viernes, 11 de septiembre de 2009

Caso Joana – Joana desapareció hace cinco años

DN Portugal

por Lusa

Joana Cipriano

Cinco años después de la desaparición de Joana, que se cumplen el sábado, el caso de la niña de ocho años que residía en Figueira, Portimão, en el Algarve, sigue arrastrándose por los tribunales sin que se vislumbre el final.

Después del juicio de Leonor Cipriano y su hermano, João Cripriano, condenado en marzo de 2006 a 16 años e prisión cada uno por los delitos de homicidio y ocultación de cadáver, el cso volvió ante la Justicia en 2008, con la madre de Joana acusando a cinco inspectores y ex inspectores de la Policía Judiciaria (PJ), un proceso que comprendía los delitos de tortura, omisión de denuncia y falsificación de documento.

El 22 de mayo de 2009, el Tribunal de Faro, que no identificó a los autores de las agresiones, absolvió de los delitos de tortura a los ex inspectores Paulo Pereira Cristóvão y Leonel Morgado Marques y al agente aun en activo Paulo Marques Bom, aunque condenó a Gonçalo Amaral, ya jubilado de la PJ, y António Nunes Cardoso, aun en funciones en la PJ.

Absuelto del delito de omisión de denuncia, Gonçalo Amaral, ex coordinador del Departamento de Investigación Criminal de la PJ de Portimão, recurrió ante el Tribunal de Apelaciones de Évora la condena de un año y medio por el delito de falso testimonio, con una pena suspendida por igual período.

La condena del ex agente de la PJ, que también estuvo implicado en la investigación de la desaparición en el Algarve de la niña inglesa Madeleine McCann, también mereció un recurso de Marcos Aragão Correia, abogado de Leonor Cipriano, que llegó a presentar dos demandas en el Consejo Superior de la Magistratura siendo rechazada la petición de sustitución del juez del Tribunal de Faro, Henrique Pavão.

El Tribunal de Faro condenó además al inspector António Nunes Cardoso a dos años y tres meses por falsificación de documento público, con una pena suspendida por igual período, la cual el inspector de la PJ también recurrió en el Tribunal de Apelaciones de Évora.

Después de las vacaciones de verano, el caso Joana volverá también a despertar la atención con el juicio del proceso promovido por Leandro Silva, compañero de Leonor Cipriano, contra Gonçalo Amaral, acusado de supuesta coautor del delito de tortura.

El Ministerio Público se constituyó asistente en el proceso de Leandro Silva, que acusa al ex inspector de haberlo agredido el 13 de octubre de 2004, durante un interrogatorio en las instalaciones de la PJ de Portimão, para que indicase el lugar donde fue depositado el cuerpo de Joana.

Al margen de los recursos y de la demanda de Leandro Silva, Aragão Correia pidió al Procurador General de la República la revisión de la sentencia de Leonor Cipriano que fue confirmada por el Tribunal Supremo de Justicia en marzo de 2006, presentando el abogado la confesión de João Cipriano como autor del homicidio de Joana.

El abogado de la madre de la niña desaparecida el 12 de septiembre de 2004, pidió también la apertura de una nueva investigación, con el objetivo de determinar los agentes y casas de la desaparición de Joana.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí