viernes, 7 de agosto de 2009

Caso Madeleine McCann - El MP tendrá que enfrentarse a las incongruencias como la de la manta desaparecida""

Semanário Privado - Edición impresa


El caso Maddie entró, nuevamente, en el limbo en un intento de extinción. A pesar de todo, la manta desaparecida constituirá un obstáculo que, en breve, tanto los McCann como el Ministerio Público, tendrán que encarar”. Esta es la convicción del psicólogo clínico Paulo Sargento, al abordar para SP los últimos acontecimientos de la desaparición de la niña inglesa

¿Y cuáles son esos últimos acontecimientos? Según reveló nuestro periódico (en su edición de 1 de julio), fundamentando esa noticia en las declaraciones del antiguo investigador del caso, Gonçalo Amaral, la manta desaparecida del Ocean Club que Maddie solía utilizar como protector y símbolo afectuoso, podría haber sido utilizada como mortaja en una ceremonia fúnebre efectuada en la Capilla del Pueblo de Luz.

En cuanto a las referencias realizadas por el embajador británico en Portugal, Alex Ellis, el cual, curiosamente, y después de la noticia de SP, sustentó recientemente la hipótesis de que el proceso fuese reabierto, el psicólogo se pregunta: “¿De qué proceso habla el embajador? El de los McCann contra Gonçalo Amaral (según se dijo, la petición de indemnización a G.A. para los padres de Maddie podría ascender a los 1,1 millones de euros – n.r.), o el relativo a la desaparición de la pequeña Madeleine? Si no se trató de un dice que dijo, ¿por qué razón el embajador no abordó más el tema ni mostró ningún tipo de argumento que sustentase tal deseo?”.

La llave del misterio

El destino dado a la manta que desapareció del apartamento del Ocean Club, después de los días siguientes en que fue emprendida la búsqueda para localizar a la niña, es una de las llaves para descubrir el misterio. SP sabe que personas ligadas a la Iglesia Católica podrían ser llamados a declarar si el proceso fuese reabierto. A través de una investigación particular, que se ha desarrollado a lo largo de los últimos meses, en la cual están implicados ex colaboradores de la policía, Gonçalo Amaral está intentando reunir los elementos que podrían provocar un auténtico “terremoto” en el proceso Maddie y poner en jaque la credibilidad de las declaraciones del matrimonio McCann.

A propósito del hipotético proceso contra Gonçalo Amaral, iniciado por los McCann, el periódico inglés “Sunday Mirror” publicó el pasado 12 de julio un artículo, insertando una foto de la abogada Isabel Duarte, especialista en Derecho de Comunicación y relacionada con el PSD. “La citada abogada, que según se dice, estuvo presente en la reunión en Portugal en la que habría participado Gerry McCann, el embajador británico y, según algunos, el Dr. José Luis Arnaut. Encuentro realizado antes de que la dra. Manuela Ferreira Leite hubiese afirmado que la candidatura de Gonçalo Amaral no había alcanzado el acuerdo de la Dirección Nacional del PSD”. Es extraño que el “Sunday Mirror”, algunos días después, hiciera desaparecer de su página Web esta noticia, que no está accesible, sin ninguna explicación. ¿Será que las relaciones del citado medio con el Grupo Bilderberg (al que está ligado Pinto Balsemão) podrían explicar el “apagón/borrado” editorial?

Campaña de descrédito

El antiguo investigador de la PJ se enfrenta ahora a una campaña de descrédito después de haberse conocido la sentencia del Tribunal de Portimão, que lo condenó en el caso de la agresión a Leonor Cipriano, y la reciente acusación formulada por el MP de agresiones al actual compañero de la madre de Joana. “Es curioso que Gonçalo Amaral no fue condenado por el hecho por el cual estaba acusado (omisión de denuncia) sino, por una cuestión (que no puede ser llamado un hecho) cuyo estatus como arguido no permitiría en el ámbito del juicio (falso testimonio)”, dice Paulo Sargento, añadiendo: “¿Cómo se puede entender que el MP haya aceptado tan rápidamente el proceso que el padrastro e Joana Cipriano, Leandro Silva promovió contra él y no haya existido la misma celeridad en los proceso que el ex inspector promovió contra el mismo individuo y otras personas relacionadas a este confuso proceso. No deja de ser interesante que los testigos enrolados por la acusación contra Gonçalo Amaral sean, exclusivamente, familiares de Leandro y un médico que, solo cinco años después de de la supuesta agresión se digna a participar en una acción judicial, cuando su condición profesional y cívica lo habría obligado a participar, inmediatamente después del supuesto incidente”. Según el psicólogo, Leonor Cipriano presentó casi una decena de declaraciones contradictorias, hecho que, según la sentencia, habrían dificultado todo el proceso. El Tribunal de Faro solicitó al MP la apertura de una investigación judicial a Leonor Cipriano por el delito de falso testimonio durante el citado juicio. “La cuestión que planteo es la siguiente: ¿cómo puede quedar una ciudadana en estas circunstancias, cuando la han representado varios abogados y el mismo Colegio de Abogados? ¿Quién va a asumir el hecho de haber puesto a Leonor Cipriano en la posición de criminal por falso testimonio? Lo mismo se aplica a su hermano, João Cipriano, que escribió una confesión, supuestamente, por un engaño”, sustenta Paulo Sargento.

José Leite





Gonçalo Amaral para SP

Levantando alguna polémica, Gonçalo Amaral comentó para SP los últimos movimientos del caso Maddie y su condena en el caso Leonor

“Que la PJ no quiera lavar su imagen a mi costa”

Vivimos un momento político que se parece más al anterior régimen (antes del 25 de abril), el enchufismo y el tráfico de influencias con origen partidario o de mero conocimiento influyen en la marcha de la justicia, poniendo en causa la imparcialidad de quien dirige la investigación criminal (el Ministerio Público) y a quien juzga. Nunca me consideré una víctima y sigo confiando en la Justicia, a pesar de ser realizada por hombres, aunque ya basta de mentiras y difamación. No soy y nunca fui aquel que torturaba (si es que existen torturadores) y ponía en entredicho el buen nombre de la institución de la Policía Judiciaria. Que no quiera esta u otra institución “lavar” su imagen a costa de un mero funcionario, que siempre sirvió y supo servir defendiendo los derechos y libertados de sospechosos y víctimas. El momento electoral que se aproxima –en Portugal e Inglaterra- contribuirá en el descubrimiento de la verdad y para que se haga justicia – no pensemos en violadores de ahijadas, médiums, o psicópatas, sino en las víctimas (Madeleine y Joana).

Traducción de Mercedes