jueves, 18 de junio de 2009

"Justicia y Delincuencia"

SOL

17 de junio de 2009

Gonçalo Amaral lanza una compilación de textos sobre delincuencia


El ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral presenta el próximo día 25 de junio, en Lisboa, un libro que reúne textos de profesionales y agentes judiciales, entre otros, sobre la delincuencia en Portugal.

Gonçalo Amaral coordinó la obra Justicia y Delincuencia, que compila opiniones y propuestas de soluciones de jueces, procuradores, abogados, un coordinador de investigación criminal, un periodista, un profesor universitario y un psicólogo.

La obra sustenta que los policías deben actuar de forma “pro-activa”, haciendo un “estudio preliminar de los métodos delictivos así como de los autores habituales de los delitos”, entre otros, reuniendo todos los elementos “necesarios” para la “captura de su autor”.

Rui Rancel, juez del Tribunal Supremo y Presidente de la Asociación de Jueces por la Ciudadanía, participó en el proyecto, en el cual expresa que la violencia “ha minado el conjunto de la sociedad” y defiende medidas como el “aumento de la video vigilancia”, “redadas” intensas y frecuentes en los accesos de los locales de diversión” y una “revisión del Código Penal con un incremento de las penas”.

Sobre las penas a aplicar, la jueza Maria dos Santos Ribeiro destaca que los condenados no quieren una sustitución de la pena por trabajo a favor de la comunidad, prefiriendo “el sacrificio discreto de su libertad a la ostentación pública de su incapacidad económica para pagar la multa”.

La procuradora de la República Maria Clara Oliveira cree, a su vez, que la sociedad actual “favorece una vivencia solitaria”, la cual se añade al “caos de la escala de valores”, a la “ineficacia en la lucha contra los excesos”, a la crisis económica y al “resurgimiento de regímenes dictatoriales”.

Marta Daniela Seixas, fiscal-adjunta, también critica la “intensa” crisis de valores familiares y sociales en Portugal, recordando que el fracaso escolar contribuye al “aumento de la delincuencia juvenil”.

Por el contrario, el psicólogo y docente Paulo Sargento dos Santos considera que la relación entre la crisis y la delincuencia es “demagogia política” y sugiere una intervención a nivel de las “ecologías urbanas desestructuradas”, para evitar una “concentración excesiva de ciudadanos de pocos recursos económico-sociales en las zonas limítrofes a las grandes ciudades”.

El periodista y psicólogo criminal Hernâni Carvalho defiende que el problema no tiene su origen en los barrios sociales, recordando que “todos han sido apartados” siendo todos “patrocinados por el Estado”.

El abogado Rui da Silva Leal admite que “se puede tomar medidas” a nivel sociológico, escolar y educativo, aunque antes de esto hay que actuar sobre la Justicia – imponiéndose el “cumplimiento integral de las penas aplicadas” – para devolver a la población el sentimiento de seguridad.

El profesor Manuel Augusto Meireis reflexiona sobre los estereotipos creados por la sociedad y subraya que las instancias formales e informales de control “han contribuido de forma decisiva en la mala imagen de la Justicia penal”.

Francisco Almeida Garrett, abogado, alega que el aumento de la delincuencia en Portugal “no es coyuntural”, sino “estructural” y que el sistema se preocupa “casi exclusivamente en defender a los prevaricadores”.

El causídico prevé incluso que “no faltan muchos años para que los propios magistrados sean golpeados y asesinados por motivos relacionados con el ejercicio de sus funciones”.

La presentación del libro Justicia y Delincuencia está previsto para el 25 de junio en la librería Alethea, de Lisboa.

Gonçalo Amaral, quien mientras se ha jubilado de la PJ, coordinó inicialmente la investigación sobre la desaparición de la niña inglesa Madeleine McCann, en mayo de 2007, en Praia da Luz, Lagos, Algarve.

En el libro que publicó con el título Maddie: La Verdad de la Mentira, Gonçalo Amaral considera que “la niña murió en el apartamento aquel día”.

Gonçalo Amaral fue condenado en mayo por el Tribunal de Faro a un año y seis meses de prisión por falso testimonio, con pena suspendida por igual período, en el marco del juicio de la supuesta agresión a Leonor Cipriano, madre de la niña Joana Cipriano.

El proceso sobre la supuesta agresión a Leonor Cipriano por inspectores de la PJ está relacionado con el denominado “caso Joana”, que se remonta a septiembre de 2004, cuando la niña desapareció del pueblo de Figueira, Portimão, en el Algarve.

Lusa / SOL

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí