martes, 9 de junio de 2009

Cuando la libertad de expresión se resume al derecho de cerrar el pico (Tribuna abierta de Ph. Pichon)

El Blog de Georges Moréas

Poco a poco, “el caso Pichon" se está convirtiendo en un símbolo: ¿un policía tiene derecho a pensar de forma diferente a su jerarquía y a la autoridad política, o le es imposible, como a un sacerdote, el no creer en Dios? ¿Conserva todavía cierto grado de libertad de expresión, al menos en su vida privada, o hay que considerar que su profesión lo transforma en un marginal, excluido de la sociedad civil?

Por haber criticado el fichero STIC (Nota de Mila: Système de traitement des infractions constatées) el Comandante Philippe Pichon ha sido despedido de la policía nacional, ¿pero no fue más bien un pretexto? Lo que se le reprocha a Pichon, es pensar... Lo que plantea la siguiente pregunta: un intelectual tiene hoy un puesto en la policía, ¿o este organismo del Estado está reservado a los matones y a los tiradores de elite? Incluso si se les viste de uniforme, incluso si la obediencia cuasi-militar se ha vuelto una regla, los policías no son soldados. Ellos no están en guerra contra nadie, ni contra ladrones ni contra gente honrada. No son combatientes, sino guardianes de la paz. Fíjense! Solo hace falta la llegada de un nuevo presidente en los EE.UU. para ver cómo las declaraciones belicosas de Bush han pasado de moda...

En una Tribuna Libre *, Pichon realiza un análisis sobre el deber de reserva, el secreto profesional y el respeto de la vida privada.

"Los términos "vida privada" son sobre todo empleados en dos expresiones distintas (...) Tenemos, en primer lugar, la expresión "secreto de la vida privada": el respeto de la vida privada debe ser plenamente garantizado y las derogaciones poco numerosas [es] la vida del espíritu. Tenemos, después, la frase "libertad de la vida privada", concebida como el poder de una persona a comportarse como lo desea (...) la libertad de circulación, la libertad de reunión, libertad de pensamiento, libertad de expresar sus opiniones, etc. "

No comparto al 100% todos los argumentos de esta Tribuna Libre. Me digo a mí mismo, quizá equivocadamente, que queriendo demostrar demasiadas cosas nos acabamos perdiendo. Pero yo soy de la antigua generación, de la época en que los policías sin duda podían tomar iniciativas personales más fácilmente... tampoco estoy de acuerdo sobre la opinión ,como en filigrana, que da Pichon sobre Martine Monteil, que para mí sigue siendo un "gran jefe" de la PJ.
____________________________________

* Tribuna Libre de Philippe Pichon (formato PDF): Police nationale : lorsque la liberté d’expression se ramène au droit de se la fermer.

Traducción de Mila

Para hacer comentarios: Aquí