jueves, 14 de mayo de 2009

Caso Madeleine McCann – El matrimonio protagonizó una emotiva entrevista con Oprah, emitida por SIC.

TV Mais – Edición impresa

8 de mayo de 2009

La madre de la niña desaparecida no contuvo las lágrimas

Kate y Gerry McCann, los padres de Madeleine, la niña que despareció hace dos años en Praia da Luz, el Algarve, aceptaron conceder una entrevista Oprah Winfrey, anfitriona de uno de los programas de entrevistas con más audiencia en todo el mundo. Fue la primera entrevista del matrimonio en los Estados Unidos y una de las pocas en que Kate McCann se emociona, como vimos esta semana en SIC. Las lágrimas fueron, además, una constante, con la propia Oprah y algunos miembros de los público que no consiguieron controlar sus emociones. Kate dijo a Oprah que sentía que Madeleine aun está viva. Kate lloró en dos ocasiones y Oprah se secó las lágrimas por lo menos tres veces. El ambiente en el interior del estudio era muy triste.

La entrevista de los McCann fue grabada el día 24 de abril y se emitió el día 4 de mayo, en los Estados Unidos y en Portugal, en SIC, exactamente dos años y un día después de la desaparición de Maddie.

Kate hizo varias confesiones durante la entrevista, incluyendo el ritual que mantienen todos los días: “Su habitación está a punto y la espera. Voy dos veces al día y, normalmente, hablo con ella. Voy a abrir y cerrar las cortinas, por la mañana y por la noche, y le digo “hola”. Le digo que seguimos adelante y que vamos a hacer todo lo que podamos para encontrarla”. Siempre con lágrimas en los ojos, la madre de la niña continuó con sus confesiones delante de una Oprah Winfrey atenta y desconcertada. Reveló creer que, en el momento de la desaparición, su familia estaba siendo observada y no negó que, a pesar de la esperanza que mantienen, hay momentos en que piensa en lo peor: “Creo que es natural. Yo sé que la gente solo quiere lo mejor cuando dicen: “No vayas por ahí, no va a ayudar”. Aunque, como madre, esto sucede algunas veces. Hay momento en que me vengo abajo”.

A pesar de estos sentimientos, Kate respondió de esta forma cuando Oprah le preguntó con qué regularidad pensaba en su hija desaparecida:

“No pasa un solo día en que no piense en ella. Siento que Madeleine aun está cerca de mí y viva”.

Los padres de Sean y Amelie –los gemelos dos años más pequeños que Madeleine-, Kate y Gerry revelaron que estos siguen preguntando cuándo va a volver Maddie a casa y que Amelie usa ahora la ropa de su hermana. La progenitora relató además que hay momento en que desearía encontrarse en estado de coma, despertando con su hija a su lado. Las emociones estuvieron más o menos controladas, pero Kate rompió en lágrimas cuando fue enfrentada con una fotografía realizada por los peritos y que se corresponde con el aspecto que Maddie tendría ahora. No reconoció a su hija y, cuando miraba la pantalla, lloró. “No sé quien es esa niña. Solo recuerdo a Madeleine con 4 años, es así como continúa en mi cabeza,” dijo Kate, teniendo ante ella una imagen realizada por ordenador de su hija, ahora con 6 años, con el rostro visiblemente más delgado, aunque con los mismos ojos azules.

Unas de las preguntadas hechas por Oprah Winfrey a Gerry McCann fue sobre el matrimonio y cómo se había resentido este con la tragedia. Sin negar los problemas inherentes, el médico reveló que el apoyo y la esperanza han sido esenciales: “El secuestro de una niña es capaz de destruir cualquier familia. Es una cosa devastadora. Pero hemos tenido mucho apoyo y creo que eso nos ayudó a seguir fuertes y unidos. Obviamente, estamos unidos en nuestro objetivo y en nuestro amor por Madeleine, Sean y Amelie.”


Casos de policía – por Hernâni Carvalho

Todas las contradicciones

Dos años después de haber desaparecido Maddie, lo que más se encuentra dentro y fuera del proceso son medias verdades o mentiras descaradas. La gran paradoja es que los únicos que no consiguen hacer una reconstrucción son las autoridades portuguesas.

Ya han hecho todos una reconstrucción de lo que habría sucedido el 3 de mayo de 2007 en el apartamento 5A del Ocean Club, en Praia da Luz. Hay reconstrucciones para todos los gustos y paladares. Con figurante y sin figurantes, con los McCann y sin los McCann, con especialistas o sin ellos. Desde este ángulo, de aquél y del otro, ya consiguieron todos reconstruir los hechos. Todos, menos las autoridades portuguesas. Es una fatalidad y es un hecho. Sobre la reconstrucción, solo nuestras autoridades fueron impotentes.

Contradicciones hay muchas

Formalmente, Maddie fue vista por última vez a las 17h30 de aquel día, cuando salió de la guardería de mano de su madre, Kate. A esa hora, su padre, Gerry, estaba jugando al tenis. A esa misma hora, todos los que esa noche habían cenado con los McCann estaban en la playa, en el restaurante Paraíso. Los hombres salieron del bar en ese momento y las mujeres un cuarto de hora después. David Payne se corrió para la cancha de tenis, preguntó a Gerry por Kate y Maddie y se dirigió al apartamento 5ª. Según Kate, solo estuvo por allí 30 segundos. Según Gerry, casi 30 minutos. Entro el ocho y el ochenta, apenas una verdad: hasta hoy nadie más ha visto a Maddie con vida. El anuncio de la desaparición fue dado cerca de las 22h00, después de un supuesto ir y venir de Gerry, Matthew, Jane y Kate. Jane Tanner dice que vio a un hombre con una criatura en brazos. Gerry dice que no vio nada, a pesar de haber pasado uno junto al otro, según palabras de amigos…

La mujer de la memoria progresiva

Aquella noche del 3 de mayo, Jane Tanner no informó a nadie de lo que vio. Días después, se acordó. Afirmó que, a pesar de la poca luz, consiguió var que se trataba de un hombre moreno, delgado, cabello oscuro, pantalones de lino beige, zapatos clásicos negros y una criatura en brazos. Meses después, hasta se acordaba del color del pijama y los zapatos de la niña, y meses después, se acordó las facciones del hombre que vislumbró entre la oscuridad, a más de 20 metros de distancia, caminando en dirección a la calle donde vive Murat… Sobre la hora que Jane refiere, cinco miembros de la familia Smith también vieron a un hombre llevar a una niña en brazos en Praia da Luz. Se lo contaron a la PJ y afirmaron que el hombre iba en dirección al mar. La noche de la desaparición, todos los que cenaban con los McCann en el Tapas Bar de Ocean Club habrían de afirmar a la policía que se turnaba para ir a ver a los niños a las habitaciones. Pero, interrogados sobre el recorrido que realizaban, las contradicciones fueron más que muchas. La PJ descubrió el libro donde está escrito y concertado lo que cada uno debía decir a la policía aquella noche. Gerry llegó a afirmar haber tenido un presentimiento de que había alguien dentro del apartamento cuando fue a ver a sus hijos. ¿Alguien abandona la casa con sus hijos dentro sospechando que hay un intruso dentro? Otros afirmaron a la policía que la ventana del apartamento 5 A estaba cerrada (Matthew jura que la vio cerrada cuando él fue a ver a los niños, ), otros afirman que estaba abierta. Las únicas huellas digitales encontradas en dicha ventana son de Kate y revelan que fue ella quien la abrió (las ventanas había sido limpiadas el día anterior…). Días después Jane Tanner identificó a Murat como el hombre que vio con una niña en brazos la noche del 3 de mayo. Meses después, participó en la creación de un retrato-robot que es totalmente opuesto a lo que le describió a la PJ.

Fátima, el Papa y más que hubiera…

Emocionado con la desaparición de Maddie, Scolari propuso que se rezase a la Señora de Fátima. Los McCann aprovecharon la idea y se fueron al Santuario. En menos de tres semanas, estaban dándose la mano con el Papa, en Roma. Clarence Mitchell hizo un excelente trabajo con los chicos de la información y contra-información. Una de las contradicciones más descaradas fue la contratación del sudafricano David Krugel. Los McCann juraban que la niña estaba viva, pero contrataron un especialista en encontrar cadáveres…

En Portugal, el matrimonio siempre tuvo diversos medios facilitados gratuitamente, concretamente un coche. Aunque, 23 días después de la desaparición de su hija, quisieron alquilar uno coche. En el Renault Scenic que alquilaron, fueron encontrados vestigios de sangre de Maddie (dice el informe preliminar del FSS publicado en “Time”). Una vecina informó a las autoridades que dejaban el maletero del coche abierto día y noche. Pero la PJ nunca entrevistó a esa mujer. En el mismo coche, los McCann fueron a Huelva en pleno día feriado. Fuentes policiales españolas designaron como “muy extraño” el recurrido que hizo el coche en la ciudad.

Perros que no rinden

Unos perros considerados especialistas llegaron a Portugal desde Inglaterra. Ningún fallo en 200 casos. Kate lavó el peluche de Maddie y Gerry protestó contra los perros. Llevaron los perros del CSI a los apartamentos de los nueve que cenaban con los McCann el día de la desaparición de Maddie. Los llevaron a diversos coches en el mismo ambiente y les dieron diversas prendas para oler. Gerry estaba lleno de razón al antever que el trabajo de los perros no tiene valor científico. De todo lo que fue dado a oler a los animales, estos solo señalaron olor a cadáver o vestigios de sangre humana en la ropa de Kate, en el peluche que ella había lavada un días de la llegada de los perros, en el apartamento de los y en coche que estos habían alquilado 23 días después de la desaparición de la niña. Los escasos vestigios de sangre fueron enviados a un laboratorio británico (FSS). El informe preliminar fue firmado por más de una decena de técnicos del FSS que atestiguaron que, de 19 alelos, 17 son de Maddie. El informe final tardó varios meses en realizarse. Habría de referir que había certeza en cuanto al ADN encontrado. Puede ser de Maddie no. El preliminar desapareció. Tvmais sabe que hay quien guarda copia del informe preliminar como seguro de vida.

Que los McCann salieran de Portugal sin la inspección normal en el aeropuerto lo saben las millones de personas que acompañaron la salida del matrimonio por la televisión. Otros asistieron a la llegada del matrimonio con sus hijos al aeropuerto británico. El matrimonio Smith también. Y ahí recordaron de nuevo al hombre que avistaron la noche del 3 de mayo transportando una niña en brazos. La interferencia política más visible durante la investigación fue temprana y explicada relajadamente por el entonces embajador inglés. El diplomático hasta designó a las autoridades portuguesas cómo quien tenía contacto permanente con motivo del caso Maddie. Dejó de ser embajador poco tiempo después. La margen de la cumbre de Lisboa, el primer ministro inglés, Gordon Brown, explicó a los medios de comunicación que había hablado con Sócrates sobre Maddie. Minutos después, nuestro primer ministro dijo que no había hablado con su homólogo británico sobre el caso. ¿Se sabrá la verdad algún día? Lástima que Oprah Winfrey no lea el tvmais…

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí