viernes, 11 de septiembre de 2009

Caso Joana - Mar de sangre en la casa apunta al homicidio

Correio da Manhã

28 Octubre 2004

La niña de ocho años nunca más fue vista. Su desaparición comenzó por ser un rapto, después una venta y, por fin, un caso de homicidio. La PJ asegura estar en posesión de pruebas esclarecedoras. La madre y el tío de Joana están detenidos, aunque no colaboran. Por esto, la búsqueda se extiende a todo el Algarve. Para familiares y amigos la niña no murió. Viva o muerta, Joana no ha sido vista desde el 12 de septiembre. Hace 45 días.

Una enorme mancha de sangre, ya lavada, descubierta en el suelo de la casa donde vivía Joana, llevó a la Policía Judiciaria a concluir que la niña, desapareció el día 12 de septiembre, en el pueblo de Figueira, habría sido asesinada. Joana fue al café a comprar un cartón de leche y dos latas de atún y, en la versión inicial de la madre, nunca volvió a casa. Las primeras sospechas de que Leonor estaba mintiendo resultaron del hecho de que los inspectores habían descubierto en casa las compras que hizo la niña en el café. Esto significaba que Joana había regresado a casa, apartando así la hipótesis de que fue raptada por el camino.

Ante esto, la PJ decidió registrar minuciosamente la casa en busca de vestigios de la niña, recurriendo al Laboratorio de la Policía Científica. A pesar de que la casa había sido, entre tanto limpiada, los peritos, a través del uso de reactivos, consiguieron detectar vestigios de sangre en el suelo, concretamente una marca de un cierto tamaño, así como en las mechas de una fregona. La PJ reunió estos nuevos datos y otros de los que ya disponía y concluye: Joana fue asesinada por su madre y su tío.

Detenido el día 22 del mes pasado, los dos sospechosos comenzaron por presentar versiones contradictorias. En el Tribunal, la madre asumió el crimen, aunque alegó que trató de un accidente –le dio una bofetada a su hija y ella dio con la cabeza en la pared-, habiendo sido aplicada a la mujer la prisión preventiva. En cuando al tío, este apuntó inicialmente el dedo hacia su hermana, saliendo en libertad. Solo que días después, cuando se realizó la reconstrucción del crimen, llegó a confesar su participación en el homicidio, por lo que fue presentado nuevamente ante el Tribunal. Esta vez, se quedó en prisión.

La pregunta que, desde el principio, se plantea es la de saber qué sucedió para que la niña fuese asesinada. Según ya habría confesado Leonor Cipriano, la niña sorprendió a la madre y al tío realizando actos sexuales. Resultado: estos decidieron callarla... para siempre.

(...)

Hernâni Carvalho, José Carlos Eusébio, Ricardo Marques, Sérgio A. Vitorino

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí