jueves, 20 de agosto de 2009

Caso Madeleine McCann - Respuesta a las críticas por la distribución de nuestro folleto “10 Razones”

The Madeleine Foundation

El miércoles 12 de agosto, nuestra Presidenta Debbie Butler y dos simpatizantes de The Madeleine Foundation distribuyeron copias de nuestro folleto “10 Razones” en Leicester y los pueblos de Leicestershire Mountsorre y Rothley. Este reparto incluyó el buzoneo del folleto en las casas de los vecinos de los McCann, pero no en la casa de los McCann. Este acto ha sido criticado públicamente por un puñado de residentes de Rothley y algunos tabloides lo han descrito como “Acoso a los McCann”. Contrariamente a lo que informa la prensa, no todo el pueblo de Rothley recibió el folleto –solo lo recibieron 150 casas- y los folletos fueron distribuidos en Rothley entre las 15h00 y las 18h00, no “de madrugada” como informó algún medio. No se colgó ningún folleto en ningún lugar. Si fueron pegados a los árboles y tablones de anuncios, tal como se informa, debieron de ser los residentes quienes lo hicieron.

Este reparto de folletos es parte de una distribución a nivel nacional de “10 Razones” que se ha estado llevando a cabo desde principios de mayo del presente año. El folleto se titula: “¿Qué le ocurrió realmente a Madeleine McCann? – 10 razones clave que sugieren que no fue secuestrada”. Es un resumen de nuestro cuadernillo titulado: “¿Que le ocurrió realmente a Madeleine McCann? – 60 Razones que sugieren que no fue secuestrada.”
[ www.madeleinefoundation.org/main/our-book/ ].


Tanto el cuadernillo como el folleto son factuales. Se les envió un borrador de nuestro cuadernillo “60 Razones” a los McCann y sus abogados en octubre de 2008, antes de su publicación. Nos ofrecimos a corregir o retirar cualquier afirmación realizada en el cuadernillo que ellos pudieran demostrar como falso. Hasta la fecha, no hemos recibido ninguna objeción. Además, nadie ha demostrado que alguna de las 60 razones sea errónea.

Hasta la fecha, se han distribuido casi 20.000 copias de “10 Razones” alrededor del país y algunas en el extranjero. El folleto es casi siempre bien recibido y algunos pequeños comerciantes están almacenando ejemplares en sus mostradores. Cabe recordar que se llevó a cabo una encuesta de opinión en 2007 por una respetada agencia nacional de encuestas que averiguó que el 80% de los británicos no aceptaban que los McCann habían sido claros sobre que le paso realmente a Madeleine. Tenemos muchas razones para pensar que esa cifra sigue siendo la misma sino mayor. Cuando se retransmitió una larga y amena entrevista a los McCann en una televisión española, se le preguntó a los espectadores si creían que los McCann estaban diciendo la verdad o mentían; el 70% dijo que mentían. Incluso más dañino, en nuestra página web hermana Truth for Madeleine, una encuesta con más de 5.000 respuestas documentadas dio como resultado que el 66% consideraba que los padres de Madeleine habían matado a su hija. Todo esto sugiere que la mayor parte de la población es profundamente escéptica en cuanto a la afirmación de los McCann sobre el secuestro y están hambrientos de información veraz sobre el caso.

Hemos comprobado insistentemente que las personas que atacan a aquellos de nosotros que expresamos la completa falta de pruebas de que Madeleine fue secuestrada son generalmente ignorantes de los hechos del caso.

Muchas personas que inicialmente creyeron la afirmación de los McCann de que Madeleine fue secuestrada han cambiado de opinión, simplemente porque se han preocupado de verificar los hechos del caso.

Nuestro cuadernillo ya ha influenciado a cientos de personas que nos han enviado testimonios no solicitados, dándonos las gracias por revelar los hechos sobre el caso, hechos que no habían podido descubrir con anterioridad a través de la lectura de los principales medios de comunicación británicos.

