sábado, 2 de mayo de 2009

Caso Madeleine McCann - No se atreva a decirme que Maddie está muerta

Entrevista realizada ayer por Sky News a Clarence Mitchell



Daily Mail

1-5-09

By Jenny Johnston

Last updated at 10:30 PM on 01st May 2009

Como portavoz de los McCann, el trabajo de Clarence Mitchell es contestar preguntas y dudas sobre su hija desaparecida, Madeleine. Irritantemente para él, la que más frecuentemente le han lanzado no se presenta como una pregunta en absoluto, sino como un hecho.

“La gente siempre me dice, “Por supuesto a estas alturas ya debe estar muerta”, revela, admitiendo que le irrita intensamente. “Yo digo, “Bien, ¿Y cómo sabes tú eso? Pruébalo.”

“Es tan ilógico decir que está muerta como decir que está viva. Así que lo que yo digo es que es tan lógico creer que podría estar viva hasta que se demuestre lo contrario. Kate y Gerry no son ingenuos o estúpidos (Inciso: No solo son unos mentirosos, igual que tú). Si, mañana, alguien puede probar categóricamente que está muerta, entonces ellos lo aceptarán y seguirán adelante. Pero hasta que ellos lo sepan, van a seguir trabajando en la bases de que está viva.”

Es por esta razón que fueron recientemente a Chicago para aparecer en The Oprah Winfrey Show para destacar el segundo aniversario de la desaparición de Madeleine. La reina de la entrevista llevaba mucho tiempo intentando conseguir esta entrevista, pero Kate y Gerry siempre han dicho que no, dice Mitchell, “porque no creían que fuese apropiado ir a un show con un estilo de famoseo”.

¿Qué ha cambiado? El momento es oportuno”, dice Mitchell. “Kate y Gerry quieren utilizar el segundo aniversario para conseguir información y, en términos de audiencia global, no la consigues mayor que en el show de Oprah. Nadie cree realmente que está siendo retenida en Estado Unidos, pero el show llega a todo el mundo. ¿Quién sabe dónde puede estar la solución?

La familia ha accedido a ser seguida por un equipo de documentación. También han estado trabajando con una agencia americana de niños desaparecidos en una imagen de Madeleine, mostrando cómo podría ser hoy. También hablarán sobre el coste que estos dos últimos años ha tenido sobre ellos, y si todavía creen que hay una posibilidad real de encontrar a Madeleine viva. La respuesta será un sobrecogedor “SÍ”, dice Mitchell.

“Por supuesto el peor de los escenario es que nunca sea encontrada y que este caso nunca se resuelva. Para Kate y Gerry esto es una auténtica pesadilla, y saben que es posible.”

Es imposible imaginar lo que los McCann han atravesado. Mitchell solo puede mostrar una pequeña parte, pero incluso eso es estremecedor. Durante nuestra entrevista sobre su relación con la pareja, habla sobre reuniones con expertos en tráfico de niños y delincuentes sexuales, que han sido bastante francos con la pareja sobre el tipo de destinos que suceden a los niños que desaparecen (Inciso: Y a pesar de esto los McCann consideran que su hija está bien. Sana y salva)

“La gente no se anda con tiento a su alrededor y ellos se enfadan mucho se lo intentan. Si tienen la sensación que la gente está diciendo, “No podemos disgustarles, dicen, “No. Necesitamos conocer esto”. Me dice que los momentos más devastadores siempre llegan después de los momentos de más esperanza.

Un vuelo de Berlín a Ámsterdam en el que se encontraban en junio de 2007 fue retrasado porque había llegado una llamada desde Argentina, afirmando tener información sobre Madeleine.

“Nadie volvió a llamar. Por lo que uno presume que era una broma, pero la frustrante es que nunca lo sabes. Hemos estado tan cerca de pensar que la habíamos encontrado. En un momento en que un criatura fue identificada en Marruecos y pensamos genuinamente que era ella. Había una avioneta preparada para llevarnos hasta allí. No puede hablar mucho sobre el caso, pero había una pequeña niña y había sido secuestrada, pero no era Madeleine. (Inciso: Esto forma parte de las mentiras contadas por nuestra empresa puntera en fraude Método 3, los mismos que compraron testigos en Marruecos para decir que habían “avistado” a Madeleine)

Tenía que ser entregada a las autoridades. Fue devastador para todo el mundo.

