miércoles, 16 de septiembre de 2009

Caso Madeleine McCann - SANSON Y EL DILEMA

McCann Files

EXCLUSIVA para mccannfiles.com

Por Dr Martin Roberts
16 September 2009

SANSON Y EL DILEMA
Una alegoría de nuestros tiempos



De acuerdo con el Viejo Testamento y Cecil B. DeMille, Sansón, príncipe libertino entre los Danites, despachó a un león con sus propias manos mientras viajaba para darle una serenata a una hija de los Filisteos. Agotadoramente, para el doble de Victor Mature, DeMille encontró adecuado enfrentarlo a un macho adulto para conseguir un efecto dramático. Sin embargo, la versión de los hechos del Viejo Testamento habla, un tanto más creíblemente, de un cachorro de león, quizás no mayor de cuatro años.

“Al cabo de un tiempo, Sansón volvió para casarse con ella. Se desvió del camino para ver el cadáver del león, y vio que en su cuerpo había un enjambre de abejas y un panal de miel.

“Lo recogió con su mano, y fue comiendo miel mientras caminaba. Cuando llegó adonde estaban su padre y su madre, les ofreció miel, y ellos comieron; pero no les dijo que la había sacado del cadáver del león. (Jueces 14:8,9)

El comportamiento de Sansón, tanto hacia los animales o las personas, no fue exactamente lo que podrías llamar políticamente correcto. Desgarró el león del mismo modo que podría haber desgarrado a un niño, intentando instigar después cuentos sobre trescientos zorros. Dispuesto a mostrar un estatus alpha-macho en su despedida de soltero, planteó a los 30 invitados una adivinanza basada en su experiencia anterior con el león, tanto cuando estaba vivo como después de muerto, y apostó que no podrían resolverla. Haciendo que la futura novia no descubriera el juego Sansón esperaba hacer bastante dinero.

Siendo algo así como un galante/ligón, Sansón estaba sin duda feliz de poder capitalizar su triunfal encuentro con un león vivo. Era ese tipo de historia que podría asegurarle la cena fuera durante algún tiempo. Sin embargo, como prueba de su invulnerabilidad, una fuente de sustento, y sobre la base de una apuesta extraña, el león era bastante más útil a Sansón muerto que vivo.

El Viejo Testamento y Hollywood llevan ambos la historia de Sansón a su desafortunada conclusión en el templo de Dagon, pero si las cosas no hubiesen ido tan mal, a causa de, digamos, la debilidad femenina, él podría haber disfrutado de un prolongado sabor a miel y un traje nuevo cada semana del año.

Para vestirse con ropas donadas Sansón consideró necesario aludir a la criatura muerta, pero su inminente riqueza dependía fuertemente de la fuente de miel que permanecía sin descubrir (Del que come salió comida, Y del fuerte salió dulzura). Su invitación a los asistentes a la fiesta era suficientemente clara y podría enunciarse como, “Míralo como quieras, pero cuando hayas decidido que no puedes resolver la adivinanza – ¡a pagar!”

Si los astutos Filisteos no hubiesen atemorizado a la futura novia de Sansón, ¿quién sabe a cuantas fiestas habría podido ir él, a cuantos participantes podría haber invitado a buscar la solución a la misma adivinanza, y la cantidad de juegos de sábanas que podría haber ganado Sansón como resultado de su predecible fracaso? Solo él sabía dónde se encontraba el león muerto, pero se arriesgaba a ser abandonado si no divulgaba el secreto a su prometida (que utilizó rápidamente la información para comprar a los Filisteos que la estaban amenazando.).

¿Tomó Sansón la decisión correcta? Sus opciones eran: demostrar amor y afecto desvelando su “secreto”, o mantenerlo cuidadosamente guardado y ser acusado de insensible, asegurando las ganancias durante mucho tiempo.

Bueno, sabemos lo que decidió hacer Sansón, y lo que le sucedió como consecuencia; de hecho, dos veces. Se abrió a Delilah, lo que provocó posteriormente una debacle incluso mayor (claramente un aprendiz lento nuestro Sansón). Con el beneficio de la retrospectiva debe decirse que el silencio era/es realmente oro.

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí
.