viernes, 21 de agosto de 2009

Caso Sofia Herrera - El padre de Sofía Herrera quedó detenido

Página/12

LO ORDENO EL JUEZ PORQUE SE CONTRADIJO DURANTE LA RECONSTRUCCION DE LA DESAPARICION DE SU HIJA

También quedó preso, por pedido del fiscal, el cuidador del camping donde la nena fue vista por última vez. La reconstrucción comenzó el miércoles y terminó ayer. Hoy, el juez les tomará declaración a los dos detenidos.

Después de casi un año de la desaparición de la nena Sofía Herrera, la Justicia de Tierra del Fuego detuvo al padre de la niña. También fue alojado en una celda policial fueguina, a la espera de una próxima declaración indagatoria, el cuidador del camping John Godall, el lugar donde la nena fue vista por última vez. Las detenciones se produjeron después de la reconstrucción del hecho, que se inició el miércoles y terminó ayer. “Fue la segunda reconstrucción, con todos los actores que estaban en el lugar en los últimos momentos en que se vio a la niña porque, durante las distintas declaraciones, hubo varias diferencias detectadas entre los relatos. Gracias a esta nueva pericia pudimos detectar graves incongruencias en algunos dichos relacionados con los tiempos y los espacios, que originan un vuelco en el caso”, confirmó a Página/12 una fuente de la fiscalía que interviene en el caso. Por el momento, a Fabián Herrera se lo acusa de “entorpecer la investigación judicial” y al empleado Alberto Urrutia, por la presunta “sustracción” de la menor.

Sofía fue vista por última vez el 28 de septiembre de 2008. Durante la investigación, intervinieron en la causa peritos psiquiátricos de la Corte Suprema de Justicia, policías bonaerenses y federales e, incluso, un equipo de la policía científica cordobesa. Ayer a la noche, después de once meses sin Sofía, el juez Eduardo López ordenó la detención de Herrera, mientras que, a pedido del abogado querellante (Francisco Ibarra), se hizo lo mismo con Urrutia. Pese a que los delitos que se les imputan son distintos, ambos hombres fueron apresados después de realizada la segunda reconstrucción del hecho.

El lugar de la reconstrucción: el camping John Godall de Río Grande (Tierra del Fuego). Los actores: la madre de la niña (María Elena Delgado), Fabián Herrera, Paloma y Silvio Giménez (la pareja amiga de los Herrera), sus dos hijos y el empleado Urrutia; esas eran todas las personas que se encontraban en el camping al momento de la desaparición de Sofía. El momento: entre ayer y el último miércoles. La intención: determinar el tiempo (la hora) y el espacio exacto donde cada uno de los actores se encontraba justo antes de la desaparición.

Después de finalizar la primera etapa de la reconstrucción judicial y por supuestas incongruencias entre las declaraciones de Herrera padre y su amigo Giménez, el miércoles el juez López realizó un careo entre ambos. “Desde el inicio de la causa, Delgado, Paloma y Herrera tuvieron distintas contradiccciones en sus dichos. Silvio Giménez fue el único que en las nueve declaraciones testimoniales que dio siempre relató lo mismo”, dijo a este diario una fuente de la investigación. Durante el careo, Giménez volvió a decir lo mismo que había relatado en septiembre de 2008, mientras que el papá de Sofía “no recordaba bien todos los hechos porque estaba muy nervioso”, aseguró a Página/12 su esposa.

Según consta en un informe preliminar de la (segunda) reconstrucción, Herrera tuvo reiterados “olvidos” sobre el día en que desapareció su hija. Por ejemplo, al momento de demarcar con su cuerpo la distancia que lo separaba de Sofía la última vez que la vio, el hombre respondió que “no eran más de 20 metros”. No obstante, las mediciones realizadas ayer en el camping por oficiales de la Bonaerense determinaron que entre el lugar que Herrera dijo haber estado y el espacio donde supuestamente se encontraba su hija había más de 180 metros. Entre el relato y las pericias, había casi dos cuadras de diferencia.

Hace unos días, psicólogos de la Corte Suprema de Justicia determinaron que “el relato de uno de los hijos de Giménez –el chico de seis años que dijo haber visto a Sofía cuando subía a un auto– no es mentira, pero tiene varias inconsistencias, fisuras y, básicamente, no es certero”, confirmó la fuente de la Fiscalía. Entonces, según el letrado, a partir de “las declaraciones actuadas de hoy (por ayer) se pudo determinar que el último lugar donde se vio a la niña fue muy cerca de la vivienda de Urrutia”, el cuidador del camping.

El hombre vivía en una especie de casilla ubicada dentro del predio concesionado por el municipio a una cooperativa de taxis de Río Grande, y se encarga del mantenimiento y la seguridad del lugar. El caso del empleado es diferente al de Herrera, porque para los investigadores Urrutia está relacionado directamente con la desaparición de Sofía. De acuerdo con los datos relevados, la orden de detención surgió luego de las pericias psiquiátricas y las medidas llevadas a cabo estos días que llevaron al abogado Ibarra a solicitar al juez la detención de Urrutia, así como también la clausura del camping donde ocurrieron los hechos. En declaraciones anteriores, Urrutia había dicho que “sólo hacía un año que estaba en la provincia”, que ese día “no había otras familias o personas en el camping” y que no pudo “observar automóviles sospechosos en el sector” como tampoco a Sofía.

Tanto el padre como el cuidador fueron trasladados a la misma dependencia policial de Río Grande, donde pasaron la noche y hoy a las 8 serán indagados por el juez López en los tribunales del barrio YPF.

Informe: Mariana Seghezzo.