jueves, 17 de septiembre de 2009

Caso Madeleine McCann – “Maddie: La Verdad de la Mentira” PROHIBIDO

TV Mais - Edición impresa



Casos de Policía por Hernâni Carvalho

“¡No creo que me puedan prohibir hablar de mi vida!” La frase es de Gonçalo Amaral a propósito de la providencia cautelar que le prohíbe hablar de su libro o de la investigación del caso Maddie. El antiguo inspector va a dar dos conferencias en Inglaterra sobre la materia

“¡De ser verdad, es un atentado contra mi libertad!” fue la primera frase de Gonçalo Amaral cuando fue contactado por tvmais. El libro “Maddie: La Verdad de la Mentira”, escrito por el ex coordinador de investigación de la PJ del caso Maddie, debe ser retirado del mercado y todos los ejemplares existentes recogidos. Más de un año después de la publicación, los padres de Maddie presentaron una demanda en un tribunal portugués alegando que el libro y el CD “Maddie: La Verdad de la Mentira”, así su divulgación, intensifica su sufrimiento y atenta con su buen nombre. En el marco de la querella del matrimonio McCann, la jueza de la Sección 3ª de la Sala13 de lo Civil del Tribunal de Lisboa decretó la retirada de las estanterías y la prohibición de la divulgación de esa obra. El lunes, 14 de septiembre, Gonçalo Amaral aun no había sido notificado. “El caso Maddie fue la última fase de mi vida profesional y en mi libro no escribo nada que no esté en el proceso. Al ser archivado y entregado a los periodistas, no entiendo la providencia cautelar. Si es que existe”, nos dijo Gonçalo Amaral, adelantando en tono irónico que, si le prohibieran hablar sobre este libro, pondera escribir otro o subvencionar la publicación de todos el proceso Maddie (30 mil páginas) ya archivado y distribuido a los medios de comunicación en un DVD. En el momento en que hablamos con el ex coordinador de la PJ, este nos dijo haber aceptado la invitación que el líder de la Fundación Madeleine (Anthony Bennett) le dirigió para ofrecer unas conferencias en Inglaterra sobre la desaparición de Madeleine McCann. “Octubre y Febrero son los meses que están programados para las conferencias desde hace más de un mes. Una de ellas será a pocos kilómetros de la casa de los McCann”, nos confirmó Sofía Amaral, mujer del antiguo coordinador de investigación de la PJ.

La reacción de los editores

El tribunal prohibió la “cita, análisis o comentario expreso, verbalmente o por escrito, de partes del libro o del vídeo que defienden la tesis de la muerte o la ocultación del cuerpo” de Maddie por su padres. Y prohíbe a los autores y editores de “proceder a la reproducción o comentario, opinión o entrevista, donde la misma sea defendida o de donde pueda inferirse”.

Guerra y Paz Editores fue notificada el pasado día 11 de septiembre sobre las prohibiciones del tribunal. En una nota de prensa, el editor del libro de Gonçalo Amaral afirma que “son atentatorias de la libertad de expresión y de la libertad contractual, hiriendo los derechos más elementales consagrados en la Constitución portuguesa”.

El tribunal prohibió también la distribución del documental basado en el mismo libro, documental que ya ha sido emitido por TVI.

Gonçalo Amaral y los editores han sido prohibidos de comentar o publicar el libro o el vídeo en cualquier parte del mundo. “Se trata de una prohibición arbitraria que contestaremos en los tribunales portugueses y, si es necesario, ante instancias supra-nacionales”, dijeron los responsables de la editorial.

Archivo supersónico

Los McCann fueron constituidos arguidos en septiembre de 2007 aunque fueron exonerados en julio de 2008 por falta de pruebas. El Ministerio Público archivó el caso. Las cuentas del psicólogo Forense Paulo Sargento dejaron a nuestro reportaje atónito. “Si el proceso contiene decenas de volúmenes, un total aproximado de 30 mil páginas, ¿cuánto tiempo sería necesario para convertir este proceso en un “objeto de apreciación y ponderación cuidados” y “proceder al análisis y evaluación total de todo el proceso”? Algunas operaciones aritméticas simples nos dan una respuesta inmediata: se empleásemos 5 minutos en cada página, tardaríamos 150 mil minutos en leer todo el proceso, o sea, 2.500 horas, lo que representaría, aproximadamente 104 días, o sea, 3 meses y medio. Si, tal como se dice en la nota que anuncia el despacho de archivo, fueron dos los jueces competentes en el caso quienes estudiaron el proceso, “a medias” con la debida reserva de expresión, entonces, la lectura debería estar finalizada en 52 días. Pero, no es sensato pensar que alguien puede leer 24 horas sobre 24 horas, durante 52 días, es por lo que, haciendo un esfuerzo inédito, imaginemos, emplearon 12 horas diarias en esta importante tarea, entonces el proceso debería mantenerse bajo secreto sumarial por lo menos hasta mediados de octubre, ya que serían 104 los días necesarios en un principio. Aunque, si esto ocurrió en tan solo 20 días, con las premisas descritas anteriormente, los jueces leyeron, una media de 26,5 horas diarias, durante 20 días consecutivos (1) lo que no es posible. Se torna, así, obvio que tal análisis fue realizado con el recurso de diversas metodologías. Metodologías que debían hacerse públicas, para evitar el tipo de razonamiento aritmético que utilicé con la intención de ilustrar, metafórica e irónicamente, algunas de las incongruencias discursivas de la Justicia portuguesa.

Fundaciones Maddie

Tres semanas después de haber desaparecido Maddie, la Web FindMadeleine pedía dinero para buscar a la niña. La Web es propiedad de una fundación que integra a diversas personas de la familia McCann y amigos del matrimonio. Hace meses, nació en Inglaterra la Madeleine Foundation dirigida por el abogado Anthony Bennett que está de acuerdo con la tesis que responsabiliza a los padres de Maddie de su desaparición.

Recurso

La decisión de la jueza puede ser respondida a través de recurso ante tribunal superior. Si este diera la razón al recurso, entonces serán los McCann quienes tendrían que pagar a Gonçalo Amaral. De momento, el abogado del antiguo coordinador de la PJ no quiere comentar porque aun no ha sido notificado. Aunque la agencia Lusa dice que, de confirmarse la decisión divulgada por los medios de comunicación, “hiere” como ciudadano que la venta del libro haya sido prohibida. António Cabrita dijo que es la “libertad de expresión” la que puede estar siendo limitada. El abogado de Gonçalo Amaral calificó como “extraño” que, habiendo el libro sido publicado hace más de un año, no haya sido hasta ahora objeto de una providencia cautelar.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí