción se produzca.

Cuando la principal fuente de riesgos y peligros está en el interior de la propia casa o seno familiar, la ley parece olvidar un derecho fundamental del niño: la seguridad.

La declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño es clara: “El niño debe crecer amparado por sus padres y bajo su responsabilidad, en un ambiente de cariño y seguridad.”

El delito de exposición o abandono es insuficiente, debiéndose criminalizar la mera negligencia en la guarda, a fin de reconocer y salvaguardar el derecho a la seguridad de los niños. Se acabaron las dudas cuando turistas relajados abandonaron en nuestro país, sin ninguna consecuencia, después de negligenciar durante varias noches la guarda de sus hijos, paseándose, ahora, libremente, por los escenarios de los medios de comunicación.

Gonçalo Amaral

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí