sábado, 19 de septiembre de 2009

Matéria de facto - Ejercicio de libertad

Correio da Manhã

El 25 de abril de 1974, el pueblo salió a la calle, de forma espontánea y desorganizada, para dar vivas a la revolución y ejercer la libertad. A pesar de las varias violaciones al Código da Estrada (Código de la Calle), nadie fue objeto de multas.

Unos afirman que fue debido al hecho de que la GNR se quedó en los cuarteles guardando los restos del viejo régimen, otros argumentan que los policías de la transición también formaron parte de esa mole humana en las calles de este Portugal siempre atrasado. Pasados 35 años, con una GNR integrada en el régimen democrático y garante de nuestros derechos, libertades, se pusieron multas y se confiscaron coches de un cortejo electoral, una aplicación meramente formal del Código da Estrada.

La Autoridad Nacional de Seguridad de Circulación decidió que la libertad tiene un valor superior al Código da Estrada y que, en período electoral, deben prevalecer las libertades de expresión e información. Estoy de acuerdo con la defensa de las libertades, discrepo en que su valor superior apenas parece existir en período electoral. Discrepo con las aprehensiones de libros y con las prohibiciones de expresión escrita u oral, una clara violación de la Constitución, así como con el silencio de la mayor parte de los partidos políticos, porque el ejercicio de la libertad no se reduce a las agendas electorales ni se limita por períodos. El ejercicio de la Libertad no es privilegio de los partidos políticos, es un bien común.

Gonçalo Amaral, Ex-coordinador de la PJ

Traducción de Mercedes

Para hacer comentarios: Aquí