Incluso ahora hay avistamientos (Inciso: Evidentemente sin ningún fundamento ya que NADIE conocía la imagen actual de Madeleine y todo el mundo seguía buscando a esa niña de tres años porque sus padres decidieron concederle una exclusiva a Oprah y nos les dio la gana de ofrecer “la nueva imagen”). Hasta la fecha, ha habido “visiones” de más de 3.000 psíquicos, así como soplos de todo tipo de personas. “Si hay algo concreto que puede ser seguido, lo será. Una vez recibí una llamada de un hombre que tenía información muy específica sobre una granja donde él decía que estaba siendo retenida. Localizamos la granja y todo era como él dijo que era. Fue rastreada, pero no había señal de nada. ¿Fue eso solo un error, rencor? Simplemente no lo sabemos”.

A la pregunta de cómo está lidiando la familia con esto, nuevamente no hay una respuesta fácil. “Hay días buenos y días malos”, dice. “Tanto Gerry como Kate, pero particularmente Kate, están mejor cuando hay algo que hacer (Inciso: Como ir a retocarse las mechas mientras los gemelos están en su clase de natación). Se frustra mucho cuando parece que no está pasando nada” (Inciso: Es decir las 21 horas del día en las que no se dedicaba a leer las traducciones del sumario).

Durante los últimos meses, la necesidad de impulsar la búsqueda ha significado que la pareja tuviera que escrutar más de 30.000 páginas (Inciso: que no tienen) de pruebas de la investigación policial. “Se convirtió en algo así como una segunda carrera para ellos (Inciso: Clarence cariño, que esto ya lo dijiste el año pasado...). Durante el día, Gerry está en el trabajo y Kate tiene a los gemelos, pero por la noche sacan los papeles. Su deseo de no dejar ni una piedra sin remover es tan increíble de presenciar.”

Mitchell admite que era cínico cuando le pidieron por primera vez que se implicase. Él trabajaba como agente de prensa para el Gobierno en el momento que Madeleine desapareció, habiendo cambiado de carrera después de 20 años en la BBC. En sus tiempos como periodista, había cubierto guerras y desastres naturales, golpes y elecciones.

Me dice que siempre tuvo el don de estar en el lugar oportuno en el momento preciso. Cuando un avión se estrelló en el M1 en Kegworth en 1989, el casualmente conducía por la autopista en ese momento y cubrió la noticia desde el coche. Fue uno de los primeros reporteros en el escenario, así como, cuando su amiga y colega Jill Dando fue tiroteada fatalmente en la puerta de su casa.

Así que cuando el Gobierno le pidió que volase a Portugal para asesorar a los McCann (Inciso: Al igual que lo hace siempre que desaparece un niño británico en cualquier parte del mundo) con la creciente operación mediática, fue rápido al volver al poner el sombrero de reportero. Al principio tenía dudas sobre el caso. Cualquier periodista sabe que cuando desaparece un niño, todo lo que se dice públicamente, la policía siempre investiga primero a los padres, “y yo no era diferente”, dice. “La clase de preguntas que hice al principio se referían precisamente a ese hecho, pero me aseguraron que, por lo que se refería al Ministerio de Exteriores, este era un caso extremadamente raro de un extraño secuestro (Inciso: ¿Y cómo sabía eso el Foreign Office?) No podían haber estado más convencidos sobre esto.

“Cuando llegué a Portugal, vi porqué por mí mismo. Como periodista, te gusta pensar que puedes decir si alguien está escondiendo algo desde el los primeros minutos de la reunión con ellos. En Kate y Gerry, no vi nada que sugiriera que fueran otra cosa más que unos padres disgustados cuya hija había sido secuestrada (Inciso: Supongo que más peso tendrá la opinión de un policía con 30 años de experiencia ¿O no?). Y hasta hoy nunca he visto nada que me hiciera dudar de ellos.

Vio con horror como la opinión pública se dividía en el caso McCann, en parte como resultado de que fueran declarados sospechosos por las autoridades portuguesas (Inciso: Y en gran medida por la falsedad que Mister Clarencio nunca llegó a ver su olfato como periodista de investigación), en parte por el modo en que se trató por los medios de comunicación. “Fue injusto. Escuchaba a la gente decir, “Oh, Gerry es un poco rígido y Kate un poco fría.” Bien, así es como son ante la cámara, pero fuera de ella son completamente normales. Todavía me enfada. ¿Quien tiene derecho a decir cómo reaccionaría alguien en esa situación? (Inciso: ¿Todas aquellas personas estudiosas del comportamiento humano que trabajan para la policía quizás?)

“Ahora, francamente hay una industria casera en línea de críticas hacia los McCann, muchas de las cuales son totalmente difamantes y llenas de bilis, prejuicios, ignorancia, mala interpretación, total y absolutamente dañinas (Inciso: ¿Y por qué no demandan?). Esta idea de que cortejan la fama es ridícula. Todo lo que puedo decir es que cada vez que he discutido con ellos hacer algo en los medios, su primera reacción es, “¿En qué puede ayudar esto a Madeleine?” Así es como siempre ha sido y seguirá siendo.”

Sentía tan fuertemente su inocencia que dimitió de su trabajo en el Gobierno para apoyarles a tiempo completo, su salario es pagado por unos de los patrocinadores millonarios (Inciso: “Era”, ahora según sus propias palabras, está recibiendo un “pequeño anticipo” del fondo FindMadeleine). ¿Siente alguna responsabilidad por el hecho de que la operación mediático ha sido demasiado hábil? Se recuesta en su silla “¿Cómo puede ser demasiado bueno ayudar a encontrar un niño? Con un niño desaparecido tienes que dar la cara ahí fuera, es así.”

¿Cuánto más puede durar la búsqueda? Mitchell confirma que el fondo Find Madeleine ha decrecido enormemente. Al ritmo de gastos actual, se habrá agotado completamente hacia finales de año.

“Pero incluso si ya no queda dinero eso no detendrá a Kate y Gerry. No puede.”

Mitchell tiene dos hijas, de 12 y tres años, y un hijo de diez. Ellos están acostumbrados a que esté lejos de casa durante largos periodos. “Cuando estaba informando era normal para ellos no verme durante semanas interminables, pero incluso más recientemente ha sido bastante estresante cara a la familia. Nuestra casa está en Bath, pero yo tengo un lugar en Londres donde me quedo cuando estoy trabajando. Mi mujer nunca ha querido vivir en Londres.”

Considera que es difícil y que su mujer le pide constantemente que esté más en casa. “Intento estar en casa todo lo que puedo pero, no voy mentir (Inciso: Toda una novedad para él) –y no tiene nada que ver con Madeleine- la carrera que he elegido lo ha hecho muy difícil algunas veces. Siempre intento recompensarles por el tiempo que estoy lejos. Cuando estaba informando, conseguía tener bastante tiempo cuando regresaba de hacer un trabajo grande. El trabajo en el gobierno era de lunes a viernes, así que tenía los fines de semana para ellos. Ahora, esto es un poco errático. Estamos intentando encajarlo todo.”

Cuanto más habla sobre su nuevo papel, se hace más patente que le da incluso más satisfacción de lo que lo hacía una portada. “Sin ser arrogante o presuntuoso, puedo hacer que las cosas cambien rápidamente, así que fui uno de los que siempre era enviado cuando algo ocurría rápidamente. Es un estilo de vida muy perturbador, pero disfruto como reportero.

“La dificultad fue a donde ir desde ahí. Trabajé como corresponsal real –fue ayudante de Jennie Bonde, que es otra historia totalmente diferente- y cuando ella se fue le dieron el trabajo a Nicholas Witchell. Entonces presenté durante algún tiempo más, pero eso no llegó a ninguna parte tampoco.”

No menos importante una vez se quedó dormido en medio de un turno, sugerí. El gruñe: “Oh, no esa. Realmente no me quedé dormido en el aire. Estaba en mis descansos en News 24 y solo apoyé la cabeza sobre el ordenador. Me desperté a unos minutos del inicio. Estaba de servicio, pero en ese momento corrí al estudio, habían puesto a otra persona en la silla. Yo estaba allí de pie diciendo “Déjame entrar, déjame entrar”, pero dijeron que no. Nunca he sido capaz de aceptarlo.

Graciosamente, la desaparición de Maddie le aportó con quizás la mayor historia de su carrera. “Recuerdo estar en el balcón en Portugal y mirar hacia abajo a los equipos de televisión y medios de comunicación reunidos abajo. En término de número de equipos de televisión era mayor que cualquier cosa que hubiese presenciado antes. Y pensé que ya lo había visto todo.”

Lo irónico, por supuesto, es que Mitchell nunca ha conocido en persona a quien ha definido su vida durante los dos últimos años. ¿Siente actualmente cómo si hubiese conocido a Madeleine? “Absolutamente, porque la casa está llena de ella”, admite. “Hablan sobre ella constantemente. En la casa hay muchas fotografías, muchas de las cuales no han sido vistas en los periódicos. Y la familia habla sobre ella con tanto cariño que sientes que la conoces.”

Inevitablemente, también se la lleva a casa. “En sus momentos de mayor silencio no puedes ayudar pero piensas en tus propios hijos. Sí, te afecta, cuando vuelvo a casa mis hijos preguntan, “¿Has encontrado a Madeleine ya?” Tengo que contestar, “Aun no”.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí