martes, 29 de septiembre de 2009

Caso Polanski: Los suizos van de pardillos.


Nota de Mila: El titulo original del articulo del sr Moreas es : "Polanski: les Suisses sont chocolat". Es un juego de palabras que quiere decir que no se va a recibir algo con lo que se contaba, o que se ha sido objeto de engaño.
He elegido el segundo significado que me parecía el mas acorde con el articulo.
La ilustración de la navaja suiza fabricada con chocolate, hace alusión al titulo y no se comprende sin la aclaración que acabo de hacer.


Después del arresto por violencias del hijo de Gadafi, los Suizos han cedido a "las sanciones económicas” de Libia. Para su famoso secreto bancario, se sometieron cuando los estadounidenses dieron un puñetazo en la mesa. ¿Van a ceder ahora ante el clamor provocado por la detención de Roman Polanski?

Se trata de un caso judicial, dirán los enterados que leen este blog. No del todo. Porque a pesar de las apariencias, la extradición es una decisión política. Ya que, en Francia, es el Primer Ministro, el que por decreto debe aprobar tal medida.

Si hubiera que definir la extradición, diríamos que es la decisión de un Estado soberano de entregar a otro estado, llamado demandante, a un individuo para que sea juzgado o, si ya ha sido condenado, para cumplir su pena.

En Francia, está regida por los artículos 696 y siguientes del Código de Procedimiento Penal y por una multitud de convenios internacionales. El principio es que Francia, como muchos otros países, no extradita a sus nacionales. Razón por la que, probablemente, los Estados Unidos prefirieron orientarse hacia Suiza.

Lo que permite que algunos ministros de nuestra Republica, demasiado parlanchines, proclamen la injusticia, el escándalo, y se desgañiten contra esta América "que da miedo”, como nos afirma Mitterrand II.

(NOTA de Mila, Mitterrand II, es Frédéric Mitterrand, sobrino del socialista François Mitterrand que fue Presidente de la RF. Frédéric Mitterrand siempre ha trabajado en el ambiente del cine, y recientemente acepto ser Ministro de la Cultura en un gobierno de derechas, siguiendo los pasos de Bernard Kouchner, actual Ministro de Asuntos Exteriores del gobierno Sarkozy, aunque ya fue Ministro de la Sanidad con François Mitterrand. Kouchner también apoya al sr Polanski).

Veamos, veamos... ¿Qué habría ocurrido si los Estados Unidos se hubieran dirigido a nosotros? ... Naturalmente, no se podía extraditar a Polanski, él es francés. Por lo tanto, según la ley (artículo 113-6 del Código Penal), había que arrestarlo y juzgarlo en Francia. ¿De qué es sospechoso? Violación de una menor de 15 años. Así, que el Sr. Kouchner hojea el Código Penal, y descubre que incurre en una pena de entre 5 y 20 años de prisión, dependiendo de las circunstancias. Es cierto que no hace mucho tiempo, en los EE.UU. hubiera corrido el riesgo de pena de muerte. Porque fue tan sólo el año pasado cuando el Tribunal Supremo dictaminó que la pena de muerte sólo puede aplicarse a los asesinos. Así fue como, un tal Patrick Kennedy, quien violó a una niña de 8 años, salvó su piel. Dicho sea de paso, en aquel momento, el candidato Obama se mostro desfavorable ante esta indulgencia. Pero ¿qué pasa con la prescripción? Es un tema para expertos, pero parece ser que según el Derecho francés, el realizador francés podría haber beneficiado de ella.

Es cierto que este es un caso que data de hace más de 30 años...

Sin embargo, hace unas semanas, algunos se quejaron de la amnistía (de hecho) de la que disfrutaba el hombre que acababa de acusarse de haber matado a una tendera en 1975...

Sí, pero como la víctima ha perdonado! Esto no cambia nada, la acción civil esta extinguida, pero no la del ministerio publico.

¿Y ahora qué? El Sr. Polanski se convirtió en culpable de una infracción criminal, y en vez de dar la cara, prefirió escabullirse. Hoy, la justicia le pide cuentas, y al fin y al cabo... eso es justicia. Su talento, su personalidad no tienen nada que ver en este asunto. Solo una pregunta: ¿Por qué haber esperado tanto tiempo ...

Y de repente, son los suizos los que se encuentran en el embrollo. Y se puede apostar que de nuevo van a bajarse los pantalones y echarles las culpas a la policía, como ocurrió en el caso de la detención de Hannibal Gadafi después de que las autoridades presentaron sus más humildes disculpas a papá.

Traducción de Mila

Para hacer comentarios: Aquí