Otras fuentes de información sobre la desaparición de Madeleine McCann incluyen un documental de 50 minutos realizado por el principal detectives del caso, Gonçalo Amaral. Puede ver esta grabación, con subtítulos en inglés en YouTube, aquí

Gonçalo Amaral ya había escrito un libro sobre el caso, titulado: “Maddie: La Verdad de la Mentira” – en inglés “The Truth About a Lie”. El libro, que documenta las pruebas que él y su equipo de detectives descubrieron (incluido las pruebas decisivas de los perros pisteros número 1 de la policía, que detectaron olor a cadáver en cuatro lugares en el apartamento de los McCann, en dos lugares del Renault Scenic alquilado, en dos prendas de ropa de Kate McCann, en una camiseta de los niños y en el peluche, Cuddle Cat) ha sido traducido a varios idiomas diferentes y ya ha vendido más de medio millón de copias. Todavía tiene que ser publicado en Inglaterra. Puede leerse una buena traducción en inglés aquí:

Se ha sugerido que bajo el principio de “inocente hasta probado culpable”, no debería existir más discusión sobre los hechos del caso. Otros afirman que las autoridades judiciales lusas han “exonerado” a los McCann y que por lo tanto no debería cuestionarse más la supuesta implicación de los McCann en la “desaparición” de su hija.

Lo que estas sugerencias no tienen en cuenta es que en un informe de 58 páginas realizado por la policía portuguesa y que fue hecho público por las autoridades judiciales en julio de 2008, concluyeron que había pruebas de que Madeleine McCann murió en el apartamento de sus padres en Praia da Luz y que su cuerpo fue por lo tanto escondido. El informe simplemente dice que no tenían suficientes pruebas en ese momento que les permitiera seguir adelante con una acusación contra alguien por esos crímenes.

Inglaterra es un país conocido en el mundo entero por su tradición de libertad de expresión. The Madeleine Foundation seguirá discutiendo los hechos de este caso, y si pensamos que las pruebas apuntan en una dirección, no dudaremos en decirlo.

Una de las razones, en opinión de muchos –incluido el detective que investigó inicialmente- es que si la investigación sobre la “desaparición” de Madeleine no consiguió presentar cargos fue por la interferencia activa del gobierno en la investigación Portuguesa. Esto es algo que interesa fuertemente a The Madeleine Foundation y continuaremos ahondando en ello.

Antes de terminar, deseamos hacer frente a las alegaciones de que cualquiera de nosotros, o alguien de la Madeleine Foundation, está “haciendo dinero”. De hecho, todo lo contrario, nos ha costado dinero garantizar que el público británico es informado de los hechos relacionados con la desaparición de Madeleine. Nuestro cuadernillo cuesta 3 libras, y eso incluye el envío (76 p). La impresión original, y cualquier impresión futura, son cobrados a precio de coste, simplemente para cubrir la impresión y gastos de envío etc.

Ni Tony Bennett como autor ni nadie asociado a la Fundación está cobrando por su tiempo o trabajo. Las donaciones de personas del público han cubierto la mayoría de los gastos de distribución de “10 Razones”.

Esto contrasta claramente con aquellos que han hecho mucho dinero con la desaparición de Madeleine:

1. Una serie de dudosas empresas de investigación privadas que han cobrado una fortuna por sus servicios sin llegar absolutamente a ninguna parte,

2. Clarence Mitchell and Justine McGuiness quienes entre los dos se han embolsado unas 200.000 libras por sus servicios de relaciones públicas – no por ayudar a encontrar a Madeleine,

3. Abogados como la firma puntera Carter Ruck, el mejor abogado en extradiciones Michael Caplan Q.C. y Bates Wells and Braithwaite que han recaudado cientos de miles de libras,

4. Los tabloides y “principales” periódicos que han hecho literalmente millones de libras por el simple hecho de poner la cara de Madeleine en sus portadas y

5. Por no hablar de los McCann en persona que cogieron dinero del generoso público británico para pagar dos enormes mensualidad de su hipoteca – antes de que un indignado público británico les obligara a poner freno a ese mal uso de esas donaciones.

Lamentamos que la presentación y discusión de los hechos sobre este caso haya ofendido a alguien. Debemos recordar que el corazón de esta historia es Madeleine, entonces una niña británica de 3 años, que – si las versión de los hechos de los McCann debe ser creída – deba haber sufrido terriblemente como consecuencia del acto de haber sido secuestrada.

Aunque abrumadores pruebas circunstanciales sugieren que Madeleine murió en el apartamento de sus padres – y nosotros debemos continuar informando al público británico sobre esas pruebas.

Debbie Butler, Presidenta
Tony Bennett, Secretario
The Madeleine Foundation
19 August 2009

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí