sábado, 12 de septiembre de 2009

Caso Madeleine McCann - Matéria de Facto

Correio da Manhã

Libertad y verdad de la mentira

En el libro “La verdad de la mentira” hablé de la forma en que se puede manipular una investigación y desviarla de su objetivo principal: encontrar la verdad y hacer justicia. En este caso, sería fácil: se cambiaba al policía que coordinaba.

Pero, al igual que en la investigación de “Apito Dourado”, nadie se preocupó del peligro para la independencia de una investigación criminal. Con el caso “Freeport” la cosa pió fino, las personas a cambiar ya no eran meros funcionarios públicos, policías, sino ilustres Procuradores del Ministerio Público. Fue entonces cuando descendió “Carmo y la Trinidad” (aun en movimiento) y personas responsables de este país han alertado del peligro.

Hoy, fue notificada una decisión judicial que me prohibirá expresar de forma escrita u oral mi opinión sobre la investigación del caso “Maddie”, en la cual ejercí como policía. Se me prohibirá ejercer mi libertad de expresión, aunque siendo un mero ciudadano y un vulgar ex policía, vamos a tener que esperar por lo casos “Casa Pia”, “Apito Dourado” y “Freeport” para que “Carmo y la Trinidad” bajen de una vez. Sin embargo, los días en que no se podía hablar ya se han ido y la desigualdad de clases no puede existir en lo referente a los derechos, libertades y garantías. Y yo no me callo.

Gonçalo Amaral, Ex-Coordinador de la PJ

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí