sábado, 26 de septiembre de 2009

Caso Leonor Cipriano: Tribunal de Faro admite recursos

Jornal de Notícias

25 de septiembre de 2009

El Tribunal de Faro aceptó los recursos de Leonor Cipriano (madre de la niña desaparecida en Figueira, Portimão) y del ex inspector de la PJ Gonçalo Amaral y del agente Nunes Cardoso, juzgados en un proceso de presunta tortura y otros delitos.

En el despacho al que la Agencia Lusa ha tenido acceso hoy, el juez Henrique Pavão entendió que eran admisibles los recursos para el Tribunal de Apelaciones de Évora de la sentencia del Tribunal de Judicial de Faro de 22 de mayo de 2009.

Sin determinar los autores de las agresiones a la madre de Joana Cipriano, el Tribunal de Faro absolvió de los delitos de tortura a los ex inspectores de la Policía Judiciaria (PJ) Paulo Pereira Cristóvão y Leonel Morgado Marques y el agente aun en activo Paulo Marques Bom, aunque condenó a Gonçalo Amaral y António Nunes Cardoso por otros delitos.

Absuelto del delito de omisión de denuncia, Gonçalo Amaral, ex coordinador del Departamento de Investigación Criminal de la PJ de Portimão, fue condenado a un año y medio por el delito de falso testimonio, con una pena suspendida de igual período.

La condena del ex agente de la PJ, que también estuvo implicado en la investigación sobre la desaparición en el Algarve de la niña inglesa Madeleine McCann, también mereció recurso de Leonor Cipriano, que junto con el abogado de la madre de Joana, Marcos Aragão Correia, consideran la pena insuficiente.

Al inspector António Nunes Cardoso le fue aplicada una pena de dos años y tres meses por falsificación de documento público, con pena suspendida por igual período.

Aragão Correia, que presentó ante la Fiscalía General de la República una petición de revisión extraordinaria de la pena de 16 años de prisión aplicada a Leonor Cipriano por el delito de homicidio y ocultación de cadáver, solicitó también la condena de Paulo Pereira Cristóvão, Leonel Morgado Marques y Paulo Marques Bom.

El “Caso Joana” remonta a 2004. La niña de ocho años desapareció el 12 de septiembre, en la aldea de Figueira, Portimão, y la investigación llevó a la acusación de Leonor Cipriano y su hermano, João Cipriano, condenados en primera instancia a 18 años de prisión cada uno.

En marzo de 2006, en el marco de un recurso, el Tribunal Supremo de Justicia estableció la pena de 16 años prisión para Leonor Cipriano y para João Cipriano.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí