martes, 8 de septiembre de 2009

¿Qué necesitan saber?

Irish Times.com

Las cifras muestran que más de 400 niños llegados al Estado durante los pasados nueve años están en paradero desconocido, hasta el pasado junio, habían desaparecido 20 niños de residencias de estudiantes desde comienzos de año. Algunos pueden haber elegido irse por voluntad propia, o han sido secuestrados por un miembro de la familia o reubicados en otro lugar de comunidad.

El número de delincuentes sexuales en las cárceles irlandesas se incrementó el pasado año de 237 en diciembre de 2007 hasta 275 en diciembre del pasado año. Sin embargo, estas cifras representan solo los delitos más graves, en los que una persona comete otros delitos como el homicidio o asesinato, solo esos delitos serán registrados.



Uno de los campos que alimenta la preocupación de los padres es que una vez que un delincuente sexual o persona que ha intentado el secuestro ha sido capturado y procesado, preocupa que la rehabilitación que tiene lugar en la cárcel es pequeña y que la supervisión tras su puesta en libertad está limitada.

El ISPCC de Lloyd Byrne dice que esto es un problema, que alimenta la preocupación del público: “Creo que el riesgo que suponen los delincuentes para los niños cuando son liberados debería dictar su sentencia. En muchos casos salen de la cárcel sin ningún tipo de atención adecuada o tratamiento.

“Queda a elección del delincuente sexual inscribirse en la comisaría, recayendo la carga sobre el delincuente. Creo que debería ser al revés. Obviamente los niños no necesitan conocer todos estos datos, pero lo adultos sí.”

Consejos para los padres

Mantener una relación abierta y honesta con los niños es una de las mejores formas de asegurar que cualquier contacto inapropiado por parte de un desconocido le sea comunicado.

Asegúrese siempre que los niños saben quién los va a ir a recoger o dejar. Si la situación cambia, los niños deberían saber que el autobús o supervisor adulto será informado y que un adulto que no sean sus padres aparecerá a recogerlos a menos que haya sido previamente concertado.

NUNCA deje a sus hijos sin supervisión. Si sale un momento a la tienda aunque solo sean cinco minutos, pida a su vecino que los vigile. También es necesario conocer los antecedentes e idoneidad de entrenadores, dirigentes de clubes juveniles y organizadores de campamentos de verano de las actividades que realizan sus hijos.

Es importante para ayudar a los niños (especialmente a menores de 10 años) a entender que un niño no tiene porqué cumplir una petición de un adulto. Enseñar a los niños formas de decir que no o cómo responder adecuadamente. Los niños pueden saber algo pero puede ser difícil no cumplir con las demandas de un adulto.

Los adultos deberían informarse sobre los peligros que pueden existir en cada área en concreto. Los niños no tienen porqué conocer los detalles – es responsabilidad de los adultos absorber esta información.

Tenga en cuenta que la mayoría de casos de secuestro implican a alguien conocido por la persona secuestrada.

Traducción de Mercedes