lunes, 20 de julio de 2009

Caso Madeleine McCann – En el ojo de la mente

McCann Files

EXCLUSIVA para McCannfiles

By Dr Martin Roberts

19 Julio 2009


El extracto siguiente está tomado de un artículo obituario del Profesor Martin T. Orne (18 de febrero de 2000) de la redactora de Los Angeles Elaine Woo:

“La experiencia de Orne en la hipnosis jugó un papel fundamental en 1981 durante el juicio contra Kenneth Bianchi, el ex guarda de seguridad que confesó haber asesinado a cinco mujeres en el caso Hillside Strangler a finales de los 70.

“El abogado de Bianchi argumentó que él sufría de múltiples personalidades que emergieron durante la hipnosis realizada por varios expertos entrenados.

“Dos de los expertos dijeron al tribunal que Bianchi estaba fingiendo. Uno de ellos era Orne, entonces director del Instituto de Psiquiatría Experimental del Hospital de Pennsylvania.

“Orne había engañado a Bianchi utilizando lo que se denomina prueba de la doble alucinación cuando Bianchi parecía estar bajo hipnosis. Implicó presentar a Bianchi a su abogado, que en realidad no estaba presente. A pesar de todo, Bianchi estrechó la mano del abogado imaginario y conversó con el.

“Entonces Orne hizo que el abogado entrara en la habitación, lo que puso nervioso al asesino en serie confeso y le obligó a explicar que el abogado imaginario había desaparecido. Su ansiedad y la declaración de que una de las “dos” figuras del abogado había desaparecido inexplicablemente convenció a Orne que no estaba diciendo la verdad.

“El Juez del Tribunal Supremo del Condado de Los Ángeles asignado al caso, el ahora miembro del Tribunal Supremo estatal Ronald M. George, dictaminó consecuentemente que Bianchi había simulado estar bajo hipnosis y fingido sus múltiples personalidades. Dijo que en parte había basado su sentencia en el testimonio de Orne, citando sus credenciales como las más impresionantes de los seis especialistas que habían examinado al asesino.”

Este caso es particularmente fascinante por otra de las perspicaces “pruebas” de Orne, que la autora de LA Times no describe, y que sirve como un apunte intrigante de cierta conducta exhibida por Gerry McCann.

Orne tenía sus dudas sobre Bianchi desde el comienzo. Dándose cuenta de la dificultad de exponer su psicosis como fraudulenta, propuso un experimento a las autoridades penitenciarias, que continuó más tarde para llevar a cabo la entrevista.

Tal como explica el artículo de Elaine Woo, Bianchi intentó evadir la pena máxima gracias a su trastorno de “personalidad”, afirmando que fue un alter ego rebelde el que había llevado a cabo los asesinatos por los cuales estaba acusado. La maravillosa inventiva de Orne para aproximarse fue explotar algo que sabía era verdad por sus muchos años estudiando el comportamiento bajo hipnosis; algo que él sabía que Bianchi no hizo –información dirigida a la mente consciente no encuentra el camino hasta el subconsciente como se demuestra bajo hipnosis.

Mientras discutía abiertamente el estado de Bianchi con él, Orne dejó pasar que, según su experiencia, el trastorno de personalidad múltiple era precisamente eso, i.e., el que la sufre seguramente estaba haciendo de anfitrión a varios yos en competencia. Hasta el momento solo uno se había puesto de manifiesto. Bianchi calló en ello, y la siguiente vez que se reunieron mostró, mientras aparentemente estaba hipnotizado, la aparición de una nueva persona.

En cuanto al asunto de Madeleine McCann.

La primera emisión del programa de la ITV “Tears, Lies and Videotape” (Lágrimas, Mentiras y Grabación en Vídeo), realizada el 18 de mayo de este año, nos recordó muy claramente el caso de Shannon Matthews:

Voz en off: “24 horas después de que ella hiciera la llamada al 999, la angustiada madre, Karen Matthews, sale de la casa para realizar un llamamiento ante las cámaras de TV.”

KMattiews: “Shannon, si estás ahí fuera, por favor cariño, ven a casa. Te queremos tanto. Tu padre y Yo. Tus hermanos. Tus hermanas. Todo el mundo te quiere. Tu padre te echa tanto de menos, Shannon. Incluso está ahí fuera buscándote. Por favor ven a casa, Shannon. Si tú estás ahí fuera, ven a casa. Si alguien tiene a mi hija, mi preciosa princesa, por favor tráiganla a casa segura. Yo la necesito en casa.”

Compare esta declaración con una realizada en Praia da Luz, 24 horas después de la aparente desaparición de Madeleine McCann, tal como se emitió en una noticia de Sky News el 5 de mayo de 2007:

Ian Woods – Voc en off) “Anoche surgió la familia para realizar un breve llamamiento pidiendo ayuda del público:”

GM: “Las palabras no pueden describir la angustia y desesperación que estamos sintiendo como los padres de nuestra preciosa hija Madeleine. Nosotros req… pedimos a cualquier que pudiera tener cualquier información relacionada con la desaparición de Madeleine, no importa cuan trivial, contacte con la policía portuguesa y nos ayude a obtenerla de vuelta segura. Por favor, si tú tienes a Madeleine, déjala venir a casa con su mamá, papá, hermano y hermana.”

Al finalizar, el reportero Ian Woods informa al espectador “Por el momento esto todavía es una investigación sobre una persona desaparecida más que de un secuestro.”

Las dos situaciones son directamente comparables. El primer anuncio, una declaración sin guión, comienza con la madre, Karen Matthews, dirigiéndose a su hija emotiva y directamente. Continúa haciéndolo hasta el final con el llamamiento a cualquier posible raptor.

En contraste, en el caso de los McCann, es el padre quien habla. Leyendo una declaración preparada, para empezar se refiere al sufrimiento de los padres. Después procede a solicitar información que podría conducir al retorno de Madeleine. Finalmente habla directamente al potencial raptor de Madeleine. No se dirige a Madeleine directamente en absoluto.

Hay otra sutil, aunque reveladora diferencia entre estos “llamamientos”. Karen Matthews pide a cualquier secuestrador que ellos “por favor tráiganla (a Shannon) a casa segura.” Por otra parte Gerry McCann pide ayuda para “obtenerla (a Madeleine) de vuelta segura.” El primero es una referencia adjetival a la persona, el segundo una calificación adverbial de un acto. Alguien que recibiera a su difunta mascota intacta del taxidermista consideraría que la entrega había sido realizada con seguridad, por ejemplo.

A posteriori, tal como se dice, 20/20, ahora todos sabemos la verdad detrás de la desaparición de Shannon Matthews. Pero si retrocedemos en el tiempo y tratamos estos comienzos por igual, ¿qué es lo que nos dicen?

A priori las circunstancias son las mismas: padres angustiados apelando, dentro de las primeras 24 horas, por el retorno seguro de una hija desaparecida. A primera vista, ninguno conoce el estado o paradero de la persona desaparecida. Karen Matthews habla directamente a su hija. Gerry McCann habla sobre la suya.

Esta discrepancia no tiene nada que ver con el optimismo personal. Entrevistado para Sky TV un poco después ese año, Gerry continúa diciendo, “Todo lo que hemos hechos durante los últimos cien días se ha centrado en la creencia de que Madeleine estaba viva cuando fue secuestrada.” Las ramificaciones de esta observación concreta han sido discutidas en otro texto. Basta decir aquí que, según la propia creencia de Gerry McCann, no había ninguna razón aparente para que los McCann fuesen pesimistas en cuanto a los resultados de las primeras búsquedas de su hija.

Por lo tanto ¿Qué es lo que deducimos de estas comparaciones?

Simplemente al volver a introducir en la ecuación la sabiduría de la retrospectiva, podemos decir con seguridad que Karen Matthews fue emocionalmente capaz de hablarle a su hija, porque ella sabía muy bien que Shannon estaba viva. La explicación concomitante del completo y totalmente impersonal llamamiento de Gerry McCann en la misma situación, es que él ya sabía que Madeleine estaba muerta.

La ironía de todo esto es que no puede decir que ni Karen Matthews ni Gerry McCann realizaron una declaración totalmente engañosa en aquel momento. Ambos fueron un reflejo exacto, aunque menos que honesto de las circunstancias relevantes. Fundamentalmente en el caso de Madeleine McCann, es exactamente el mismo asunto que se sigue resistiendo a la resolución.

© Traducción de Mercedes