domingo, 26 de julio de 2009

¡Algunos consejos en varios temas que afectan (desgraciadamente) a nuestros hijos! - I

Enfants Kidnappés

Medidas preventivas
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Algunos consejos preventivos para reducir el riesgo de secuestro

Siempre que sea posible, los niños no deben caminar solos. Deben evitar los descampados. También deben evitar los bosques y parques desiertos etc. Enseñe a sus hijos a no hablar con extraños. A mantenerse a distancia de los vehículos, incluso si alguien les pregunta por una dirección, guardando una distancia de al menos un metro... idealmente evitando contestar. Desconfiar de cualquier persona que ofrece dinero o dulces, o que promete un” regalo “cualquiera”. En caso de duda, enseñe a su hijo que la policía es su amiga! Que el niño tenga el reflejo de buscar en ella protección y refugio! Informe a sus hijos que el 112 o el 101 o el 911 o el 0 (o cualquier otro número de emergencia de la policía de su país) se pueden marcar sin necesidad de echar monedas, en todos los teléfonos públicos. En un móvil enséñeles a marcar el 112 (emergencias). Es gratuito. Pero que no jueguen con estos números.

Por último, si usted hace un blog sobre su hijo... Tenga cuidado! No mencione NINGUN lugar susceptible de ser reconocido por un depredador. No dé ninguna dirección (escuela, municipio, pabellón de fiestas, mercadillos, maternidad, etc.). Trate de que sus fotos sean tan neutras como sea posible.

¡A menudo los depredadores eligen a su próxima víctima en VUESTROS propios blogs!



¿Cómo hablar a su hijo?
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un niño puede estar pidiéndole ayuda. Tal vez incluso se trata de su propio hijo. Sin embargo, para pedir ayuda, el niño debe conocer la diferencia entre las caricias buenas y las caricias que constituyen un abuso sexual. Eso es lo que llamamos aquí las caricias Sí y las caricias NO.

Las caricias: Sí o NO

Los niños generalmente no están bien informados con respecto a las relaciones sexuales y menos aún en términos de comportamiento aceptable entre un adulto y un niño. Las caricias y los abrazos permiten expresar el afecto, la amistad, el amor y el apoyo. Sabemos que son sanos, porque nos producen bienestar. Al contrario, hay personas que explotan la confianza de los niños para su propia satisfacción y su propio placer sexual. Y eso es un crimen.

Sugerencias para ayudar a un niño a saber cuándo puede decir SÍ y cuando debe decir NO:

El uso de un dibujo puede ser útil para abordar el tema de los riesgos de abusos sexuales con el niño. Muestre en el dibujo, las diferentes partes del cuerpo, y pida al niño que nombre cada una, con sus propias palabras. Usted puede decirle al niño: "Si queremos hablar de tu cuerpo y de cómo puedes protegerlo contra “las caricias NO” necesito saber si conoces bien tu cuerpo y cómo nombras cada una de sus partes”.

A continuación, puede pedirle ejemplos de caricias que lo hacen feliz y ejemplos de caricias que lo hacen sentir incómodo. Usted puede decirle al niño que puede confiar en sus propios sentimientos para saber cuándo debe decir "no".

"¿Sabes lo que es un sentimiento?

Es cómo te sientes por dentro - Si sientes dentro de ti “esto quiere decir NO” debes decir alto y claro simplemente esa palabra: NO".

Explíquele que tiene derecho a su intimidad, diciendo por ejemplo: "Si la puerta de tu habitación está cerrada, nadie debería entrar sin tu permiso”. Durante esa conversación, es importante hablar de los límites dados a las cosquillas, los secretos y los cariños. El niño debe decir NO si se siente incómodo, incluso con los parientes, tíos, tías, amigos, y usted mismo. Cuando está en compañía, el niño generalmente tiene poco control sobre "quién" lo toca, "cómo" y "cuándo". Dígale claramente que su cuerpo le pertenece a él, que él es el responsable y debe actuar como dueño responsable, si quiere obtener ayuda cuando la necesite. Como para una casa, ese es su seguro contra incendios.

Ejemplo de conversación con un niño:

"¿Sabes lo que es un territorio privado?

Es un terreno que pertenece a otra persona. No tenemos derecho a ir allí sin permiso. Lo mismo ocurre con tu cuerpo. Nadie puede tocarte sin tu permiso”.

Ayude al niño a identificar las partes de su cuerpo que debe considerar como privadas, cuando alguien quiere tocarlo. Usted también puede ayudarle a dibujar alrededor de su cuerpo, un límite que él podrá considerar como el límite de su territorio personal, que nadie puede atravesar sin su consentimiento.

Este "territorio privado" será especialmente útil al niño cuando esta fuera de su casa o al niño que debe compartir su habitación.

Dondequiera que esté, el niño debe estar convencido de que siempre tiene el derecho a decir NO a que lo toquen. La explotación sexual por lo general se caracteriza por tocar las partes sexuales de un niño por parte de un adolescente o un adulto y puede incluir también relaciones sexuales.

¡Yo soy el dueño – Yo soy la dueña. A cualquier edad!

Es importante que los padres y educadores, al igual que cualquier adulto responsable de un niño, sepan reaccionar ante los casos de abusos sexuales. Además, pueden enseñar a los niños a reaccionar de manera eficaz en caso de producirse.

La mejor manera de reaccionar cuando usted cree que un niño es abusado sexualmente, es escuchar bien lo que el niño tiene que decir. Al mismo tiempo, hay que estar atentos a los cambios en su comportamiento, incluso a meros silencios largos e inhabituales, o a cualquier otro indicio posible de abuso.

Intente saber si alguien obliga al niño a hacer, o a hacerse “cosas" como caricias, mostrar las partes privadas de su cuerpo o mirar las de un adulto a cambio de dulces, de salidas, de regalos, de dinero, o incluso de su silencio.

Si usted cree estar en presencia de un caso de abuso, pida ayuda de inmediato. La policía, de su ciudad o de su región, está dispuesta a ayudarle en todo momento. Algunos funcionarios están especialmente capacitados para ocuparse de estas demandas de ayuda. Incluso si usted piensa que se trata de un incidente raro, aislado, debe informar de ello. Cuando sucede algo que le hace sentirse incómodo, el niño debe estar convencido de que siempre debe decir que no, o en su defecto negarse a contestar. Luego, debe hablarle a usted, cuando por ejemplo un desconocido: le pregunta su nombre o su dirección, le ofrece dulces o dinero, intenta llevarlo solo o con otro niño a un coche, un sótano, un callejón, un parque o un bosque, lo sigue cuando va a su casa donde estará solo (en ese momento debe correr hacia un policía, una casa o una tercera persona), cuando alguien le dice o hace por teléfono cosas que no entiende o le dan miedo, debe colgar, cuando alguien de su familia cercana o entre sus parientes, tío, primo o tía, lo toca de una manera que le incomoda o hace cosas que no comprende, el niño debe hablar de ello hasta que le ayuden.

Para cada uno de estos ejemplos, pregunte al niño a quien iría a hablar de eso, en caso de producirse.

Mantener la calma, pero actuar de inmediato.

¡No tienes la culpa!

Si el niño sufre una caricia mala, tenemos que hacerle comprender que no es culpa suya. No tiene que sentirse culpable. Hable a solas con el niño. Escuche lo que dice, aunque le resulte difícil de creer que el adulto al que se refieren esas confidencias pueda haberse comportado de esa manera.

Reconforte al niño diciéndole que tiene razón de haberle hablado.

El hecho de contar lo sucedido puede causarle cierta ansiedad. Su apoyo le ayudará a no sentirse perturbado o culpable.

Tranquilice al niño.

Es muy importante que usted le diga claramente que va a hacer algo por él.

Dígale que ese adulto tiene un problema y que otros adultos podrán ayudarle.
Mantenga la calma.

Usted podrá estar tan enfadado, que le será difícil seguir estos consejos. Es normal sentir miedo o cólera, en tales circunstancias. Pero asegúrese de que el niño entienda bien que no es con él con quien está enfadado.

No insista para obtener todas las respuestas inmediatamente. Dígale que usted le escuchara en cualquier momento, cuando esté listo para hablar de lo que le hace sentir incómodo o disgustado.

Y recuerde que un niño, al igual que los adultos, no expresa lo que siente únicamente con palabras.

¿Tiene miedo?
¿Siente el miedo en todo su estómago?
¿En su cabeza?
¿En todo el cuerpo?

Los agresores sexuales son a menudo personas respetadas en su comunidad, heterosexuales, casados y padres de familia.

A veces son mujeres, pero esto es poco frecuente.

Es probable que el niño considere a su agresor como alguien amable, como un amigo, especialmente si no ha sufrido violencia física.

Recuerde esto al niño:

Un amigo de verdad, incluso si es alguien de la familia, nunca te pedirá que guardes un secreto que te hace sentir desgraciado.

Si tienes un secreto que te hace sufrir en tu interior, sea el que sea y sea lo que sea lo que hayas podido prometer, cuéntamelo. Voy a escucharte y a protegerte.

Acostumbre al niño a considerar ciertas partes de su cuerpo como su propiedad privada, así se sentirá más cómodo para hablar si alguien trata de imponerle una caricia.

Voy a escucharte y protegerte.

La prevención es reconocida como un arma muy eficaz contra los abusos de todo tipo, incluido el abuso sexual.

Los niños deben aprender a distinguir lo que es aceptable de lo que no lo es, por su parte, los padres y los educadores deben ser capaces de reconocer las señales precursoras del abuso, y de denunciarlo.

Traducción de Mila

Para hacer comentarios: Aquí