jueves, 7 de mayo de 2009

Caso Madeleine McCann - El libro que acusa a la pareja McCann

L’EXPRESS.fr

REUTERS / Hugo Correia

Gonçalo Amaral, publicó un libro con vitriolo contra la pareja McCann.


A cargo de la investigación de la desaparición de la pequeña Maddie, el inspector portugués Gonçalo Amaral, ha publicado este jueves un libro que acusa a los esposos McCann. Dos años después de los hechos, él sospecha que los padres inventaron un secuestro para ocultar una muerte accidental.

Gonçalo Amaral, el inspector portugués que dirigió la investigación sobre la desaparición de la pequeña Maddie durante varios meses, ha publicado el jueves la traducción al francés de un libro muy a carga contra la pareja McCann.

Apartado en octubre de 2007, por haber criticado fuertemente los métodos de la policía británica, persiste y firma, aunque la Justicia portuguesa haya cerrado el caso: la niña murió accidentalmente en el apartamento de la familia había alquilado.

Aunque no aporta pruebas formales para apoyar su versión, Gonçalo Amaral, declaro en una entrevista a nuestros colegas de Leparisien.fr disponer de "pruebas científicas. Así mantiene que "los perros detectaron un olor de cadáver en el salón y descubrieron un rastro de sangre en el mismo lugar, similar a la del perfil ADN de Maddie".

"Hay que buscar un cadáver"

Además de estas alegaciones, pone de relieve "varias contradicciones en las declaraciones de los McCann y sus amigos". Evoca a una pareja de Irlandeses, que habrían visto a Gerald McCann con un niño en sus brazos la noche de los hechos.

En esencia, el funcionario denuncia a unos padres "negligentes", que habrían puesto en escena un secuestro para ocultar la muerte accidental de su hija.

Aunque lamenta las deficiencias técnicas de la época -no existía ningún procedimiento científico en caso de un niño desaparecido, nos afirma-, él no duda en hablar de instrumentalización "política" del caso al otro lado del Canal de la Mancha ( Nota de Mila = UK).

Interrogado por Leparisien.fr sobre la posibilidad de que Maddie esté todavía viva, Gonçalo Amaral respondió de manera inequívoca: "Lamentablemente, hay que buscar un cadáver."

El domingo, Kate y Gerry McCann se refugiaron en su pequeño pueblo de Rothley, Inglaterra, dos años después de la desaparición de su hija.

Traducción de Mila

Para hacer comentarios: Aquí