sábado, 1 de agosto de 2009

Caso Madeleine McCann - ¿Con quién estabas anoche?

McCann Files

EXCLUSIVA para mccannfiles.com


By Dr Martin Roberts

31 de julio de 2009

¿Con quién estabas anoche?

"...fuera bajo la pálida luz de la luna"

"No era tu hermana, no era tu pa..."

Así sigue la vieja canción de music-hall. En el contexto del caso McCann a partir del 7 de mayo de 2007, podemos añadir, sin temor a equivocarnos, "tampoco era tu madre." Si lo fuera, entonces Kate McCann no se hubiera encontrado en una situación tan "interesante" en esa fecha. Sin embargo entre ellos, los McCann consiguieron convertir "interesante" en "revelador".

En análisis previos para McCannfiles, toqué la posibilidad de la implicación de una tercera persona en la desaparición de Madeleine McCann. Los indicadores, aunque oscuros, están ahí, y este breve episodio es tan bueno que lo confirma.

En cuanto Kate expone su parte ante la cámara, Gerry muestra una mirada crítica en su dirección. Esto confirma dos cosas: un error de juicio verbal por parte de Kate y que Gerry se da cuenta de ello. ¿Qué fue lo que dijo que estaba tan mal?

“Nos gustaría decir unas cuantas palabras a la persona que está con nuestra Madeleine, o ha estado con Madeleine.”

Hace más o menos medio siglo la frase “estar con” hubiese tenido una connotación sexual. Dada la especulación por parte de algunos observadores de las predilecciones y pecadillos atribuibles a esta fraternidad de vacaciones, una interpretación similar puede parecer accesoria en este caso, pero la base de la observación es, creo yo, más Maquiavélica que sádica.

A estas alturas ya todos conocemos el mantra: “Hay un secuestrador ahí fuera...” Pero Kate no se está dirigiendo a un secuestrador. Un secuestrador, al igual que un ladrón, es alguien que se lleva cosas activamente, ejem: personas. En su lugar, Kate dice deliberadamente unas cuantas palabras a alguien que está, y ha estado, acompañando pasivamente a su hija.

Esto no es algo como David Copperfield, que abre puertas cerradas (con llave) en un abrir y cerrar de ojos, tiene a la masa inmediatamente bajo su hechizo y los hace desaparecer entre un poco de humo a través de un improbable pequeño orificio, sin que nadie se percate de ello (excepto uno de los miembros del público que no estaba prestando la debida atención al truco desde el principio). Este no es un “hombre del tipo hacerse cargo”, sino un agente pasivo, que no necesitó tomar la iniciativa porque fue tomada por él.

No es exactamente el mensaje público que pretenden los McCann. Y Gerry claramente no está feliz con ello.

Tal como apreciarán la mayor parte de los estudiosos de este sórdido caso, hay muchas facetas con las que los profesionales de la justicia harían su agosto si les dieran la oportunidad. Pero mientras los detectives privados de los McCann buscan engañosamente a un secuestrador, quizás otros investigadores deberían estar buscando a este agente pasivo para solucionar el caso.

La conclusión de que Madeleine está muerta surge inevitablemente de la evidente desestimación de cualquier entrada ilícita en el apartamento 5A (ver artículo anterior de McCannfiles – “O bien está ahí fuera o no lo está”, para la discusión). Aunque no es un delito, necesariamente, estar en compañía de un cadáver (ocurre a diario en las pompas fúnebres de todo el mundo), el robo de un cadáver es otro tema, sospecho que aun está en código penal. Una cosa es segura, ya que los McCann recuerdan incesantemente a todo el mundo el hecho de que, esta persona aun “está ahí fuera”.

Kate McCann nos ha informado que ella está segura al 100% de sus amigos, pero de tal modo que hay alguien, que no es un amigo, en quien ella muestra bastante menos confianza. Ya que esta persona no es un miembro de la camarilla de los McCann, entonces debe estar en el bolsillo de otra persona, metafóricamente hablando.

Nos informan a través del Despacho de Archivo de este caso que “...aparte de los amigos ingleses que estaban con ellos de vacaciones allí, ellos no tenían amigos conocidos o contactos en Portugal.”

Aunque cuando la reportera Sandra Felgueiras le pregunta si él conocía a Robert Murat, Gerry McCann respondió sin vacilar: “No voy a comentar sobre eso.”

No dice “no”, ni tampoco desea decir “sí”, la ausencia de una negación firme hace que la respuesta afirmativa sea la más probable. Tal como ilustra la cita siguiente, la prensa, por lo menos, parece haber hecho la pregunta a Robert Murat, ejem: ¿conocía a Gerry McCann previamente?

“Nunca me he reunido con el hombre antes y la idea de que lo conocí cuando estaba realizando la campaña para el Partido Laborista es risible. He sido un Conservador toda mi vida.” (Robert Murat sobre Gerry McCann – Daily Express, 14 de septiembre de 2007)

Si tuviera que saberse que Murat era, de algún modo, conocido de Gerry McCann, incluso aunque pudiera ser que en realidad no se hubieran reunido, a quién podrían haber conocido los McCann? Como respuesta a una pregunta que se le planteó poco antes del segundo aniversario de la desaparición de Madeleine, Gerry dice (de Praia da Luz):

“Hemos querido volver durante mucho tiempo. Creo que eso es lo primero que hay que decir. Nosotros tenemos, errr... muchos amigos en Praia da Luz. Hemos recibido un gran apoyo, particularmente de la comunidad y la... y la Iglesia Católica y un montón de ex... también, ex-pats (emigrantes) a quienes llegamos a conocer bastante bien mientras estábamos allí...”

¿Entonces no hay amigos conocidos en Portugal?

La última frase abortada aquí, escondida bajo la relegación deliberada de “ex-pats” (emigrantes) al estatus de conocidos recientes, indica que probablemente había británicos en PDL a quienes Gerry McCann había llegado a conocer antes de la última visita de su familia. El hecho de que el círculo social de los McCann fue ocultado a la PJ no nos dice nada de su entorno.

Los McCann, están sin duda en posesión de la llave de la Caja de Pandora (o debería ser de Madeleine). Sin embargo, hay indicaciones claras, de que existe un duplicado.

Traducción de Mercedes

Todos los artículos de Martín Roberts: Aquí