miércoles, 1 de julio de 2009

Caso Joana – El abogado de Leandro Silva pedirá una indemnización de 500 mil euros a Gonçalo Amaral

SOL

El abogado del compañero de Leonor Cipriano quiere que el ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral indemnice a su cliente con una cuantía que podría rondar los 500 mil euros supuestamente por haber agredido a Leandro Silva

El MP acusó al ex inspector de la Judiciaria por una agresión a Leandro Silva, que será defendido en el proceso por Marcos Aragão Correia, el mismo abogado que consiguió la condena de Amaral en el caso de las agresiones a Leonor.

Según documentos del MP a los que la agencia Lusa ha tenido acceso, Gonçalo Amaral está acusado de tortura en coautoría, delito que habría sido perpetrado el 13 de octubre de 2004, en las instalaciones de la PJ de Faro.

En declaraciones a Lusa, Marcos Aragão Correia dijo que requerirá ante el tribunal una petición de indemnización por parte de Gonçalo Amaral por la tortura infligida a Leandro, en una cantidad que aun está siendo calculada, aunque podría ascender a 500 mil euros.

Según el abogado, la prueba testimonial será reforzada por el informe clínico del Hospital do Barlavento Algarvio, en Portimão, donde Leandro Silva entró horas después de la supuesta tortura.

Leandro entró en Urgencias de ese hospital quejándose de dolores torácicos en la madrugada del 14 de octubre de 2004, el mismo día en que Leonor Cipriano fue agredida en las instalaciones de Faro de la PJ.

Según Aragão Correia, los informes médicos permitirán que el caso contra Gonçalo Amaral –condenado en mayo a un año y medio de prisión con pena suspendida por igual período-, sea “ganado una vez más”.

“Estoy extremadamente satisfecho por ver que el MP trabajó de forma competente”, dijo Aragão Correia, lamentando solo que no haya sido posible identificar a los otros autores de las agresiones a Leandro Silva. (Inciso: Casualmente)

Según el abogado, la identificación de Gonçalo Amaral habría sido más fácil por ser una persona más mediática y con unas características físicas más “fácilmente identificables”.

La acusación dice que el antiguo inspector agarró a Leandro Silva por el cuello, propinándole dos puñetazos en el abdomen y dos bofetadas en la cara al mismo tiempo que pedía que le indicara dónde estaba la niña (Joana).

Como consecuencia directa de las agresiones, aun según el MP, Leandro sufrió varias lesiones, concretamente una “contusión en el costado”, que le impidió trabajar durante cinco días.

Fue dado como probado que Leonor Cipriano fue agredida en la PJ por miembros de la Judiciaria no identificados y también que no cayó por las escaleras, como llegó a decirse.

Entre tanto, el tribunal no consiguió determinar cuáles fueron los autores de la agresión.

Este caso remonta a 2004 y está relacionado con el denominado “Caso Joana”, que se refiere a la desaparición, el día 12 de septiembre del mismo año, de una niña de ocho años del pueblo de Figueira, Portimão.

Las acusaciones del Ministerio Público contra cinco inspectores y ex inspectores de la Judiciaria surgieron en el marco de los interrogatorios en la PJ de Faro en 2004, momento en que Leonor habría aparecido con lesiones en la cara y cuerpo en el Establecimiento Penitenciario de Odemira, donde estaba en prisión preventiva

La madre de Joana y el tío João Cipriano están condenados por el Tribunal Supremo a 16 años de prisión cada uno, por los delitos de homicidio y ocultación del cadáver de la niña.

Lusa / SOL

Traducción de Mercedes