miércoles, 13 de mayo de 2009

Caso Madeleine McCann - Maddie, dos años después

L'Illustré

Português


"Los padres de Maddie hacen un espectáculo para ocultar sus mentiras"

Gonçalo Amaral, ha estado investigando la desaparición de Maddie, envejecida tres años por ordenador, en la foto de la derecha. - Blaise Kormann & Dukas

El policía portugués responsable de la investigación sobre la desaparición de la niña es categórico: Maddie murió y, a pesar de su aparente pena, sus padres están implicados. En un explosivo libro, "La investigación prohibida", cuenta cómo, a causa de las presiones políticas, le impidieron demostrarlo.

Por Christian Rappaz

La investigación de su vida. Ocupo a Gonçalo Amaral, día y noche, entre el 3 de mayo de 2007 a las 22:00 horas y el 2 de octubre de 2008, fecha de su jubilación anticipada: el caso de Madeleine Maddie Beth McCann. Una niña inglesa de 3 años desaparecida del apartamento de vacaciones en Vila da Luz, Algarve, mientras que sus padres cenaban en un restaurante del complejo hotelero, a unas cuantas docenas de metros de distancia.

Amaral, tiene ahora 50 años. Hijo de obrero, quinto de una familia de seis hijos, él mismo padre de dos niñas de 4 y 9 años. Tuvo que abandonar su puesto como inspector, porque dice él "en Portugal y en otros lugares, la politización de la policía obstaculiza la labor de esta ultima e impide que se haga justicia. Como en el caso de Maddie, más y más investigaciones son tapadas o archivadas antes de terminar”. Ahora es consultor jurídico en la televisión, columnista en un gran diario portugués y enseña la criminología.

Gerry y Kate McCann, los padres de Maddie, ambos médicos, han transformado en drama planetario la desaparición de su hija hace dos años (ver recuadro). De David Beckham a Cristiano Ronaldo pasando por el Papa Benedicto XVI, orquestaron una enorme movilización y crearon un fondo de apoyo que llego a 6 millones de francos (Nota de Mila = francos suizos, el periódico es de Suiza) en tres días.

Gonçalo Amaral fue apartado de la investigación, que la policía lusitana cerró oficialmente el 21 de julio de 2008. Sin embargo, Amaral ha recuperado una libertad: la de contar su versión, su convicción. Su palabra de policía. (Nota de Mila = se sobrentiende: palabra de honor).

¿Cuáles son los elementos que le permiten acusar con tanta convicción a los padres de Maddie de mentir a todo el planeta?

Hay una multitud. En primer lugar, como los de sus amigos, sus testimonios y sus declaraciones ponen de manifiesto un gran número de imprecisiones, de incoherencias y de contradicciones. Luego está el olor de cadáver confirmado por perros detectores y la existencia de rastros de sangre detrás del sofá del apartamento confirmados por los análisis preliminares. Uno puede suponer que la pequeña cayo detrás de ese mueble, tal vez a causa de los sedantes administrados por sus padres regularmente, como por otra parte lo reconocieron. Misma constatación de olores y de rastros de sangre en el coche alquilado por los McCann tres semanas después de la desaparición de Madeleine. El único de los once coches controlados que llamó la atención de los perros. También existe el testimonio de una pareja irlandesa que afirma haber visto a Gerry McCann con una niña en sus brazos la noche de los hechos. Por último, esta la huella de Kate McCann en la ventana de la habitación de Madeleine, que indica claramente que ella abrió la ventana, sin duda, para hacer creer en la tesis del secuestro, cuando ella dijo que la ventana ya estaba abierta a su llegada al lugar a las 22:00 horas, hora a la que se dio cuenta de la desaparición de Madeleine y dio la alarma.

¿La intervención de Gordon Brown?

Es su verdad, que no está apoyada por ninguna prueba...

Esta no es mi verdad, son las conclusiones de una investigación llevada a cabo durante catorce meses por más de un centenar de policías y especialistas. En cuanto a los hechos, los resultados indican que las muestras analizadas corresponden al 75% con el perfil ADN de Madeleine.

¿Por qué todos estos indicios no constituyen pruebas suficientes?

Debido a que estos resultados requerían una confirmación posterior y que habría habido que proceder a otras investigaciones sobre la base de estos datos. Probablemente las últimas. Por ejemplo, podemos imaginar perfectamente que el cuerpo de Maddie fue escondido en un congelador entre el 3 y el 27 de mayo. Todo esto debía ser comprobado minuciosamente. Lamentablemente, fue en este momento cuando apareció la voluntad de archivar el caso y que yo fui apartado. Que, este caso fue realmente tapado.

¿Por quién y por qué?

Buena pregunta. Que hay que hacer al Ministerio Publico portugués. Hubo conversaciones entre el Primer Ministro británico Gordon Brown y el Primer Ministro portugués José Sócrates. ¿Qué se dijeron, que decidieron? Misterio...

En su libro usted llega a sugerir que la adhesión de Inglaterra al Tratado de Lisboa habría estado condicionada al archivo del caso?

No afirmo nada, estoy simplemente diciendo que circularon rumores en este sentido.

"Espero en vano la denuncia de los McCann»

Son acusaciones especialmente graves y usted tendrá una gran responsabilidad, si por casualidad la tesis de los padres se verifica...

No se verificara. Maddie está muerta, sus padres lo saben. Su comportamiento lo demuestra. Después de poner en escena el secuestro, inmediatamente hicieron pasar la tesis del secuestro entre los medios de comunicación sin aceptar otra hipótesis. En este sentido, usted conoce muchos padres, que mientras que su hija está supuestamente secuestrada, contratan un jefe de comunicación antes que un abogado? También recuerdo una declaración de Kate McCann a la prensa, hecha pocos días después de la tragedia: "Dentro de dos años, todavía nos volveremos a encontrar para buscar Maddie." ¿Cómo podía mostrarse ella tan categórica? Por último, ¿por qué abandonaron Portugal casi inmediatamente después de ser acusados, mientras que las investigaciones que ello financiaban con el fondo de apoyo proseguían?

¿Por qué mentirían y harían prueba de tanto cinismo?

Porque cometieron una falta dejando a sus hijos solos y que quedaron completamente desbordados por la marea mediática que ellos mismos habían provocado. Dicho esto, la simulación de secuestro es algo habitual en estos casos. Las estadísticas lo demuestran. Desde 1960 hasta hoy, en Inglaterra - pero están muy próximas (las estadísticas), en cualquier país occidental – hubo 1528 asesinatos de niños. Ochenta y cuatro por ciento de ellos son obra de los padres, e incluso un 96% si nos extendemos a los familiares. En la gran mayoría de los casos, los padres inventan una historia de secuestro.

El portavoz de los McCann, mencionó la idea de una denuncia en contra de usted?

La espero con impaciencia desde la publicación de mi libro en Portugal, hace un año. Eso permitiría reabrir la investigación y explicarme ante los tribunales. Pero los padres de Maddie, visiblemente no quieren que estalle la verdad.

Le acusan de querer ganar dinero a costa de su hija...

El argumento es burdo y muestra que no tienen muchos otros. Esto no es serio. Escribí este libro para que la opinión pública pueda conocer la parte oculta de esta investigación y sus conclusiones. Me vi obligado a renunciar, pero he querido defender la verdad y los valores que fueron las míos a lo largo de mis veintisiete años pasados en la policía. Hoy, el caso Maddie esta archivado y sus padres no tienen ninguna gana que se vuelva a abrir. Personalmente, he actuado como mi conciencia me lo pedía. Mi misión ha terminado.

Para los McCann, Maddie está viva

Haciéndose eco del libro de Gonçalo Amaral en sus versiones francesa, holandesa y danesa, Gerald y Kate McCann, los padres de Maddie, marcaron el segundo aniversario de la desaparición de su hija, lanzando de nuevo el asunto a la actualidad. Convencidos desde el principio de que Maddie aún está viva en manos de un secuestrador, lo reafirmaron el pasado lunes en el famoso programa de Oprah Winfrey, la popular animadora de la televisión americana.

En esta ocasión, han relanzado un llamamiento a los testigos mediante la presentación de una foto actualizada de la cara de Maddie con casi 3 años mas de edad, gracias a un programa informático. Una manipulación de muy mal gusto y un espectáculo usado para ocultar sus mentiras ", afirmo Gonçalo Amaral. Después de cuatro meses de investigación, la justicia portuguesa los había considerado sospechosos formales, antes de abandonar sus investigaciones y archivar el caso por falta de pruebas. Los McCann también son padres de gemelos de 4 años de edad. C. R.


Traducción de Mila

Para hacer comentarios: Aquí