viernes, 16 de octubre de 2009

Caso Madeleine McCann - Alimentando a la Bestia

This Day – African views of global news


Editorial

15 de octubre de 2009

IBA aborda el Periodismo de Investigación, utilizando a Madeleine McCann

La semana pasada, cuando publicamos por primera vez lo más destacado de la Conferencia IBA (International Bar Association) de Madrid, aun no sabía que lo mejor aun estaba por llegar – el Buissness of the law con seguridad tiene sus caminos.

El punto álgido de la conferencia para mi, fue la aparición de Gerry Mccann, padre de la niña británica desaparecida Madeleine McCann, en una sesión para abogados de los medios de comunicación. El Sr. McCann estaba en este encuentro para hablar a los delegados sobre el papel de los medios de comunicación en la búsqueda de su hija, Madeleine.

Interesantemente, en esta sesión, se suscitaron tres temas relevantes:

¿Qué información puede ser considerada pública o privada?

El papel del periodismo de investigación en el descubrimiento de la verdad.

¿Están asumiendo los medios de comunicación las funciones de la policía y los tribunales?

Tal como se esperaba, los conferenciantes y delegados no se pusieron de acuerdo en algunos de los temas suscitados. Mientras que algunos como Gerry McCann defendieron el punto de vista de que la investigación es trabajo de la policía, y no de los medios de comunicación; insistiendo que la información expuesta por una persona es de dominio público, mientras que todo lo demás es considerado privado, otros no estaban de acuerdo con esto diciendo que, simplemente no funciona así, ya que el periodismo de investigación juega un papel vital en el descubrimiento de la verdad y el sistema judicial. Y seguro que es así.

La conferencia fue sin duda una gran lección y les hemos traído algunas notas especiales sobre las substantivas sesiones de trabajo mantenidas a lo largo de la semana en la capital española, Madrid. También en esta edición…



12 de octubre de 2009

Dos años después del dramático secuestro (presunto) de su hija, Madeleine, que captó la atención de la prensa internacional, Gerry McCann fue a la sede de Madrid de la conferencia internacional para contarle a los abogados del mundo y medios de comunicación por qué su familia demandó a la prensa por libelo y por qué le hubiera gustado demandar antes. FUNKE ABOYADE estuvo allí

Gerry McCann, padre de la niña británica secuestrada (presuntamente), Madeleine, habló la semana pasada con abogados especializados en medios de comunicación y de hecho, los medios de comunicación de todo el mundo sobre la experiencia de su familia y la angustia tras el secuestro (presunto) de la niña de 3 de años y posterior publicación en la prensa de afirmaciones difamantes contra ellos.

McCann habló el pasado martes (6-10-09) en la sesión sobre Estrategias Internacionales de Gestión de la Reputación en el Campo de las Naciones, sede madrileña de la conferencia IBA. La sesión abordó las distintas estrategias que podrían ser adoptadas por los abogados en varias jurisdicciones para proteger a las reputaciones de sus clientes. (Inciso: Exactamente, proteger la reputación de los clientes, no las mejores estrategias para buscar niñas desaparecidas).

El 3 de mayo de 2007, Madeleine fue secuestrada (presuntamente) cuando dormía por un secuestrador aun desconocido y mientras sus padres cenaban en un restaurante del complejo turístico portugués donde la familia McCann pasaba sus vacaciones. Su secuestro (presunto) desencadenó una atención mediática internacional sin precedentes, inicialmente favorable, convirtiéndose con el tiempo en hostil tanto en la prensa británica como portuguesa.

El Dr. McCann reveló la agonía, trauma y sentimiento de impotencia de su familia durante los meses que siguieron la desaparición de su hija. Añadido a esa agonía, la prensa británica que en un principio había sido favorable, se volvió hostil y salió con afirmaciones salvajes e infundadas que insinuaban que los McCann, ambos médicos, estaban implicados en la desaparición de Madeleine de algún modo. (Inciso: El hecho de Kate McCann se negara a contestar las preguntas de la policía no ayudó mucho ni a su reputación ni a su credibilidad).

McCann, que habló con voz cargada de emoción, dijo a la audiencia, “Muchas de las historias fueron escritas con poco o ningún fundamento”. (Inciso: Sí, cierto, sobre todo las escritas basándose en información obtenida a través de “una fuente cercana a la familia”).

Su presentación incluyó una presentación que finalizó con un desgarrador cartel de su hija con la leyenda, NO ME OLVIDES. El cartel tenía dos fotografías de Madeleine, una en el momento del secuestro (presunto) y otra, una simulación por ordenador para mostrar el aspecto que podría tener, dos años después, con 6 años. El cartel permaneció en la pantalla gigante hasta el final de la sesión de 3 horas. (Inciso: Lo que demuestra que su equipo de “mejorar la reputación” funciona mucho mejor que su equipo “de investigación”).

McCann recordó la injustificada intrusión de los medios de comunicación en la vida personal de su familia, explicando que había 200 periodistas acampados en la puerta de su casa el día siguiente de su regreso a Inglaterra. Desde entonces, siguieron a la pareja incluso cuando salían a hacer footing y una vez en el campo de golf. Solo una semana antes incluso habían, dijo, seguido a su esposa, ¡hasta el interior de una tienda de ropa!

Apeló por periodismo responsable mientras recordaba algunos de los titulares más insidiosos publicados por algunos de los principales periódicos británicos.

Durante la sesión interactiva que incluyó conferenciantes de Canadá, Estados Unidos, Bélgica, Alemania y su propio abogado, McCann explicó por qué ninguna familia debería pasar nunca por lo que ellos habían pasado nunca más.

También explicó porqué, a pesar de los consejos en contra de su abogado, habían decidido resolver los casos fuera de los tribunales. El foco, explicó, era encontrar a Madeleine y no querían librar sus batallas en demasiados frentes ya que esto distraería la atención. El hecho de que hubiesen recibido indemnizaciones por daños y perjuicios mucho más altas (Inciso: O no…) si hubiesen seguido adelante con un juicio completo (Inciso: ni completo ni medio, no hubo ningún juicio, tampoco interpusieron demanda”s” sino una demanda contra los periódicos del Grupo Express) no fue suficiente para disuadirles de aceptar una cifra inferior a través de un acuerdo extrajudicial (Inciso: Dicen que más vale pájaro en mano que ciento volando…). La cifra, casi medio millón de libras, fue ingresada en el fondo creado para encontrar a la niña desaparecida (Inciso: Y que también fue utilizado para pagar la hipoteca de los afligidos padres así como los gastos de esos “gestores de la reputación”).

Los siete amigos que estaban de vacaciones con ellos y que también fueron difamados, demandaron y recibieron sumas conseguidas a través de acuerdos extrajudiciales que donaron al mismo fondo.

Además, se publicaron portadas sin precedentes pidiendo disculpas a los McCann en todos los periódicos implicados (Inciso: Solo los periódicos del Grupo Express).

“Tiene que haber un elemento disuasorio” afirmó McCann, “no es suficiente decir lo siento, alguien tiene que pagar”.
Hacia septiembre de 2007 los medios de comunicación se habían puesto en contra de los McCann causándoles en palabras del Dr. McCann, “un sufrimiento indecible”.

McCann respondió resueltamente las preguntas durante las sesiones comentaron dos vicepresidentes, “Nuestra familia podía haber sido destruida con esto”.

Describió naturaleza del arma de doble filo de los medios de comunicación: irrumpieron en su privacidad y al mismo tiempo, brindaron una oportunidad para ayudarles en la búsqueda de Madeleine.

Hubo un debate animado sobre donde trazar la línea entre los límites de lo privado y lo público para la prensa, cuando algunos oradores se preocuparon sobre el peligro de “alimentar a la bestia”. (Inciso: Parece que el Sr. McCann no tiene ningún problema en “alimentar a esa misma bestia” cuando le interesa que publiquen fotos de moribundos y menores…)

Otros expresaron que su punto de vista era que el periodismo de investigación no debería reducirse ya que muy frecuentemente ha jugado un papel en el descubrimiento de la verdad. Se refirieron al reciente caso de Scott Peterson en los Estados Unidos donde las investigaciones de los medios de comunicación revelaron que el esposo doliente de una mujer embarazada desaparecida en realidad era el autor de su atroz asesinato. También apuntaron casos como el de Kelly Anderson y el de Jon Benet Ramsay, este último aun no resuelto incluso a pesar de que los dedos acusadores apuntan desde hace mucho tiempo hacia los padres de la criatura. La madre de Ramsay murió recientemente de un cáncer y por lo tanto quizás nunca llegue a conocerse la verdad. Sin embargo McCann insistió, “Investigar es el trabajo de la policía, no de los medios comunicación. Nuestra familia entera podría haber sido destruido por esto”. (Inciso: Por lo que debemos entender que no lo fue. Es decir el presunto secuestro de su hija por una banda de pedófilos NO ha destrozado a su familia, parece que solo lo publicado en la prensa lo ha hecho sufrir… Gerry, Gerry…)

Un conferenciante también expresó preocupación diciendo que era inaceptable que la prensa fuesen investigadores, jueces y jurado afirmando que era una moda peligrosa. (Inciso: ¿Moda? Una moda muy antigua y que ha sacado a la luz pública muchas atrocidades cometidas seguramente por muchos de aquellos que quieren que los periodistas dejen de hacer su trabajo).

McCann expresó el punto de vista que el efecto de las demandas por libelo era un modo de informar más cauteloso.

En retrospectiva, dijo, mientras que él habría tomado la misma decisión de implicar a los medios de comunicación para mejorar la búsqueda, hubiese evitado antes el permitirles fotografiar a su familia y hubiese emprendido una acción legal contra ellos antes.

En sus recomendaciones destacó que los medios de comunicación eran increíblemente poderosos y apeló a que recordaran que había “personas reales en el centro de cada historia”.

El intenso debate nos dejó pensando en si tales parámetros como los discutidos podrían aplicarse en Nigeria. Por ejemplo, la insistencia de McCann de que la investigación era trabajo de la policía y no de los medios de comunicación.

La Policía nigeriana, no destacada por encontrarse en su mejor momento de proeza investigativa, no consiguió resolver casi ninguno de los casos de homicidio y asesinato de alto perfil puestos en sus manos durante la última década, desde el advenimiento de la democracia. De igual manera no consiguió resolver los casos de asesinato de los sectores más pobres de la sociedad. De hecho si algo, la policía nigeriana es más conocida por casos tan embarazosos y frecuentes de “vertidos accidentales” así como tiroteo de ciudadanos inocentes, siendo el más reciente la semana pasada en Yaba, Lagos.

Su historial en el ámbito político no es diferente. La mayor parte de la veces, los medios de comunicación nigerianos han sido quienes han descubierto hechos que la policía nigeriano o bien eran reacia o incapaz de sacar adelante.

La pregunta es: ¿Funcionaría el punto de vista del Dr. McCann de que los medios de comunicación no deben investigar en Nigeria?

Traducción de Mercedes