jueves, 21 de mayo de 2009

Los británicos no vienen a España por la libra, el paro y el "caso McCann"

Libertad Digital

LAS RESERVAS CAEN UN 20%

España se prepara para un verano negro en el turismo. La caída de la libra, el paro y el escándalo de la desaparición de Madeleine Mc Cann en el Algarve portugués hunden las reservas de viaje de los británicos. Hasta abril la caída es del 7,5% y las reservas para la época estival ceden un 20%.

LD (Lorenzo Ramírez) Pintan bastos para la campaña veraniega de las compañías turísticas españolas. Este sector que tradicionalmente ha sido, junto con la construcción, la punta de lanza de la economía nacional va a sufrir un tremendo golpe en los próximos meses.

Precisamente, este jueves Frontur destaca la caída del 11,9% en la llegada de extranjeros (del 1,7% corrigiendo el “efecto calendario”). Los turistas ingleses caen un 7,5%.

Las llegadas de británicos caerán a plomo y las de los alemanes también como consecuencia del tipo de cambio del euro, el atractivo de destinos alternativos como Turquía y la sensación de inseguridad que tienen los europeos por el incremento del desempleo y por la desaparición de Madeleine McCann en el Algarve portugués. Aunque el caso se produjo en territorio luso los británicos extienden sus temores a España.

Así lo explica el rotativo británico Times en virtud de las previsiones de la segunda mayor agencia de viajes internacional, Thomas Cook.

El artículo desvela las previsiones de reservas de viajes de los ciudadanos ingleses a la Península Ibérica: desplome del 20% en el caso de España y del 30% en Portugal. Italia también sufrirá, con un descenso del 35%.

La compañía turística explica que “el descenso en la cotización de la libra respecto al euro y el creciente desempleo” desincentivan los viajes a España y, dada la cercanía con Portugal, otro de los factores que ahuyentan a los turistas es la falta de capacidad de la policía para haber determinado qué pasó con Madeleine, cuya desaparición dura hasta nuestros días.

Sin embargo, Baleares será una excepción, ya que las agencias de viajes británicas no están observando grandes reducciones de demanda.

Los británicos prefieren ahora otros destinos alternativos, como Turquía, debido a que los precios son más bajos que en España. El resultado puede ser desolador, ya que los turistas de Reino Unido tienen mucho peso en la estructura de demanda del sector en España...

Para leer el artículo completo: Aquí

Para hacer comentarios: Aquí