sábado, 12 de septiembre de 2009

Caso Madeleine McCann - Esparadrapos para Todas las Bocas En Una Europa Libre

Whatever

Es bueno saber que los jueces portugueses son tan ineptos implementando la Convención Europea de Derechos Humanos como los británicos.

Joana Morais tiene una parte de la orden de la Magistrada Amélia Puna Loupo y tiene poco sentido jurídico.

Para empezar argumenta que al haber sido archivado el caso contra los McCann sin haberse dirigido ninguna acusación contra los padres, son de alguna manera irreprochables. Este es el truco favorito utilizado por aquellos que desean abusar de las leyes por difamación británicas. De hecho puedo pensar en un caso de alto perfil en el que la acusación es que un individuo poderoso había asesinado a testigos de un presunto delito y que por eso fue libre para demandar por difamación, sobre la base de que no hubo testigos del presunto delito.

Sin embargo sin considerar por qué el caso policial fue abandonado –y sabemos que el caso McCann es considerado por el gobierno británico como un asunto de seguridad nacional- el juez ha pasado de hecho, por encima de la intención de la Declaración Universal de Derechos Humanos –Es decir, para proteger a la personas de los abusos del Estado.

Esta decisión es el equivalente al Lamarquismo.

Dado que nadie sabe lo que le ocurrió a Madeleine McCann, imponer restricciones al desenlace más probable –basadas en ninguna prueba- o más concretamente basadas en una hipótesis de secuestro, del cual no hay ninguna prueba y según declaración de testigos convierten a Gerry McCann en el probable sospechoso es un abuso del proceso legal.

La segunda razón dada fue “el derecho de la persona” – por lo que podemos asumir que el juez se refiere al derecho a una vida en familia y protección contra la difamación.

Lo que es un argumento insidioso – dado que los McCann están protegidos por el Estado británico – porque argumenta que si un crítico no puede aceptar el argumento de la seguridad nacional, entonces “PIENSA EN LOS NIÑOS” como diría la mujer del reverendo Lovejoy.

Ah sí, la maternidad y la tarta de manzana el argumento pernicioso de los anti demócratas a través de los siglos

Pero, espera un momento. ¿Es Amaral la primera persona que sugiere que Madeleine McCann está muerta? ¿Es la única persona en el mundo que cree esto?

Por supuesto que no.

Sin embargo, de algún modo esta jueza cree que su perverso dictamen protegerá a los gemelos. Algo que resulta extraño ya que el término “compórtate o haré una McCannada” ha entrado en el léxico igual que las amenazas del hombre del saco.

También resulta extraño que con esta decisión la jueza parece haber entrado en el misterioso mundo de los McCann en el que más que estar muerta, está de alguna manera encerrada en un calabozo siendo violada por un personaje como Josef Fritzl o que de alguna modo reaparecerá dentro de veinte años con una pareja de críos a remolque igual que Jaycee lo que sea.

Yeah estoy seguro que la gente es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad –un lujo que por cierto no disfruta Amaral- pero también habría que tener en cuenta la proclividad del gobierno británico de jugar rápida y libremente con el sistema judicial cuando está en juego un acuerdo comercial –y no olvidemos que cuando Gordon Brown se coló por la puerta de atrás para firmar el Tratado de Lisboa- dos meses después de haber asegurado el vuelo de los McCann a la libertad- estaba tan dispuesto a hablar de los McCann como de la UE.

Francamente esta es una decisión que escupe sobre las intenciones de los autores de la Ley de Derechos Humanos y prueba una vez más que la ley es un asunto de dinero y no de justicia.

Aunque por otra parte, es interesante ver cómo les encanta a los McCann aparecer en los tribunales civiles donde la carga de la prueba recae sobre el demandante y utilizan su protección estatal para mantenerse alejados de los tribunales penales donde la misma carga de la prueba recae sobre el acusado.

peace:)

Publicado por transfattyacid

Traducción de Mercedes